Endogamia. Belleza. Atracción. Terror. Paracaidas+ Territoire

Endogamia. Belleza. Atracción. Terror. Paracaidas+ Territoire

La endogamia mejora la especie. Los estudios mentían. Seres homocigotos musicales. La evolución, transformación y juego diverso, entre Atención Tsunami, Incendios y Paracaídas es buena para el alma. Los estudios mentían.

El segundo fin de semana del Fosbury Festival organizado por Records del mundo, sello de los citados grupos, tenía a bien citar a filas a Paracaídas y Territoire un viernes 16 de Enero de 2015 en una sala como Siroco en el barrio de Malasaña, villa y corte de Madrid.
Paracaidas. Miguel Bellas (toma la voz), Rodrigo Sancho, Pablo P. Campesino e Iñaki Jiménez. Se presenta/n. Pensamiento de paz durante un ataque aéreo que podéis escuchar en la madre de todas las revistas indies patrias. No digamos que es Rockdelux. Paracaidas plantea reducir los tiempos. Los tempos. Plantear cada nota. Partir de la nada. De lo mínimo/ lo ínfimo e ir creando/creciendo. Canción emocional. Vestida con brillantez. Poesía escrita musicada. Muy slow-slow-core. Premiere con bromas privadas en lugares públicos. Silencio y aprecio de lo oído/escuchado. La endogamia se plantea en las distintas versiones que de ellos mismos con alguno más/alguno menos plantean Atención Tsunami/Incendios/Paracaídas. Con una máxima de creatividad,originalidad y calidad muy apreciable/apreciada. La endogamia. Paracaidas versiona a Incendios. Canciones con estructuras cambiantes. Piano. Guitarras. Riffs ambientales. Paisajes. Golpes muy marcados de batería que resuena espectacular en la sala. Programaciones/grabaciones en francés e inglés. Los tsunamis han llegado y se han quedado nuestro lugar de ensayos. Desnudez. Vísteme despacio que tengo prisa. Preciosidad es una palabra con connotaciones muy naifs, no aplicables al concierto. Pero Pensamiento de paz durante un ataque aéreo lo es. Sin duda, es una belleza escuchar en concierto a Paracaidas.

paracaidas

 

Concierto 2.

Territoire. Último concierto antes de concentrase en nuevas creaciones. Olivier Arson y sus acompañantes parten de la negritud, del misterio. El terror ambiental y atmosférico de sus canciones provocan experiencias, distintas a las de un concierto al uso. Experiencias físicas, psíquicas y alteraciones de la emoción. Dilatación de las pupilas, miedo, atracción, miedo.

Territoire inicia sus obras desde el ruido inicial más pequeño, metálico o ambiental, para conducirlo a a la explosión más radical del ruido. Acercamientos al goth y al kraut. Teatro. Terror. Atracción.

Hay una bombilla colgada en el medio del escenario bailando. Bailando acompasada/descompasada.
Glitch. El batería parte del toque más minimalista, al golpe rudo y la exaltación del bombo, del golpe continuo hasta no poder más. La boca coge aire. Como los peces fuera del agua. Y la baqueta vuelve al mismo sitio en el que rebotó.
Y todo para. Y se vuelve aire. Ambiente. Capas eléctricas. Pedalera infinita del fuzz, al riff mínimo. Golpes metálicos. Voz susurrante y gritos esquizofrénicos. Olivier Arson presenta sus monstruos Mandorle (Envelope Collective). Sus miedos. Los hace bailar. El francés maneja el sintetizador y el tempo. Los drones.

Hay algo más. Casi teatro. Escenografía. Hay una bombilla ahorcÁndose en el medio del escenario y los drones se pegan a tus oídos haciendo resonar todo por dentro. De ti, de mi. Acojonante.

Escrito por
Más de Alexandre C.M.

Darwin Deez vive el día de la marmota en el video de “Free”, primer adelanto

Os lo habíamos dicho. Que no. Que sí, míralo bien. No veo...
Leer más