Crónica Santader Music 2018: Larga vida a La M.O.D.A (Sábado)

Es oficial, la X edición del Santander Music ha terminado. Y qué pena. Queremos más música, más conciertos y más bailar toda la noche al lado del mar sin parar hasta querer amputarnos los pies por el agotamiento. Porque es pequeño y recogido, pero es nuestro pequeño gran festival. Por todo ello, no es fácil escribir esta crónica hoy, ya que significa despedirse también oficialmente hasta el año que viene de ver y disfrutar de la Campa de la Magdalena invadida por la buena música.

Cierto es que este año no ha sido mi edición favorita. Y, si soy sincera, por mucho amor que le tenga al festival este año el cartel me ha parecido más flojo de lo que me hubiese gustado, especialmente para tratarse de un décimo aniversario. Pero eso sí, no podemos negar que lo hemos disfrutado de principio a fin.

Para mí la tarde-noche del sábado empezó con La M.O.D.A, ya que aunque me hubiese gustado no me dio tiempo a llegar al concierto de Soleá Morente y Napoleón Solo. A todo no se puede siempre, pero me han chivado por ahí que estuvo muy bien. Así que, como digo, me estrené directamente con uno de los platos fuertes de la noche.

Mi historia con los de Burgos ha sido muy de amor-odio, debo confesarlo. Les conozco desde hace muchos años ya que tengo un amigo de Burgos que ya me hablaba de ellos hace tiempo, aunque nunca les había prestado demasiada atención. Mi amiga Carmen, que es muy fan desde hace también bastante, siempre ha intentado arrastrarme a sus conciertos sin mucho éxito. Sin embargo, algo hizo “clic” en mi cabeza en el momento que escuché Héroes del Sábado, uno de los temas de su último trabajo titulado Salvavida (de las balas perdidas). Y, desde entonces, no he podido parar. Por supuesto, Hay un Fuego también se sumó a mi lista imaginaria de canciones de escucha diaria obligatoria.

En cuanto a su directo, es una barbaridad. Su presencia en el escenario, con la voz de David y su nivel musical de orquesta de antaño… denotan una enorme calidad. Lo cierto es que su nombre lo eligieron muy bien porque son, verdaderamente, maravillosos. Y en este punto de la crónica debo decir algo: ¡Larga vida a La Maravillosa Orquesta del Alcohol!

Después llegó uno de los grupos más esperados del festival: Izal. Si con La M.O.D.A había gente, con ellos no cabía un alma más en el recinto. Llegaron, vieron y vencieron. Sus directos en nuestra ciudad siempre han sido de gran calidad y eso la gente lo recuerda. Hicieron un repaso de su discografía, con lógico y especial énfasis en su último disco. Pausa fue un momento mágico, al igual que sus ya clásicos como Qué bien, Copacabana o La Mujer de Verde. Y decidieron cerrar la noche por todo lo alto con El Pozo. Tienen sus detractores… pero la verdad es que cumplen y ofrecen un buen show.

La cuarta actuación de la noche corría a cargo de Grises, una propuesta que encaja muy bien en un festival gracias a un estilo de música perfecto para seguir la noche de fiesta sin parar de bailar. Merece la pena verles, para mí esta era la segunda vez y no me defraudaron en absoluto.

Por último, fue Joe Crepúsculo quien puse el broche a una nueva edición del festival. Se hizo dueño y señor del escenario e hizo bailar hasta al que más cansado estaba, sin poder parar de principio a fin de su actuación. Un directo que tuvo un momento muy bonito ya que Soleá Morente y Napoleón Solo subieron de nuevo a la tarima para acompañarle con palmas y coros. ¡Un gran final de fiesta, sin duda!

En términos generales y a modo de resumen de este X aniversario, mi balance personal me deja sensaciones bastante opuestas. Tras una primera jornada que contó con la primera visita a este evento de Viva Suecia o el paso de los mexicanos Zoé, en la segunda C. Tangana logró la peor actuación gracias a su directo basado en un playback escandaloso y un show bastante pobre y, en el otro lado de la balanza, el concierto de La M.O.DA. del sábado como lo más potente de esta edición. Dicho lo cual, tan sólo queda esperar hasta el año que viene… ¡hasta 2019, Santander Music Festival!

Escrito por
Más de Isa Fomperosa

Crónica Santander Music 2018: Dos victorias y un desastre, el de C. Tangana (Viernes)

Vaya noche la de aquel día, que diría el escritor. No iba...
Leer más