Domingo mundial en el Low Cost

Sin duda alguna el elemento clave de los conciertos del domingo en el Low Cost fue el directo de unos densos y sofisticados Kasabian en una jornada en la que también hubo importante actuaciones de grupos españoles como La habitación roja o Triángulo de Amor Bizarro o Putilatex.

Tras el directo de The New Raemon, unos puntuales La habitación roja salieron al escenario principal a presentar Fue eléctrico, su último disco. De esta entrega sonaron temas como El resplandor o Indestructibles –esta última no la había escuchado y me encantó-, pero un momento clave fue Ayer, un tema muy bailable que los asistentes corearon con ganas. La habitación roja es un grupo de dilatada trayectoria que ha ido sumando y restando adeptos a lo largo de los años. Y sin duda creo que es ahora el momento en que más fieles tienen. Yo negaría que soy de los primeros que los escuché; soy más de Nuevos tiempos –para mí el mejor álbum de la banda-, del que sonaron Nunca ganaremos el mundial, El eje del mal o la muy política Van a por nosotros. También me hizo mucha ilusión escuchar La edad de oro. De Universal –el trabajo de 2009 con el que inauguraron nueva etapa musical- también pudimos escuchar Cajas tristes, Febrero o Voy a hacerte recordar. Estuvieron entrañables, y Jorge –el cantante- se mostraba realmente entusiasmado.

Tras el concierto de los valencianos y mientras tomaba algo, pude escuchar las canciones de Jero Romero, que ha publicado Cabeza de león, su primer álbum en solitario. El que fuera cantante de los Sunday Drivers presentaba entre idas y venidas de riadas de gente –expectantes ante el directo de Kasabian pero que querían aprovechar el tiempo- canciones como Ya te lo decía yo.

Desde el punto de vista del que escribe, Kasabian fueron los responsables del mejor concierto del festival. Nunca había visto a los ingleses en directo y era algo que, aunque no los frecuento, me apetecía hacer. Kasabian ofrecieron un directo sofisticado y poco ligero. Presentaron muchas canciones de su último disco, Velociraptor!, aunque no se olvidaron de los buenos temas de West Ryder Pauper Lunatic Asylun y de Empire, sus primeras entregas discográficas. Accionaron de manera contundente y rotunda canciones como Days Are Forgotten, Shoot The Runner o Underdog. Según pasaba el tiempo –el concierto duró más de una hora y tiempo- la gente iba entrando en calor y los aplausos entre temas como Club Foot o Fast Fuse, que fueron de las más celebradas. Es un concierto que recomiendo no perderse si hay ocasión.

Tras el directo de Kasabian hubo tiempo para ver a Triángulo de Amor Bizarro, que aparte de repasar los grandes éxitos de sus dos primeros álbumes, también presentaron algunas canciones nuevas. Sonaron El fantasma de la transición, De la monarquía a la criptocracia o El crimen: como ocurre y cómo remediarlo. Isa, Rodrigo y compañía son fuertes, esperamos su tercer disco, que ya está apunto de meterse en cocina.

Aún me dio tiempo a ver comenzar a Vetusta Morla, pero hay muchas ocasiones de ver a los de Tres Cantos, y muchas menos de ver a Putilatex. Así que mientras sonaba Copenhague, puse rumbo hacia el hardcore de “las cuatro paletas de Albacete”. Perfecta combinación entre los mejores Def Con Dos y los siempre esenciales Parálisis Permante, el grupo de Puti y Látex supo transgredir y epatar. Domingo Mundial, Un kilo, un litro, una lata, Golpe de estado o Travesti cubano fueron algunas de las piezas sadomasoquistas que sacaron a pasear. Todas ellas, incluida el Mira una moderna, que cerró el concierto, pertenecen a sus dos trabajos: Domund y Somos los que sobran. Desenfadados, replicantes y muy punkies, un genial cierre. Me perdí a Kakkamaddafakka, pero ya era tarde y la semana se acercaba con violencia.

Síguenos en Facebook:

Más de Javier Muñoz Ortega

The Gift en RGB desde el teatro Lara

Fecha: 19 de enero de 2012 Lugar: Teatro Lara (Madrid) Foto: Javier Muñoz Ortega Un...
Leer más