Ferran Palau y El Petit de Cal Eril nos transportan a mundos oníricos

ferran palau

A pocas horas del concierto se anunciaba el sold out de Ferran Palau y El Petit de Cal Eril en la Sala Apolo, el pasado 22 de marzo. Con todo a su favor, la velada parecía deparar un concierto inolvidable para los músicos catalanes y los asistentes. Una demostración más de la fuerza que tienen ambos artistas.

El encargado de abrir el evento era Ferran Palau, presentando su último trabajo Blanc (Halley Records). A pocos segundos de su salida al escenario, se ambientaba con la música de Twin Peaks, Laura Palmer’s Theme del gran compositor Angelo Badalamenti. Un primer guiño a una de las influencias que el músico habría citado, para su último trabajo. El guiño no iba para nada mal encaminado y Palau consiguió adentrarnos en un mundo onírico de pop metafísico. El propio músico decía: “El pop metafísico no está emplazado en ningún paisaje concreto, puede ser tanto urbano como rural”.

Ferran Palau se encargó de llevar al directo Blanc de la manera más pulcra posible y siendo fiel al tratamiento de sus canciones en estudio. Una fuerte sección rítmica por parte de Joan Pons y Dani Comas, los sintetizadores que nos recuerdan al vaporwave y las pulcras guitarras de Jordi Matas. Todos estos elementos adornados con la voz predicadora de Ferran Palau. En los pocos momentos que Palau se dirigió al público, fue para que los habladores se sintieran aludidos. Se generó una perfecta simbiosis entre los asistentes que pedían el silencio, a lo largo de la velada y la petición del propio cantante.

Canciones como Res o Cavall Blanc, fueron capaces de generar un momento mágico embelesando al público de la sala. Por otra parte, en algunos momentos se extrañaba que la banda aplicase alguna diferencia del disco al directo, aun así Ferran Palau supo cómo cautivarnos.

Llegó el momento de El Petit de Cal Eril que presentaba su nuevo disco triangular “(Bankrobber). Pudimos verlo a la batería acompañando a Palau y gozar de sus coros en falsete, ahora le tocaba a su banda. Ambos músicos comparten el término pop metafísico, así como una parte de la banda que llevan en directo. A su vez, ambos mostraron un mundo onírico y mágico en los que la audiencia se adentraba.

Presentando por primera vez su último trabajo de estudio, con canciones tan enérgicas como Som transparents o Més val que guardis bé el que sapsEl Petit se mostraba enérgico, sin miedo a que el público bailase y saltase a lo largo de su setlist. El conjunto también se permitió la reinterpretación de algunas canciones como El cor, de su anterior disco, La força. En muchos momentos la banda alargaba los finales de sus canciones, transmitiendo un potente directo y la química de la banda a los asistentes. Un directo impecable gracias al uso de dos baterías (Ildefons Alonso y Jordi Matas) que reforzaban la carga rítmica del conjunto, el doblete de Dani Comas al bajo y los teclados de Artur Tot. Todo esto dirigido por Joan Pons (guitarra y voz), que hizo sudar a más de uno.

La velada acababa con varios de sus hitos, entre ellos Cendres y Partícules de Déu. Todos los asistentes cantando a coro, saltando, bailando y levantando las manos. Ferran Palau y El Petit de Cal Eril demostraron la fuerza del panorama catalán y lo mucho que aportan las dos bandas, por si a alguien le quedaba alguna duda.  

 

Más de Cristopher Ruiz

A Perfect Circle nos brinda otro adelanto de su esperado disco

A Perfect Circle, la conocida banda de rock alternativo, presenta un nuevo...
Leer más