lunes, octubre 21, 2019

Nick Waterhouse: estilo y saber hacer

Conciertos Nick Waterhouse: estilo y saber hacer

Fecha: 27 de marzo de 2014

Lugar: Sala Capitol, Santiago de Compostela

Nick Waterhouse nos dio una lección de saber hacer a todos los presentes en la Capitol. El pasado 27 de marzo comenzaba su gira española en Santiago de Compostela, en la que congregó a personas provenientes de toda Galicia.

Con una puntualidad pasmosa, Nick Waterhouse hizo su entrada en el escenario acompañado de un séquito de músicos que, junto a él, consiguieron transportarnos hasta los años 50 durante la hora y media que duró el concierto. Venía presentando su nuevo trabajo Holly, con un sonido más nítido que su debut Time’s All Gone, pero manteniéndose fiel a su estilo. El gran descubrimiento de la noche fue, sin duda, la corista afroamericana que le acompañaba, que también se llevó una gran ración de aplausos. Su presencia en el disco se antoja de relleno. Sin embargo, en directo resulta completamente diferente. Su voz y su técnica vocal nos dejaron a todos boquiabiertos.

El artista californiano interpretó casi todo su repertorio. No podían faltar desde las más conocidas, como Some Place o Say I Wanna Know (que sonó casi al principio), hasta las que pudieron pasar más desapercibidas en los discos. Tampoco dejaron a un lado algo característico de este estilo de música: la improvisación. La banda que le acompañaba constaba de dos saxos, batería, bajista, pianista y corista y en numerosas ocasiones Waterhouse les dio vía libre a los músicos que le acompañaban para que pudieran explotar toda su capacidad de improvisación, incluida la suya propia.

No podemos decir que Nick Waterhouse sea un frontman habitual. Ante casi un lleno total, sus intervenciones entre canción y canción, con ese acento californiano característico, fueron escasas. No obstante, esto no supuso tara alguna en el desarrollo de su actuación, puesto que su elegancia y su impecable música llegan y sobran para culminar un concierto perfecto. Era la ocasión de dejar las palabras a un lado y dejar fluir el R&B. Tampoco los del público fuimos con intención de dejarnos la voz coreando las canciones ni mucho menos. Fuimos para escuchar y apreciar buena música.

Para sólo haber publicado dos discos, el californiano muestra en el escenario una seguridad y una firmeza que a muchos otros les cuesta años conseguir. Aunque se trate de un estilo poco arraigado en la actualidad, eso no significa que a través de él no se puedan crear obras de arte. Al menos para Nick Waterhouse no.