Concierto íntimo de Algodón Egipcio: gran calidad y suavidad

Fecha: 25 de Febrero de 2012

Lugar: La Casa de Arriba (Vigo)

“El algodón egipcio, el cual se encuentra catalogado como uno de los más finos y exclusivos de todo el mundo, hace que las prendas elaboradas a base del mismo tengan precios que en ocasiones llegan a ser exorbitantes. El famoso algodón egipcio se elabora de la misma manera desde hace miles de años. La materia prima se cultiva en el país y luego es llevada a los artesanos, los cuales unen las hebras ya sea de forma totalmente manual o con maquinaria muy antigua, pudiendo poner así una gran cantidad de hilos de algodón en una misma tela.Lo que sucede con este tipo de algodón es que todas las prendas confeccionadas con el mismo tienden a ser de una gran calidad y suavidad, pareciéndose así mucho a  la seda. Es más, es tanta la calidad el algodón egipcio que el mismo es siempre la primer opción elegida por los mejores diseñadores de todo el mundo para elaborar sus prendas más costosas y elegantes” (Información recogida en www. absoluteegipto.com).

Con estas premisas, de calidad y suavidad  acudimos al concierto y las vimos cumplidas.  No es que tuviéramos solo esta información de Algodón Egipcio o Cheky, creador del algodón y portador del mismo en su cabeza. El proyecto de Algodón Egipcio lleva un tiempo en el que ha tomado, este nuestro país, como base de operaciones temporal. Y lo hemos visto con Xoel López ( en La  Caravana Americana) y con Javiera Mena en distintos escenarios. Así mismo ha realizado distintas remezclas para El Columpio Asesino, La Estrella de David (que puedes escuchar aquí http://soundcloud.com/estapasando/algodonegipcioanita) y recientemente ha realizado un split con la banda canaria El Faro. También habíamos leído y escuchado su música en medios como Club Fonógrama o las reseñas de sus trabajos en la omniscientes: Pitchfork o NME.

Pero vayamos a lo importante, al concierto en sí mismo. Cheky (Ezquiel Bertho) se presentó en la intimidad, apoyado en los teclados de  su sintetizador, su guitarra, su ordenador y su sampler. Dios salve a los samplers.

Cabe aclarar que  el lugar dónde se celebró el concierto: La Casa de Arriba, una típica casa rural en el centro de Vigo, con paredes de granito, vigas de madera, mesas. Por lo que fue un concierto íntimo, personal y cercano. Con un poco de frío eso sí.

Cheky basa su directo en las capas de sonido y en  las programaciones. Toca los teclados con una mano,  samplea con la otra, coge la guitarra, realiza grabaciones en directo de loops de guitarra y de voz. Un hombre algodón orquesta. Pudo subir un poco el volumen de la voz, pero que en general supo envolver y vestir bien las canciones. Los ecos, la personalidad de Cheky y de las canciones le dan el aporte emocional de Algodón Egipcio.

Cheky empezó con nada menos y nada más que una versión de Broadcast, llevada a los terrenos egipcios. Y fue desgranando temas de su último trabajo La lucha constante  que pueden ustedes gozar en la siguiente dirección pulsando aquí: http://algodonegipcio.bandcamp.com/album/la-lucha-constante.  Junto varias en una, destacando La transformación. Luego vino la versión de una banda mejicana y su canción del split con El Faro. Terminó con El sonido ensordecedor uno de los hits del venezolano.

Cheky agradeció el silencio del público durante las canciones ya que su gira de Febrero lo ha llevado a Italia y allí todos hablan durante las canciones. Su gira lo llevó antes por Madrid, Barcelona, Castellón, luego Italia y después de su parada por tierras galaicas bajará hacia Portugal, con parada y fonda en varias de sus ciudades.

Algodón Egipcio demuestra calidad y suavidad, en sus formas, en sus maneras, en su educación, en su cierta tímidez y en su música. Dónde otros (no diremos nombres, que todo se sabe),  estarían pisando con pies de gigantes de barro y mirando desde encima del hombro el señor Algodón no engaña y se muestra de forma natural.

Fue un concierto algo corto menos de una hora, lo que provocó que nos quedásemos con ganas de más, en otro día de la semana, con otro aforo y escenario. Más festivo, digamos. Pero habiendo disfrutado de la experiencia que siempre suponen los conciertos a bocajarro, un gran placer.