Johnny B. Zero y Disco Las Palmeras! hacen de La Rambleta un templo musical

Ineludible. Dícese de un objeto o cuestión que no puede ser eludido, es decir: necesario, obligatorio, preciso. Cabía estar bien situado en la noche del 26 de enero, ya que, en La Rambleta tendría lugar el concierto de Johnny B. Zero + Disco Las Palmeras!, los ineludibles de Alhambra.

Los primeros en saltar al escenario eran los valencianos. Juanma Pastor Labrandero (guitarra y voz), también conocido como “Alberto el viejo”, Julio Fuertes Tarín (sintes y coros) o “el otro Alberto”, Pablo Pérez (saxo y ewi), que haría las veces de “Leandro” y Luis “Felipe” Cirulli (batería).

Johnny B. Zero presentó un set directo en esta nueva entrega de la gira del Suicide Watermelon Stories, abriendo el melón con la ya mítica Grey Elephants. Tras esta se sucederían otros grandísimos temas como la sexy y sugerente In The Void o esa pala de plástico del Ikea, “You’ll bury me down underground/With an Ikea plastic shovel”, Plastic Shovel.

A la cita se sumó una inesperada, Lover, propia del LP Mayday! (2014). La manera de cerrar el concierto probablemente fue insuperable, la santísima trinidad Zero: Insane, Plastic Bag y Planted Like A Tree.

Los de la terreta hicieron las delicias del público una vez más, ¿el secreto? Sentir la música como si tú y el instrumento fuerais uno.

Tras el excelso final de Juanma y compañía llegaba el momento de Disco Las Palmeras!. Con un nuevo LP debajo del brazo (el cuarto ya en su haber), que toma por nombre Cálida, se presentaban ante un público entregado.

Los gallegos tocaron prácticamente por entero el disco que mostraban, intercalando alguna que otra canción de sus otros tres discos. Si bien en una primera instancia el concierto se volvía algo lineal y poco voluble, generando la sensación de estar en una nube, llegaba la segunda parte. Para que luego digan que las segundas partes nunca fueron buenas…

Post-punk y shoegaze, esa fue la propuesta. Chicos, The Jesus And Mary Chain o los “ruidosos” Sonic Youth hubieran estado realmente orgullosos de vosotros.

Y bueno, si alguien tenía algo que decir, qué mejor que acabar el concierto bajo las líneas de Cállate la boca.

Más de Raúl Hernández

Pequeñas bandas importantes #1 – Meatbodies

Con la mayor regularidad posible, esperamos que sea exacta, nos pasaremos por...
Leer más