sábado, octubre 19, 2019

La Habitación Roja – Getafe (Cultura Inquieta)

Conciertos La Habitación Roja – Getafe (Cultura Inquieta)

En esta época en la que es tan difícil apostar por la cultura, iniciativas como la de Cultura Inquieta, afincada principalmente en Getafe (Madrid), no tiene suficiente reconocimiento por parte, no sólo de los medios o políticos, sino por parte del público. Y es que aunque ya llevan unos años programando conciertos, teatro y llevando una cuidada página web, el riesgo que se corre merecía tener más apoyo.

El concierto de los valencianos era un avance del festival que se celebrará en julio y que contará con gente como Calexico, The Sonics, DePedro, Jeff Beck o Mala Rodriguez. No es poca cosa y podría ser la envidia de más de un festival de renombre. Ya sólo falta que el público se atreva a alejarse del centro de Madrid (supongo que en todas las grandes ciudades pasará lo mismo), que parece que cuesta.

El setlist estuvo principalmente enfocado en su último disco La Moneda en el Aire publicado hace unos meses y en su anterior referencia Fue Eléctrico (2012).

Las canciones fueron cantadas por una amplia mayoría del público (llegado de todos puntos de la Comunidad de Madrid), incluso aunque fueran nuevas. Aunque si es cierto que los momentos álgidos fueron con algún clásico de la banda como La Segunda Oportunidad o Nunca Ganaremos el Mundial.

Y es que el repertorio de la banda es ya inabarcable para contentar a todos y lógicamente las canciones más antiguas son pequeñas perlas que van alternando en sus apariciones para jugar con su público más veterano. En este caso pudimos disfrutar de El Eje del Mal (Nuevos Tiempos de 2005) y echamos de menos muchísimas (la lista podría ser interminable) como El Hombre del Espacio Interior (Radio de 2001).

Fue llamativo ver a Jorge dejando la guitarra para actuar casi de crooner para apoyar alguna de sus canciones nuevas, en las que se reconocía un toque más bailable, con teclados más presentes que en toda su carrera.

El concierto acabó, acertadamente, con De Cine antes de los bises, más escasos de lo que todos esperábamos, puede que debido a un horario más tardío de lo habitual que no permitía que se alargara más.

Jorge Martí comentó lo a gusto que se habían sentido y que esperaba que para todos hubiera sido así. Y era fácil que así fuera en el entorno en el que se desarrollaba, los jardines de los Escolapios, en el centro de la ciudad.

Para los que los seguimos desde hace tiempo, este empujón que parecen haber tenido con estos dos últimos discos, son excelentes noticias. Que una banda con nueve publicaciones, relance su carrera y en directo se le vea no sólo cómoda, sino apasionados con lo que hacen, no es tan común y si digno de aplauso.