Día de la Música 2012 (II): Mäximo Park, Love of Lesbian y La Roja

Fecha: 23 de Junio de 2012

Lugar: Matadero (Madrid)

Calor, mucho calor, y grandes conciertos nos esperaban la tarde del sábado en Matadero Madrid para la segunda jornada del Día de la Música. Bueno, y un poco de fútbol también, seamos sinceros.

Llegamos prontito para ver a los ingleses Fanfarlo, a quienes ya habíamos tenido la oportunidad de disfrutar hace unos meses en su gira por salas y que entonces nos dejaron un gran sabor de boca. La hora no era la más propicia, con casi todo el público agazapado en las pocas zonas de sombra del recinto, y la propia banda sufriendo las altas temperaturas en el escenario, quizá sorprendidos ante la potencia del sol madrileño. Pero cumplieron, vaya si lo hicieron, con un setlist que recogió los mejores temas de su debut y su último trabajo, Rooms Filled With Light. Quizá a otra hora su actuación hubiese lucido un poco más, pero fue un gran arranque de una jornada prometedora

A continuación llegaba Alejandro Escovedo. Puede que el de Texas o no estuviera en las quinielas de nadie para convertirse en uno de los conciertos de la jornada. Sin embargo, su rock americano de raíces encandiló a primera hora de la tarde. Quizás fuera el hecho de que la organización le hubiera relegado al Escenario Rockdelux, un pequeño teatro preparado contras las inclemencias de un sol que ya había hecho estragos entre el público indie. Fue allí donde pudimos comprobar que, a pesar de tener recién cumplidos los 60, el de Austin sigue manteniendo el alma rockera intacta. Su interpretación alocada y en clave punk de Chelsea Hotel 78 provocó la ovación. Antes el músico había repasado buena parte de sus dos últimas referencias, incluyendo ese Castanets, que cerraba una hora de concierto para enmarcar. Perfecto para recargar las pilas. Sobre todo viendo lo que estaba por llegar.

Era entonces el turno de otros clásicos, pero muy diferentes, nada menos que Mercury Rev, quienes venían a interpretar las canciones de su Deserter’s Songs que, como pudimos comprobar, han envejecido bastante bien. Con un Jonathan Donahue irradiando magnetismo desde el escenario, muchos experimentamos una feliz regresión al año 98, cuando no parábamos de escuchar canciones como Goddess on a Hiway y este disco no paraba de recibir premios y alabanzas. Eran otros tiempos, sí, demasiado lejanos para muchos de los asistentes al festival, lo que hizo que por momentos la recepción de tan magnífico disco pudiese parecer un tanto fría, aunque eso sí, el ambiente se fue caldeando (más si cabe) según fue acercándose la recta final de la actuación.

Y entonces llegó el momento de la difícil decisión para muchos: música o fútbol. Love of Lesbian o La Roja. Nosotros decidimos tirar por la calle de en medio y nos repartimos para no dejar coja esta crónica. Y mientras España superaba 2-0 a los franceses, Balmes & Co. se dispusieron a sacar toda la artillería pesada.

Love of Lesbian llegaron con la tarde centrada en el partido que se proyectaba en una de las pantallas situadas justo al lado de su público. Sus fans no les fallaron y no dejaron de corear canciones como las conocidas El Hambre Invisible, La Niña Inmantada, 1999 o la nueva Si tú me dices Ben yo digo Affleck. Santi Balmes no pudo evitar mencionar el primer gol tras el cual dejo claro que no haría más de “Manolo Lama” a pesar de los gritos de celebración. Sí podemos decir que fue de los pocos del día que se acerco hasta la primera fila para culminar su directo, agradecido por la fidelidad de lo que, aún en día de fútbol, seguían ahí.

Después fue el turno de la banda de Newcastle Mäximo Park, ya todo unos veteranos en cuanto a visitas a los escenarios de nuestro país. Esta vez venían con nuevo disco bajo el brazo, The National Health, pero Paul Smith y compañía son perros viejos y, como ya habían adelantado en la entrevista que nos concedieron, hicieron un repaso a sus grandes éxitos de sus primeros trabajos ante un público eufórico tras el concierto de Love of Lesbian y la victoria de La Roja. Te gustarán más o menos, pero lo que no se puede negar es que fue una de las actuaciones más intensas y eléctricas del fin de semana, y era casi imposible no ponerse a bailar/botar/hacer pogo con temas como Going Missing o Apply Some Pressure. Tremendo. Los nuevos temas también sonaron prometedores, y la verdad es que nos quedamos con ganas de más, esperamos que vuelvan pronto. Y como anécdota, nos dimos cuenta de que se nos olvidó hacerle una pregunta a Paul Smith. ¿Qué hay debajo de su bombín? Quizá algún día lleguemos a verlo…

Pusimos cierre a la noche y el fin de semana con un grupo esperadísimo, Metronomy, que venían a presentarnos su magnífico The English Riviera. Y qué mejor época para escucharles en directo que ésta, ya que sus canciones suenan y huelen a verano por los cuatro costados. Con un comienzo más que prometedor, el concierto fue perdiendo fuerza y tuvo momentos en los que sonaron mal, como si estuviesen cansados o aburridos en el escenario. Sin embargo, canciones como The Look o The Bay son irresistibles, las interpreten como las interpreten. Eso sí, todo hay que decirlo, para otras personas fue un muy buen concierto, que para gustos los colores, aunque sigo pensando que les faltó fuerza.

Y con este concierto se cerró el telón de una nueva edición del Día de la Música, un festival que cada año se va afianzando como una de las citas de referencia en el verano musical, especialmente en una ciudad tan huérfana de este tipo de citas como Madrid, con festivales que aperecen y desaparecen continuamente. Larga vida al Día de la Música, y si es en el Matadero, mejor.

Escrito por
Más de CrazyMinds

Morrissey vuelve a los escenarios tras seis meses con múltiples sorpresas

Morrissey ha vuelto a las escenarios después de seis meses y la...
Leer más