Crónica de Floridablanca en la Sala El Sol: las guitarras son para bailar

Floridablanca

Pocos días antes del concierto, Floridablanca anunciaba el sold out para la presentación de su primer disco en la Sala El Sol. Con una puesta en escena casi tropical –palmera y rótulo de neón incluidos- y una Sol atestada  -casi tanto como la aledaña calle Preciados, en plenas fiestas navideñas- todo era propicio para que el show fuera viento en popa.

Puntualmente, a eso de las 22.30, el rótulo de Floridablanca se iluminó de blanco y la canción Verte Hacerlo sirvió de gatillazo de salida. Le siguieron Reflejo y Leyendas, uno de los temas publicado antes del disco en formato single y que Floridablanca aprovechó para pedir por primera vez –una de tantas- la colaboración del respetable.

Somos Floridablanca y hemos venido a alegraros la vida

Con este lema que encaja a la perfección con su sonido bailable y su actitud enérgica y entusiasta encima del escenario, los madrileños se presentaban. Acto seguido, interpretaban #14, que enlazaron armónicamente con uno de sus temas más conocidos, Buscando el Equilibro. Y en contraste con este, presentaban el inédito Aria y Eleven, un homenaje a las heroínas de Juego de Tronos y Stranger Things.

Pasado ya el ecuador del concierto, ante el torrente de guitarras funkys, sintes discotequeros y estribillos rotundamente pegadizos, todo sobre una base casi monorrítmica, uno podía casi sentir la necesidad de algún tema que aportara algo de pausa. Y así, tras haber interpretado Talk Talk y Héroes Derrotados, llegaba En Las Fotos Saldremos Felices, una cuasi-balada envolvente y nostálgica que conseguía justo esto.

Un final festivo

Quedó esta suspendida en torno a la mitad y los de Floridablanca abandonaron el escenario aprovechando un pasaje de sinte (que en el disco es más corto).

Después de la momentánea suspensión, los músicos de Floridablanca saltaron de nuevo al escenario -su cantante apareció entre el público-. vestidos de pronto de blanco para afrontar la recta final del concierto.

El clásico de Earth,Wind & Fire, September, sirvió de puente a Deseo. Espejos. Olvidar, y los de Floridablanca hicieron el último truco de la noche; abandonaron el escenario para unos segundos después cerrar el concierto con la esperada Solo de Madrugada, un final en alto para un sólido y festivo espectáculo.

Más de Pablo Gutiérrez

BROODS – DON’T FEED THE POP MONSTER

Una de las concepciones más abiertamente sostenidas con respecto al pop es...
Leer más