Crónica Contrapunto: Iván Ferreiro & Zahara en Madrid (IFEMA, 2019)

Fotografías: Patricia Martín

Ya desde el momento en que fue anunciado, ‘Contrapunto’ se presentó como una iniciativa única, un concierto muy especial, casi irrepetible y una excelente oportunidad para disfrutar de dos artistas con una personalidad muy definida en un proyecto conjunto y con un concepto muy claro detrás. Zahara e Iván Ferreiro ya avisaron que este encuentro sería diferente a todo lo que normalmente estamos acostumbrados si hablamos de conciertos conjuntos y colaboraciones.

Y así fue como el público de ambos artistas se presentó en el pabellón 5 de IFEMA: con una enorme expectativa y la incertidumbre acerca de cuáles y de qué tipo serían las sorpresas prometidas por los protagonistas y, aunque quizá el recinto elegido no fuera el más adecuado para el show pretendido, el resultado dejó con un satisfactorio sabor de boca a los asistentes a un lado y otro del escenario.

Contrapunto

Dos bandas fundidas en una sola

Cuando Zahara se sube al escenario sola, con el único acompañamiento de su guitarra acústica, y encara la interpretación de “Canciones para el tiempo y la distancia”, los allí presentes ya tomamos conciencia de que, efectivamente, este no va a ser un concierto del montón, que los momentos especiales, las relecturas de canciones míticas y las sorpresas se van a suceder a lo largo de toda la noche. La artista ubetense dio a paso a su compañero y cómplice de batalla y se retiró del escenario para que Iván Ferreiro se encargara de versionar “Leñador y la Mujer América”. Esos dos primeros temas fueron un aperitivo de lo que nos íbamos a encontrar en este ‘Contrapunto’, con los protagonistas intercambiando repertorios y haciendo suyas las composiciones del otro.

Pero la desnudez del arranque dio paso en la tercera canción a la puesta en escena de las dos bandas al completo que, de manera paulatina, fueron apareciendo mientras ambos cantantes desarrollaban “Tupolev”. Y así se llevaría a cabo el concierto a partir de ese momento, con una multitudinaria formación: diez músicos, además de Zahara e Iván, complementándose y formando un único combo.

Este es uno de los alicientes del show, ya que cada una de las canciones interpretadas sube de nivel gracias a la adición de capas que se produce al contar con un número tan grande músicos de primerísimo nivel. Es de justicia nombrar a todos, pues la contundencia del sonido se produjo gracias a todos ellos. Amaro Ferreiro, Ricky Falkner, Martí Perarnau, Manuel Cabezalí, Emilio Sáiz, Xavi Molero, Pablo Novoa, Carlos Sosa, Marta Toro y Pablo Pérez formaron la excelente banda de acompañamiento de una noche para el recuerdo.

La frialdad de un recinto carente de personalidad

La sensación general de ‘Contrapunto’ fue que, si bien la calidad y el repertorio estuvieron fuera de toda duda y los seguidores de ambos artistas disfrutaron del show y de la enorme cantidad de momentos memorables, el resultado final puede que no fuera lo esperado por ciertas causas. En primer lugar el recinto escogido no fue el más adecuado y dotó de cierta frialdad a un concierto que, de primeras debería haber tenido un ambiente más íntimo, más recogido o, al menos, menos impersonal. Es cierto que fueron más de 7.000 los asistentes y el pabellón del IFEMA los acogió sin problemas de espacio, pero también lo es que un pabellón multiusos como ese carece de vida, no vibra como otros más preparados para espectáculos musicales y no aporta el necesario recogimiento para propuestas de este calado.

Por otro lado, aunque lo cierto es que el repertorio adquirió una capacidad sonora inaudita gracias a la cantidad de instrumentos que acometían cada interpretación, también lo es que, en ocasiones, el sonido se empastaba en exceso, relegando las voces de los cantantes a un extraño segundo plano. Esto dejaba por momentos una rara sensación entre el público, ávido de cantar cada pieza pero algo descolocado porque a veces la voz de sus protagonistas se perdía entre una amalgama de instrumentos, programaciones y distorsiones.

Química y conexión

Pero continuemos con el propio concierto y la multitud de momentos reseñables con los que contó. Como decíamos, la mayor de las virtudes de la numerosa formación de músicos que acompañaron a los artistas principales fue, sin duda alguna, el empaque y la pegada que dieron a cada una de las canciones, como en el excelente desarrollo instrumental de “Pájaro azul”, en “Inmaculada Decepción”, tema al que dieron un plus de electrónica y potencia o en la larga y discotequera introducción de “Tú me llevas”, donde Martí exterioriza como nadie el placer de estar navegando en los sonidos con los que más identificado se siente en la actualidad.

La química entre los dos compositores es indudable y entre ellos se percibe la admiración y el cariño que se profesan: las miradas de Zahara a Iván, con sonrisas cómplices y ojos de emoción desmedida son el claro ejemplo de lo que debe sentir la artista al compartir escenario y repertorio con uno de sus mayores referentes desde que empezó en esto de la música. Y por parte del músico vigués, las reacciones no desmerecen un ápice, pues acomete cada composición de Zahara con indudable pasión e incluso se esconde detrás de su cámara fotográfica para inmortalizar algún momento, como cuando su compañera interpreta “La otra mitad”. Ese quizás sea el ingrediente más importante de ‘Contrapunto’: la conexión entre ambos protagonistas.

Colaboraciones de nivel

Además de llevar a cabo la relectura de canciones propias o del otro 50% de este ‘Contrapunto’, el largo repertorio contó con algunas colaboraciones de enorme calidad, como la de Miren Iza interpretando “El diluvio universal” al completo y cumpliendo uno de los mayores deseos de Zahara, que compuso este tema pensando siempre cómo sonaría en la voz de la cantante de Tulsa.

Otro de los invitados de la noche y quizás el más especial para Iván, sentimentalmente hablando, fue Fon Román, miembro fundador de Los Piratas junto al propio Ferreiro y con el que volvió a tocar “Fecha caducada”. Este no fue el único tema del ya desaparecido grupo que sonó esa noche, pues de nuevo con Fon Román a la guitarra y junto a Dani Martín, “El equilibrio es imposible” sonó repleta de emoción, con menos revoluciones que la original y con una conexión con el público que supuso uno de los momentos cumbres del concierto.

Y el cuarto invitado de ‘Contrapunto’ fue Pucho, para sorpresa y delirio de los allí presentes, con quien Zahara acometió la bellísima “Big Bang”, grabada para el disco “Astronauta” junto a Miguel Rivera, de Maga, y que en la voz del frontman de Vestusta Morla, adquiere un nuevo y emotivo punto de vista, con la característica voz del cantante haciendo suyos unos versos que parecen hechos  a su medida y que incluso mejora la versión original del tema.

Sucesión de himnos

También hubo momentos para que se sacaran a relucir canciones de los proyectos personales que tienen algunos de los músicos. Así, Martí Perarnau interpretó la excelente “Las ventanas se encienden”, del último disco de Mucho, mientras que Ricky Falkner que ya había cantado (aunque en su día prometiera que nunca lo haría) junto a Zahara “General Sherman y cómo Sam Bell volvió de la luna”, tuvo la oportunidad también de mostrar al público una de las magníficas composiciones con que cuenta el repertorio de Egon Soda: “Bueno, Averno”, fue la elegida.

El final del concierto, como no podía ser de otra manera, supuso el éxtasis final para los seguidores de ambos artistas y un magnífico broche final para la iniciativa de ‘Contrapunto’. Como era lógico, para el cierre se dejaron algunas de las canciones más conocidas y movidas de Zahara como “El deshielo” y el hit “Hoy la bestia cena en casa”, en la que volvió a salir Pucho para acompañar en el estribillo y en el baile. En cuanto a las últimas canciones de Ferreiro, las elegidas fueron dos himnos absolutos como “Años 80” y la imprescindible “Turnedo”.

Fue el perfecto fin de fiesta para un proyecto que obtuvo un excelente recibimiento y que podría ser el inicio de algo con un desarrollo más amplio. Siempre es interesante y especial hacer conciertos colaborativos que se salgan de los cánones, donde los repertorios se entremezclen y las bandas se fusionen en una única formación. Ojalá esta iniciativa tenga continuación en un futuro.

Setlist Contrapunto: Iván Ferreiro & Zahara:

  1. Canciones para el tiempo y la distancia
  2. Leñador y la Mujer América
  3. Tupolev
  4. Guerra y paz
  5. Pájaro azul
  6. Inmaculada Decepción
  7. La otra mitad
  8. El diluvio universal
  9. Lucha de gigantes
  10. El frío
  11. General Sherman y cómo Sam Bell volvió de la luna
  12. Bueno, Averno
  13. Fecha caducada
  14. Tú me llevas
  15. Ciudadano A
  16. El equilibrio es imposible
  17. El pensamiento circular
  18. Las ventanas se encienden
  19. Una inquietud persigue mi alma
  20. Senza un perché
  21. Big Bang
  22. Donde habitan los monstruos
  23. Años 80
  24. El deshielo
  25. Cómo conocí a vuestra madre
  26. Hoy la bestia cena en casa
  27. Turnedo