Morgan conquistan Madrid en un hito más de su imparable ascenso

Morgan. Teatro Circo Price

Fotografías: Inverfest

Definitivamente Morgan es la banda del momento, la que reúne de manera unánime el reconocimiento de crítica y público, la que tiene uno de los mejores directos de la actualidad. Instalados ya en un lugar genuino dentro de la variada oferta musical con que contamos en nuestro país, el quinteto ha sabido crear un lenguaje propio partiendo de los clásicos del rock y del soul. La propuesta de Morgan goza de una indudable calidad y una profundidad estilística que asientan las bases de un proyecto que no ha dejado de crecer desde que en 2016 publicaran su debut North.

Una escenografía y atmósfera envolventes

Habiendo agotado entradas con meses de antelación, la banda madrileña se presentaba en el Teatro Circo Price dentro del interesante y ecléctico Inverfest, cuya quinta edición es la más ambiciosa hasta la fecha. El recinto es, sin lugar a dudas, el lugar perfecto para disfrutar de la música de Morgan, que ya desde el inicio de Planet Earth, con el precioso solo de guitarra de Paco López, favoreció que se creara una atmósfera inigualable, donde adentrarse sin miedos, con la convicción de viajar a un lugar del que raramente querremos salir.

Carolina De Juan “Nina” (voz y piano), Paco López (guitarra), Ekain Elorza (batería), David Schulthess (teclado) y Alejandro Ovejero (bajo) son los componentes de Morgan, una banda que se dispone en el escenario en semicírculo, sin que ninguno de ellos destaque por encima de los demás en cuanto a su ubicación se refiere. Aunque esto pueda resultar una mera anécdota, resume a la perfección el espíritu de las canciones del grupo. En ellas, además de la estelar voz de Nina, cada instrumento juega su papel de manera determinante, destacando cuando debe hacerlo, teniendo la cuota de protagonismo que merece en cada momento y haciendo que este proyecto se perciba como un todo absolutamente compacto. Un combo deslumbrante.

Viviendo un sueño

Madrid es su ciudad, de ahí que las caras de los cinco miembros del grupo, según fueron avanzando los temas del repertorio, denotaran la sensación de estar cumpliendo un sueño, la excitación de un momento irrepetible. No es para menos, en apenas dos años su crecimiento ha sido vertiginoso. En las palabras de la cantante, “No sabemos qué pasará mañana, pero este momento no nos lo quita nadie”, se resume todo el sentir de Morgan con lo que les está ocurriendo.

El concierto que nos ocupa fue una demostración espectacular de talento, de cómo una banda debe sonar en directo, funcionando como una maquinaria perfecta, donde cada pieza es indispensable para dotar del empaque y la credibilidad que se requiere, transportando a su público a sugerentes lugares, llevándole por distintos estados de ánimo sin más vehículo que lo que cada músico es capaz de extraer de su instrumento.

En cuanto a Nina, cualquier adjetivo se queda corto para definir a una cantante que es de otra galaxia. Su forma de interpretar tiene tantos registros que es capaz de llevar su propia música a dimensiones desconocidas, de hacer que el público vibre con cada frase, que se levante en ovaciones espontáneas cuando su voz llega tan dentro del que escucha que parece que vaya a romperse en su interior. Sencillamente arrolladora. Posiblemente sea la mejor voz de este país, no es una afirmación osada si se observa la reacción de todo aquel que la escucha en directo o si en un lugar como el Circo Price, esa capacidad vocal para comunicar emociones, parece tener vida propia y flotar hasta los rincones más escondidos del recinto.

La grandeza de una banda compacta

El repertorio, como no podía ser de otra manera, desgranó casi por completo los dos álbumes que Morgan tienen en su haber, con especial atención a Air, su excelente segundo trabajo y el leitmotiv de esta exitosa gira. Así, la primera mitad de la actuación discurrió con el quinteto en su versión más rock, más pura, con Planet Earth, Blue Eyes y Oh Oh como claros ejemplos de la esencia más auténtica de Morgan. Para cuando el grupo encaró The Child, la incorporación de las Golden Girls (trío de coristas que han grabado con ellos sus discos) fue definitiva para dar a la segunda parte del show un color diferente, con cierta querencia al góspel y a la música negra.

Sargento de hierro arranca con la voz de Nina y el único acompañamiento de su piano, pero, a medida que se incorporan más elementos, la canción se expande y se impulsa apoyada también en el quinteto de instrumentos de viento que se han incorporado a la actuación. Para cuando comienza la maravillosa Home, son ya 13 las personas que se encuentran en el escenario y la increíble interpretación del tema lleva al concierto a su punto más álgido, coronado justo después con la visceral interpretación del éxito de Queen Somebody To Love. Es ahora cuando Nina sale por primera vez del abrigo de su piano y con un “micro-bastón” como el que popularizó Freddie Mercury, da rienda suelta a todo su arsenal y pone en pie a todo el aforo, en un momento irrepetible.

La cercanía de una voz incomparable

Para el bis, Nina deja su desgarradora Volver, que acomete en solitario, pidiendo la colaboración del público para hacer un poco menos dolorosa la letra de la canción. Con Another Road (Gettin’ Ready), el escenario del Price se convierte casi en una jam session, alargándolo instrumentalmente, con la banda soltando toda la tensión que se haya podido acumular y desatando un eufórico final de concierto que, con Marry You se vuelve extremadamente íntimo.

El cierre lo llevan a cabo la propia Nina y Paco López en el centro del escenario, sin micrófono visible, con la desnudez de la guitarra acústica y con una canción que, en la voz de su protagonista, se muestra desgarradora, cercana y visiblemente emocionada. Morgan no dejan de conseguir hitos en su carrera y el de Madrid es uno más a añadir a su trayectoria. El fenómeno es ya imparable.

Más de Javier Decimavilla

Miss Caffeina: “Nos sentimos más libres que nunca para hacer música”

Fotografía: Alejandro García-Cantarero Es una semana de gran carga de trabajo para...
Leer más