Crónica de Mavi Phoenix en Madrid: en Europa también se hace trap

Mavi Phoenix

La primera parada de Mavi Phoenix en España (fuera de un festival) estaba llamada a ser una prueba del nivel de penetración que ha tenido en nuestra escena la música urbana europea, pues si bien es cierto que la producida dentro de nuestras fronteras o la que nos llega de América gozan de buena salud, lo mismo no es tan seguro para la que queda más cerca geográficamente.

La única artista internacional citada por el ciclo Trvmp –serie de conciertos centrada en la música urbana y organizada por Ochoymedio-, Phoenix no es sólo una de las mayores exponentes de este movimiento en Europa, sino que abandera asimismo una conciencia generacional, con referencias al papel de la mujer y a la defensa de los derechos LGTB.

Enfrente de un público heterogéneo –el trap ha conseguido unir chándals y ropa de diseño- y precedida por su DJ, Alex The Flipper, la austriaca irrumpió en el escenario sin demasiada ceremonia, detrás de unas gafas blancas que le han acompañado durante esta gira y entonando Green Light, perteneciente a su primer EP, My Fault (2014).

Algo tímida y desvalida sin música, Mavi se presentó al público madrileño en su primera visita a la capital y chapurreó algunas palabras en castellano antes de cantar algunos de los temas de su segundo EP: Quiet, la pegadiza Fly y Yellow.

Con una puesta en escena sencilla y un sonido sólido propio de un soporte al completo electrónico, Phoenix hizo del concierto una experiencia interactiva y pidió al público su colaboración en temas como Fly, Janet Jackson o Aventura. La austriaca se dirigió al público en cada pausa; la intrahistoria de Yellow, su amor por Coldplay (y aquí la austriaca desafía a la culpabilidad underground); o la historia de su discográfica, LLT, cuyo nombre hace referencia a Love Longtime, su canción más pausada y romántica, una oda a la fuerza de un amor obstinado y libre.

Phoenix en llamas

Phoenix se guardó las mejores cartas para el final. Con Los Santos generó enérgicos cabeceos al grito de fuck you, fuck you; se deshizo de la chaqueta y en camisa de estampado en llamas, emprendió la recta final. Después de White Polo y Bite se sucedieron Trends, Janet Jackson, o Ibiza, la cual aprovechó para adular al público madrileño (¿para qué ir a Ibiza pudiendo estar en Madrid?) y sacar la bandera LGTB. El concierto, de apenas una hora, se cerró con Prime –su tema más nuevo, optimista ante el empuje de las nuevas generaciones- y la excesiva Aventura, un hit explosivo y bailable que la propia Phoenix presentó como inspirada en las aburridas clases de español del instituto. Al menos, confesó, aprendió a decir “lo siento”, “de nada” y “aventura”, que articulan el tema.

Phoenix desapareció con la misma expedición y austeridad con la que entró, y entre el público madrileño dejó un poso de celebración; la actuación de Phoenix dejó al público dividido entre aquellos que ya la seguían y aquellos que la seguirán de cerca partir de ahora.

Más de Pablo Gutiérrez

Idris Elba anuncia el lanzamiento de su propio sello discográfico y confirma un primer artista

El actor Idris Elba ha anunciado el lanzamiento de su nuevo sello...
Leer más