Crónica Rural Zombies en sala Dabadaba presentando From Home To Hospital St.

From Home to Donostia. Así podríamos titular esta crónica de una noche que si a priori parecía complicada para los de Zestoa, al final acabó siendo un éxito con sold out incluido. Y es que aún sin haber salido el nuevo trabajo de Rural Zombies a la venta, el pasado sábado decidieron hacernos una degustación en directo de este maravillosos trabajo llamado From Home To Hospital St.

La cita tenía lugar en la sala Dabadaba de Donostia, y si decimos que a priori parecía complicada, es porque demás del concierto de Rural Zombies, en Donostia había otra cita ineludible para los amantes del rock y de la buena música, y es que en la sala Intxaurrondo K.E tenía lugar el concierto del 25 aniversario de Nuevo Catecismo Católico, junto a bandas como Lie Detectors y Señor No, con entradas más que agotadas desde hace días.

Pero lejos de congregar a poco público, los de Zestoa abarrotaron la sala Dabadaba, y dieron buena muestra del por qué de tan buenas críticas cosechadas.

Salieron al escenario con un juego de luminarias que nos recordó mucho al que trajo León Benavente en su última visita a Donosti, aunque en menor formato, e inmediatamente pusieron encima de la mesa los potentes sonidos de este nuevo trabajo. Un trabajo mucho más elegante con menos teclados y samples, y con un sonido más contundente de guitarras. Casi todos vestidos de negro, Julia (voz) con camiseta de Viva Belgrado y Manu ( guitarra) con camiseta de Cicatriz.

Wanted, título que podemos leer afinando mucho la vista en uno de los set list que han dejado pegados en el suelo, da inicio de manera apoteósica a un concierto que aunque corto, apenas hora y diez minutos, ha tenido el mismo efecto que el glutamato en los alimentos, esto es, lo ha hecho adictivo y ya queremos más, queremos poder escuchar con detenimiento este nuevo disco, queremos tenerlo ya en formato físico o digital, nos da lo mismo.

Bajo una oscuridad total, las luces se iluminan al son de los guitarrazos y la batería de esta canción. No tiene nada que ver con lo que habíamos escuchado antes de Rural Zombies, esto es un trallazo que nos lleva a otros lugares, suena más oscura, parece que estamos de lleno metidos en una tormenta de guitarras y baterías, y lo único que la apacigua es la dulce voz de Julia. Un temazo que nos deja paralizados en el lugar intentando digerirlo, pero sin tregua dan paso a otro de estos temas del nuevo trabajo, Se nota y mucho la evolución en el sonido. Ahora, como ya hemos dicho es mucho más contundente y con mayor protagonismo de guitarras, es más post rock, por definirlo de alguna manera, y nos encanta.

A pesar de presentar casi al completo su último trabajo, no faltaron los temas más bailables de su disco de debut Bat, así cuando sonaron canciones como Fall y I Come In Peace, hacia la mitad del concierto, todo el público se arrancó a saltar y bailar. Estamos ante la dulce danza de los zombies,

Tras los primeros bailes, continúan con los sonidos hipnóticos del nuevo álbum. Hay una canción en concreto, que precede a los dos singles Home y Ethereal, más melancólica que el resto, que nos vuelve locos por su magnetismo. De esas en las que los sonidos envolventes de las guitarras junto a la voz de Julia nos hace levitar, como si estuviéramos asistiendo a una ceremonia mágica.

 

Escucho a una chica tras de mi diciéndole a su amigo: “Puff, gracias por haberme traído a ver este conciertazo” Palabras literales. Y es que esta sensación se apodera de todos y cada uno de los allí presentes, que a medida que avanzan las canciones, van dejando la vergüenza atrás, para por fin desinhibirse y sucumbir en los ritmos de estos zombies rurales que hacen que nos entren unas ganas irrefrenables de bailar. Así ocurre cuando suenan Ethereal, y Golden. Lástima que siempre nos arranquemos al final del concierto.

Llega el final, y vemos al grupo bastante agradecido con el público, por lo que dejan la artillería pesada para el final.

Dos temas finales que eran los que también cerraban su anterior gira, son los elegidos para los bises pero si tienes dos canciones tan potentes en directo como lo son Stones y Shut Up, ¿para qué cambiar?. Julia a los mandos de los teclados, el resto de la banda a guitarras, bajo y batería, dejan el resto en los acordes y se muestran tan agradecidos como la gente satisfecha.  Aquí un muestra