Monkey Day, pintaba bien y acabo mejor.

CSS - MONKEY DAY

Diez bandas, a cada cual mejor, para el día de estreno de este nuevo festival asturiano, que comenzó en la Terraza de la Laboral con la actuación de tres grupos locales, Willy Naves, El Patio de Tu Casa y La M de Matilde, que fueron animando al tímido público que se iba acercando por el recinto.

 

Una vez finalizado estos grupos, sobre las siete de la tarde, los conciertos se trasladaban a la Plaza de la Laboral. Comenzaron Chiquita y Chatarra, banda local de punk-rock formada por dos chicas, a las que siguieron Thee Brandy Hips, que presentaban nuevo disco. El festival se iba calentando y llegaba la hora de las bandas “gordas”, pero el público no se correspondía con lo que iba a subir al escenario. The New Raemon presentaba su nuevo LP, Libre Asociación, que lejos del acústico al que nos tenía acostumbrados suena mucho más oscuro y profundo en directo.

 

La noche cayó y la fiesta empezaba. Se encendieron las luces de la Laboral y los monos empezaron a aparecer, aunque seguía pareciendo poca cosa o al menos eso se apreciaba en la cara de Deu de We Are Standard. Y es comprensible, ya que los donostiarras están acostumbrados a cerrar festivales y encontrarse al público metido en faena. Éste es uno de los posibles fallos de organización del festival para nuestro gusto, y es que esperábamos que esta noche de indie y electrónica terminara en forma de pista de baile con uno de los tres grupos del cartel que daban pie a ello. Aún así, el frontman con el brazo lesionado consiguió mover a los presentes y, en el poco tiempo que les dejaron, pudieron presentarnos una canción de su nuevo EP además de los clásicos On The Floor o The First Girl Who Got A Kiss Without A Please, ya imprescindibles en sus directos.

 

Delorean levantaban muchas expectativas, o al menos así se podía apreciar en la Plaza, que se iba llenando.Y es que después de Subiza y haber tocado en Coachella, los de Zarautz se han convertido en cabezas indispensables de los festivales nacionales. Comenzaron algo tímidos pero, tal y como es su música, fueron añadiendo pistas para movernos a ritmo de su electrónica particular. Pero el volumen de los bits y la electrónica seguía subiendo muy a pesar de la parte acústica, hasta no poder escuchar la voz de Ekhi y terminar saturando el equipo durante Deli.

 

Después de un par de cervezas en la barra central, las ganas de bailar a ritmo de Alala aumentaban. CSS salió al escenario con una Lovefoxx vestida de luces y dispuesta a mover al público gijonés cual astado. La cantante no dio tregua recorriendo el escenario de lado a lado, saltando, tirándose a las tablas y finalmente rompiendo el traje quedando en shorts. Pidieron en un buen español que tarareáramos el single Hits Me Like A Rock y no es de extrañar, ya que La Liberación, canción homónima a su nuevo disco, está escrita en nuestro idioma.

 

Finalmente, Mogwai nos hipnotizaron cual mago balancea el reloj a ritmo de un sonido evocador. El público anestesiado no conseguía parpadear ante tal distorsión medidísima y oasis de arpegios que permitían suspirar. Hardcore Will Never Die, But You Will se fue entremezclando con clásicos como Hunted By a Freak, Batcat o I’m Jim Morrison, I’m Dead durante más de noventa minutos. Todo en un ascenso que dejó exhaustos nuestros oídos y nuestra mente en la primera entrega de un festival que esperamos que cumpla muchos más.

Escrito por
Más de Manolo Valero

El Faraday Tardor ya tiene cartel

Este lunes, en el programa de Radio 3, Disco Grande, por Julio...
Leer más