Despedida del Neu! Club con Tigercats y Ellos entre otros

Fecha: 9 de Junio de 2012

Lugar: Neu! Club (Madrid)

Cuando llegamos a la sala Galileo Galilei, el templo de la música, un sitio grecorromano y antológico, ya olía a despedida. Al cruzar la puerta dos chicos muy majos estuvieron preguntándonos, cámara y micrófono en mano, que qué opinábamos del cierre de iniciativas como Neu! Club, de su trayectoria y de los conciertos que habíamos visto. Les respondimos que había sido una ambiciosa propuesta de seis años de trayectoria, y que si era sustituida por algo mejor, pues que en cierto modo nos alegrábamos. Hay que ser dinámicos, porque como decía MP, en esta vida se puede ser de todo menos coñazo. Atravesamos una cortinilla hecha con serpentinas doradas y nos hicieron una foto, algo a lo que nos prestamos entre risas. Había globos, discos de los grupos que iban a actuar y unos chupa-chups de delicioso bizcocho con cobertura de chocolate. Merienda en el Neu!

Actuaban Ellos, La Familia del Árbol, Mate, Tigercats y Wild Honey. Se exigía puntualidad, ya que no se iban a anunciar los horarios de las actuaciones y había que estar al loro. Cada uno ofrecía un mini concierto con canciones elegidas para la ocasión. Muchos de ellos tuvieron como telón musical de fondo el LP Forever Changes de Love, del que sonaron varias piezas, recordando la atmósfera guitarrera creada por Arthur Lee y Brian MacLean en el ímbrice 60-70. Este trabajo es uno de los discos mejor considerado de la historia de la música pop.

Mate recordaron temas de Ventajas de ser optimista. Con canciones como Genoveva o Normal, el grupo desprende delicadeza y esclarece dudas, algo que después volvería a capturarse con los folkies Wild Honey . La Familia del Árbol tocaron canciones de La montaña y el río, disco a propósito del que les realicé una entretenida entrevista que podéis leer aquí. Pero no ha sido hasta hoy, con canciones como El paisaje, de Mate, o los temas del disco de los de Elche, cuando me he dado cuenta de lo presente que están los elementos naturales en los temas de grupos contemporáneos. Para mí La familia del árbol es un grupo especial, al que hay que prestar atención porque tienen mucho que decir y hacer en el panorama actual.

Los Tigercats ya habían actuado en el Nasti, tal vez ahora sala con otro nombre, dos días antes. Con Isle of Dogs, publicado este año, se aventuran en un camino ya conocido por The Wave Pictures o los Violent Femmes. Noventeros y tropicales, replicantes y cañeros. Y muy Primavera Club/Sound. Desde luego Konny Huck y Full Moon Reggae Party son dos imprescindibles de este trabajo de los ingleses.

Wild Honey volvieron a trasladarnos al lado folk. Un grupo mixto y coral, por lo que tiene de multinstrumentista. Epic Handshakes and a Bear Hug sigue siendo un trabajo a explorar. Particularmente encuentro que es un grupo que a pesar de no aportar mucho, tiene un gran potencial que ofrecer.

Y por fin el concierto de Ellos. Los Alaska y Dinarama de la primera década de 2000, reciclándose sinfónicos y continuando bailones en la nueva era con Cardiopatía Severa. Guille Mostaza y Santi Capote, acompañados exclusivamente por visuales proyectados en una pantalla – cada uno a propósito de una canción, todos ellos ambientando y situando los temas-, guitarra y ordenador. Me gustan mucho. La gente no estaba muy dispuesta a que sus canciones les invadieran y atravesaran, no como el chico y la chica que en primera fila vivían el concierto como si fueran lo último que iban a hacer en este mundo. Esa es la actitud y mi forma de disfrutar, aunque ese día me la habían robado un poco. Sin banda, comenzaron con Lo nuestro, una de las canciones más cañeras de su último trabajo. La segunda fue En tu lista, que para mí habla de un estudiante Erasmus que pasa un año en una pequeña ciudad danesa y renace de las cenizas para volver a España siendo famoso. Cerca es una pieza preciosa de colección para exponer en un museo, dice mucho de las relaciones entre personas. Hasta el final es otro de los temas fuertes de Cardiopatía Severa, muy Música para cerrar las discotecas de Doble Pletina pero con trasfondo sentimentaloide. Con Campeón, ilustrado con imágenes de Oliver y Benji, revivimos tiempos del colegio. Todos hits, como diría Guille Mostaza. Y para éxitos Diferentes, su canción más famosa. Terminaron con El anillo, canción agresiva allá donde las haya, y no quisieron volver al escenario.

El Neu! se despide con este último baile –canción de Num9, una de las numerosas formaciones que ha pasado por el escenario de Galileo 100-, con djs y canciones de Golpes Bajos y Aerolíneas Federales. Pero nunca es tarde, quedan los conciertos de Nacho Vegas –entradas agotadas- y el de El problema de los tres cuerpos, con Fran Nixon, Ricardo Vicente y Ramón Rodríguez.

Más de Javier Muñoz Ortega

Lou Reed y Metallica: escucha las canciones de esta implacable aleación

Ya puede escucharse Lulu en la página de Lou Reed y Metallica....
Leer más