El huracán Depedro arrasa el Teatro Principal de San Sebastián

Concierto: Depedro

Lugar: Teatro Principal de San Sebastián.

Hora: 20:00h

¿Qué probabilidades hay de que un artista cuelgue el cartel de sold out dos veces en la misma ciudad, en este caso hablamos de Donostia San Sebastián, en menos de 4 meses?

¿Qué probabilidades hay de que ese artista sea capaz de hacer que todo tu público se levante de sus butacas a bailar en un teatro y de que nadie absolutamente hable en tus conciertos sino que entren de lleno en la magia de tu música?

Cuando el artista del que hablamos es Jairo Zabala con su banda, esto es, Depedro, la probabilidad es del 100%.

En esta ocasión llegaron en formato cuarteto clásico de voz,  guitarras, bajo y batería, esto es, Jairo junto a Hector Rojo al bajo, Kike Fuentes a la guitarra y Martin Bruhn a la batería, todos ellos, excepto Héctor con camisas floreadas muy alegres, que nostrasladaron hasta tierras más cálidas, aunque la noche en Donosti era más propia del mes de agosto que de octubre.

Posiblemente, los que nunca habían visto a Depedro antes en directo o lo vieron en su anterior visita a Donosti en la que Jairo actuó en solitario con guitarra acústica, salieron en una nube de este concierto.

Nosotros que lo seguimos desde hace mucho tiempo, echamos en falta  en primer lugar al gran músico David Carrasco (saxo, vibrófono y teclados) en la formación, así como la utilización de más instrumentos como el contrabajo, el saxo, teclados, etc., faltándonos ciertos matices sonoros que son parte fundamental del proyecto Depedro, sobre todo en un concierto que se nos anunció muy especial y más en un lugar como el Teatro Principal.

Aun y todo como siempre consiguieron conquistar al público desde el segundo 1 y hasta el minuto 120, que es lo que duró el concierto.

A las 20:00h en punto con todo el público acomodado en sus butacas, salían Jairo y su banda al escenario ante el entusiasmo de su público. Como el Viento daría el pistoletazo de salida a un concierto con un repertorio en el que se fueron intercalando temas acústicos con otros más eléctricos y donde en función de éstos, el público se levantaba de sus butacas a bailar o se volvían a sentar para disfrutar de los temas más sosegados, como si de una misa se tratara.

 

Fotos y vídeo: Richard Curiel.

A pesar de que el Teatro Principal es un sitio precioso, de inspiración clásica y el más antiguo de la ciudad y a pesar de que tocar en él es un lujo, no creemos que el público de Depedro se sintiera del todo cómodo en él. Digo ésto porque desde el principio con temas como Ser Valiente o Hay algo Ahí todos los allí presentes querían bailar, y la sensación que se percibía es que sobraban las butacas. Percepción que llegó hasta el escenario, así que con DF Jairo invitó a todo el que quisiera a levantarse a bailar, y aquello se vino abajo literalmente porque no quedó nadie pegado a su butaca.

Volvió a ocurrir con Nubes de Papel, y notamos a Jairo abrumado y agradecidísimo ante la respuesta del público. Más tarde nos confesaría que tenía el presentimiento que iba a ser un concierto especial pero habíamos superado sus expectativas.

Personalmente si tuviera que quedarme con un momento sería con el momento Antes de que Anochezca, un tema muy mágico y teatral, ideal para este recinto, donde todos escuchamos sentados, a excepción de una chica en primera fila que decidió bailar durante unos segundos ese baile de los desposeídos.

Jairo como gran músico que es, disfruta sobre el escenario con sus músicos, disfruta cantando, disfruta tocando y se acompaña de grandes músicos, por eso no duda en darles sitio para lucirse y sumar, como ocurrió en otro de los momentos con los que me quedo de la velada, en Tu Mediodía donde vimos la magnífica labor de Kike Fuentes a la guitarra, que se marcó un solo espectacular con unos riffs impecables.

La locura se desato con El Pescador donde la banda al completo decidió bajar a tocar al pasillo central del patio de butacas, buscando así la cercanía y el calor de un público que tras cada actuación se dejaba las palmas de las manos con sus aplausos.  Os dejamos una muestra en el siguiente vídeo:

 

Es cierto que si como hemos dicho al principio, otros conciertos de Depedro nos han gustado más, no hay duda de que cuando salen al escenario, tanto Jairo como el resto de su banda intentan darnos siempre su mejor versión. Lo mismo ocurrió aquí donde vimos a un grupo que no paró de sonreír  y de echarse miradas cómplices en las casi dos horas que duró el concierto, y donde una vez más consiguieron una conexión y una química brutal con el público.  Así pues, tras Llorona canción con la que se despiden, salen del escenario y el teatro se viene literalmente abajo con la gente pidiendo otra.

Tenían reservadas otras cinco canciones para los bises, bises que como es habitual se encargaría de abrir Jairo solo con su guitarra para interpretar Miguelito.

 Se suma la banda en Con Toda Palabra, y el colofón final con todo el público de pie y bailando llegaría con el famosos tema de Caléxico Flores y Tamales, y como no con el habitual grito de Comanche.

La ovación final no creo que se le olvide al grupo en mucho tiempo, porque fue de las que hacen historia, todo el público de pie, sonriendo y agradecido. No creemos que pueda haber mejor recompensa para un grupo.

 

 

Escrito por
Más de Sara Pérez

Novedades Carminha repartirá fuerte a su paso por Euskadi.

Nos han recomendado no perdernos a Novedades Carminha en concierto, así que...
Leer más