miércoles, noviembre 13, 2019

Juan Zelada: Mucho alma para el oído y el corazón

Conciertos Juan Zelada: Mucho alma para el oído y el corazón

No es nada fácil penetrar en el complejo mundo de la música cuando se trabaja en un género diferente, pero cuando te avalan nombres como Amy Winehouse, Mumford and Sons o el mismo Paul McCartney te entrega un premio de su propia mano por la calidad compositiva de sus canciones, os lo decimos ya: Merece y mucho la pena.

Nadie dijo que el jazz, el soul o el blues sean estilos musicales asequibles, pero Juan Zelada te los acerca en un formato amable, risueño y cordial, dónde prima la garra y la energía, pero todo se vuelve fácil convenciendo al público de que no hay que atarse a los prejuicios musicales, sino dejarse llevar.

Juan Zelada es madrileño, pero ha vivido gran parte de su aventura musical en una de las cunas más fructíferas de la historia de esta disciplina: Londres. En 2014 que un joven talentoso acabe en Inglaterra buscándose un futuro mejor es el pan nuestro de cada día, pero a él le fue muy bien y consiguió el reconocimiento de los medios y del público. Incluso la BBC le recomendó como uno de los artistas que había que ver, asunto que desde esta casa también subrayamos.

Las comparaciones son odiosas, pero en ocasiones nos recuerda a Jamie Cullum, en otras al mismo Ben Harper, pero siempre dándole su propia visión, sin perder perspectiva.

Es conveniente conocer su trayectoria discográfica para poder evaluar una constante evolución: Viajero en busca de nuevos sonidos, disciplinado, emprendedor. Su primer trabajo, High Cielings and Collarbones coquetea con el soul en temas como I can´t love o nos muda directamente a los coros gospel de las tierras inhóspitas del sur de Estados Unidos con piezas The Blues Remains. Hay que tener mucho arte para sacar adelante temas así y conseguir que el respetable las coree como si de melodías legendarias se tratara.

La conexión del público con Juan Zelada es automática: Hay una actitud tan positiva que uno vuelve a creer en la ilusión que aporta la música. Fruto de este cariño que desprende, salió un EP llamado Follow the River, financiado gracias al sistema de crowdfunding.

2015 nos regala una nueva oportunidad de ver lo mejor de este chico gracias a Back on track.

Anoche pudimos vivir la presentación de este trabajo en la Sala el Sol (Madrid), dónde Juan vuelve a perder la vergüenza y nos mueve a otras latitudes. Sonidos más funkies, algo de matices multiculturales, guitarras afiladas para conectar con la parte más soul. Foolish Love, Dreaming Away o la canción que titula este álbum retumbaron en nuestras cabezas y nos hicieron vivir una experiencia mágica. Aunque presenta un formato más pop en algunos aspectos, sigue siendo un placer sumergirse en otros acordes.

Porque la música de Juan Zelada tiene alma.