martes, noviembre 19, 2019

Crónica Austin City Limits 2019: Pinceladas de una edición exquisita

Conciertos Crónica Austin City Limits 2019: Pinceladas de una edición exquisita

Austin City Limits nos ha dejado momentos inolvidables: tres días de conciertos épicos, mucho calor y una cuenta atrás abierta para la siguiente edición de este festival sin límites. Una edición en la que se han paseado por sus escenarios números uno, bandas emergentes y futuros cabezas de cartel de los festivales más prestigiosos del mundo. Te contamos lo mejor de una edición exquisita.

The Racounters, el legado de Jack White

La banda del legendario Jack White dieron un simposio de rock a un abarrotado Zilker Park. Su canción introductoria, extraída de la banda sonora de ‘Predator’, puso en alerta al respetable de lo que venía a continuación. Carisma, rock sin ataduras y mucha creatividad desatada durante una hora de show sin aderezos, donde la guitarra de Jack White gemía como nunca. Una maravilla cargada de distorsión sofisticada.

Childish Gambino, el show definitivo

Childish Gambino tenía una deuda pendiente con el festival. El año pasado se vio obligado a cancelar su concierto por una inoportuna lesión. Esto le motivó, en sus propias palabras, a crear un show impactante que nadie iba a olvidar. Su aparición en mitad del público en una plataforma elevadora adornada con bolas de discoteca era solo el comienzo. Daniel Glover domina las artes escénicas como ninguno y su fusión de rap, r&b, funk y soul encaja a la perfección en una actuación eléctrica, con continuas sorpresas, bailarinas, coros gospel y una honestidad brutal. Terminó exhausto en una delicia visual a otro nivel.

Billie Eilish, la nueva estrella

Una generación entera se dio cita en un acontecimiento que unió a milennials y demás generaciones bajo el pop creativo de esta nueva estrella. A pesar de una lesión en la pierna, supo contagiar al público a base de saltos, temazos y unos visuales espectaculares. No necesitaba de tanto puesto que todo el mundo estaba a su merced pero su talento innato convirtieron su show en la vanguardia del pop.

Tierra Whack, conexiones instantáneas

Esta rapera de Filadelfia ofrece conciertos únicos. Ninguno de ellos se parece porque se basan en una naturalidad que te hace estar como en el salón de la casa de Tierra Whack. Su DJ, Zack Whack, pone las bases de esa conexión que se establece de manera instantánea cuando sale a escena este terremoto urbano. Rap molón y mucho carisma hacen mella y en la primera canción ya estás dentro de ese universo plasmado con brillantez en su discazo, ‘Whack World”. Su buen rollo llega al paroxismo a base de regalos a los cumpleañeros del público. Uno de estos afortunados se llevó sus zapatillas firmadas.

Rosalía, directa al estrellato

La artista catalana apareció sobre el escenario como un torbellino. Unos visuales elegantes, seis bailarinas, dos palmeros y dos coristas acompañaban la música de El Guincho ante un público entregado que bailaba sin parar los temas de El Mal Querer. El espectáculo de baile que dio la catalana tuvo tiempo de repasar sus colaboraciones con Ozuna y Balvin, estrenar Esto está encendío, su nuevo tema con Pharrell Williams, y hacer un gracioso guiño a Las Grecas. Un show muy completo que dejó un sabor de boca exquisito en el festival texano.

James Blake, la elegancia

El concierto de James Blake supuso un impasse en el festival. Un punto de no retorno a los sonidos sofisticados de este artista británico. Ecos relajantes y un punto refrescante en este ardiente festival hicieron del concierto de James Blake un imprescindible de esta edición. Sus colaboraciones con Travis Scott y Rosalía resonaron con fuerza cantadas a coro con el público. Un repaso espectacular a su fascinante repertorio puso la elegancia a este Austin City Limits de ensueño.

Cardi B, la reina del Twerk

La rapera latina cerró el primer fin de semana con una espectacular puesta en escena. Por momentos recordaba a una versión mini del “Baychella” de Beyoncé en Coachella. La reina del Twerk expuso su rap cargado de picante manifestando que ese baile también puede ser arte. La neoyorquina nos confesó que se iba a encerrar a grabar un nuevo disco. Antes nos regaló una hora que pone de manifiesto su condición de reina de la música comercial americana.

Idles, el punk vive

Los británicos resurgieron el punk en un concierto trepidante, sin tiempo para pestañear ni dejar de hacer pogos. Joe Talbot dejó latente su condición de frontman perfecto. Arropado por un punk melódico y divertido, su voz nos guió por un concierto que incendió Zilker Park.

Lizzo, la revolución

El de Lizzo era uno de los conciertos más esperados de este festival. No es de extrañar, su creativa fusión de rap, r&b y soul resultó arrolladora. Sus bailarinas y su actitud sin complejos conquistaron a la multitud que pudo ver en directo la ascensión al Olimpo musical de la siguiente gran estrella de la música. Toda una revolución que arrasa con todo. Un concierto redondo que difícilmente olvidaremos dentro de un festival sin límites.


Fotografías: ACL Press