jueves, diciembre 5, 2019

Crónica Taiacore en Madrid (Café Berlín, 2019)

Conciertos Crónica Taiacore en Madrid (Café Berlín, 2019)

Camaleónico. Así se mostró el dúo de folk electroacústico TaiacoreMarta Tai y Vincenzo Tancorre— el pasado viernes en el café Berlín de Madrid, en una cita enmarcada dentro del ciclo MadTown Days by Jim Beam. La formación, nacida en Berlín en 2014 y asentada en Madrid desde hace unos años, tiene una perpleja facilidad para trascender entre géneros musicales y beber de numerosas propuestas. Un carácter versátil que les ha dotado de una flota de fans en aumento y se traslada a un directo potente y ensimismador.

El dúo reconvertido en cuarteto se subió al escenario poco después de las 21.00 y ofreció un viaje a través de numerosos registros, paralelo a su incipiente pero acertada trayectoria. Desde el angst de traza punk pop de “Teenage Nightmare” o “Wake Up”, pasando por el rock en “Monsters”,  hasta los tintes pseudo electrónicos de “Alone” o “This Time”, para llegar al country —tierno, en “Freedom”; divertido, en “Baby Boy”; frenético, en “Following the Sun”—: el género que les vio nacer y que en el directo sigue dando muy buenos frutos. En “Drunken Love, True Love”, la pareja interlocuta al estilo de Edward Sharpe and the Magnetic Zero’s en “Home”, dando uno de los momentos más entrañables de la noche. Y es que su revisión de la música de raíces es potente y divertida: festiva, ecléctica.

También ecléctica es la presencia de Marta Tai sobre el escenario. Cuando interpreta es casi teatral, estilizada, gesticulando, paseándose por el escenario y expresando con dulzura o con rabia. Recibe con todo su cuerpo el mensaje de unas letras que hablan, también, sobre el propio cuerpo, las relaciones o la identidad en el mundo actual. Toca el teclado, la guitarra o canta, llegando a modular su voz al estilo Daft Punk.

Pero entre tema y tema, abandona esta performance y vuelve a lo terrenal para tutear al público, en un registro mucho más coloquial: “Esta canción va dirigida a un gran cabrón, pero no podía llamarla así”, explica jocosa antes de “Idiota Profesional”, y en“Not Boring Like You”, tema más pop de la formación, invita al público a subirse al escenario.

Marta Tai, de Taiacore, durante el concierto del pasado viernes en Café Berlín. Fotografía: Noel Castro.

A su lado, Vincenzo Tancorre salta de guitarra en guitarra, a veces sumándose con acierto al micrófono para deslumbrar con voz rasgada. Pero es cuando se anima a punzar el bajo, que su euforia se traslada a los asistentes, incitando a lo que llaman pogos country. Una fuerza natural, que mira a las raíces con maestría y que se siente auténtica, también, por el público: agitado, entre confeti, con disfraces de unicornio o sobre el escenario.

Y cuando no dirige el banjo, lo hacen los sintetizadores y la guitarra eléctrica. Sonidos que ganaron notoriedad en el repertorio de Taiacore con su último disco y que han dado himnos feministas como “I Said No” o “Woman” —uno de los más coreados de la noche— así como “All I Need”. Este último tema, favorito personal, logra fundir a la perfección la eléctronica de guitarras, bajos y sintes con la proeza vocal de Marta Tai, entrenada en la lírica clásica, acabar en un desenlace instrumental, distorsionado, en el que ojalá se hubiesen recreado varios minutos más. La canción llegó cerca del final, pero el colofón vendría con su tema más reciente, y su primero en español: “Idiota Profesional”, que dejó al público coreando sobre sus frases y pidiendo más, augurando que a este dúo italo español aún le queda mucha trayectoria por delante.  Mucha experimentación, mucha mezcla, mucha sorpresa.

Vincenzo Tancorre, de Taiacore, durante el concierto del pasado viernes en Café Berlín. Fotografía: Noel Castro.