viernes, noviembre 15, 2019

Stereophonics nos dejan secos en su concierto en Madrid

Conciertos Stereophonics nos dejan secos en su concierto en Madrid

Domingo de nieve y con resaca tremenda pero muy necesaria tras ver cómo La Riviera se alzaba en ovaciones para la banda británica Stereophonics.

Con cartel de entradas agotadas desde antes de Navidades y colas sin fin, el público comenzó a llenar la sala desde las siete y media en que abrían puertas. Cientos de fans de todas las edades llenaban la sala para un concierto que ya venía siendo necesario por parte de la banda en España. Con dos noches consecutivas en Barcelona con sold out en ambas también, llegaban a Madrid.

Camisetas de giras anteriores se repartían por toda la sala celebrando los veinte años de trayectoria de la banda entre los fans que pedían una noche memorable por todo este tiempo esperando y que, efectivamente, se cumplió.

Pero antes pudimos disfrutar a un Alex Francis que salió a poner los primeros acordes a la noche y calentar motores antes de la banda principal. Una voz sin igual y que ya estamos esperando que siga con los éxitos que nos presentó y nos pueda visitar otra vez, pero quizá la próxima siendo el plato principal de la noche.

Dos minutos pasadas las nueve y La Riviera ya bajaba las luces y la música y los primeros beats de Chances Are comenzaban con un escenario totalmente vacío. Con muchísima fuerza, ya desde el primer momento de su aparición se pusieron en lo más alto, conectando desde el minuto uno con todo ese público que gritaba y los miraba con una luz especial. Una Caught By The Wind inspirada en los atentados de París en la Sala Bataclán continuaba con la velada con temas de su último trabajo Scream Above The Sounds, mientras que sus canciones más recientes se iban intercalando con los clásicos de sus inicios.

Toda esta colección de temas nos anunciaba la celebración de los veinte años de carrera de la banda galesa y su decena de trabajos en los que vemos una clara evolución de su sonido. A Thousand Trees nos hacía rememorar los Stereophonics del siglo pasado seguido de un Step On My Old Size Nines de su famoso álbum Just Enough Education To Perform.

Esta sucesión de tema se iba producieendo sobre un escenario nada decorado, tan sólo los efectos visuales que se hacían detrás del batería, ya que el propósito no es crear un mega espectáculo, tan sólo presentar sus cancionesy disfrutarlos igual o más que su público, pero en esta ocasión, la velada pedía un espectáculo en el que la interacción con todos los asistentes lo hacía triunfar. Tuvimos, eso sí, a un Kelly Jones algo parado en ciertos momento, todo hay que decirlo, pero en conjunto nos asombraban cada vez más a lo largo de ese repaso de éxitos. Un solo de guitarras junto a Adam Zindani en Mr. Writer que ya nos dejaba impactados hacía comenzar Mr and Mrs Smith con el que pasábamos de un solo a otro, el de Jamie Morrison.

Un batería que podemos decir fue uno de los highlights de la noche. Incluso de pie lo dio todo y más a un público con el que se habían fusionado al 100%. Rock, blues, folk… Un viaje de lo más único por estos últimos años. Been Caught Cheating, Riding With The King o Geronimo hacían clara la gran evolución que han seguido estos.

Ya sentíamos que esto se acababa, pero como si no hubiera pasado ni una canción del buen rollo que se respiraba. Just Looking nos anunciaba que esto estaba muy próximo a su final, cuando por fin Dakota empezaba a resonar entre los gritos y silbidos del público. El atemporal hit de la banda y uno de sus principales himnos que los ha hecho llegar a lo más alto ponía broche de oro a esta velada.

Casi dos horas de show en el que la energía y el entusiasmo se respiraban nada más entrar por la puerta. No era un concierto en el que la banda tocaba y el público cantaba y bailaba al ritmo de los temas. Esto fue una fusión de los dos elementos convirtiéndose en uno. Una conversación entre estos que acabó con los pelos de punta y sudor hasta en las pestañas.

Veinte años no son nada, y si no, que se lo digan a Stereophonics.