lunes, septiembre 23, 2019

Arranca el Let’s Festival con Partido, Cuchillo y McEnroe

Conciertos Arranca el Let's Festival con Partido, Cuchillo y McEnroe

Este pasado viernes 1 de marzo empezó una de las citas más esperadas de cada invierno, el Let’s festival, que se celebra en la Salamandra de l’Hospitalet de Llobregat. Una edición que cuenta con un cartel con la flor y nata del indie nacional, con nombres como Sr. Chinarro, Mishima, Klaus&Kinsky, Jero Romero, Triangulo de Amor Bizarro o Izal, que irán llenando de música los viernes y sábados del mes de marzo.

La primera velada fue protagonizada por tres bandas que estuvieron entre los veinte primeros nombres de la lista de mejores discos nacionales del año pasado. Los barceloneses Partido y Cuchillo y finalmente los grandes esperados, McEnroe.

Pasadas las diez de la noche, con la sala aún a medio llenar, aparecieron Partido para ir calentando la velada con su folk-pop luminoso, guitarrero y dulce. Los cuatro componentes bien conjuntados con camisas de cuadros que resultaban de lo más simpático, tanto como sus canciones y cómo las hicieron sonar. Sin duda fue una buena manera de empezar la noche, ligera y alegre, preludio y contrapunto a la densidad sonora que nos esperaba con Cuchillo, siguiente grupo de la noche. Aparecieron sus tres miembros sentados y sonaron correctos y concentrados, generando una contundente pero suave atmósfera, aunque quizás no se encontraron con el contexto más adecuado. Posiblemente fue un pequeño error no tocar esa preciosidad que es Sant Pol de Mar, que testimonia el giro mediterráneo de su último disco y que muchos esperábamos, pero canciones como Come with me o Siempre fueron muy efectivas y les hicieron cumplir.

Finalmente, pasada la medianoche, aparecieron sobre el escenario McEnroe para ofrecernos un grandísimo concierto. Trasladaron esa combinación entre intimismo y garra presente en sus canciones casi de manera perfecta, llegándonos directos al corazón con muchas de ellas y metiéndonos en el concierto desde la primera canción a todos lo que allí estábamos. Colocados los dos guitarristas, el cantante y el bajo en fila, formaron un muro sonoro que acompañaba a la vez que contrastaba con su energía la voz suave y arrastrada de Ricardo.

Predominaron los temas de su último y excelente disco, Las orillas, del cual sonaron preciosas La palma, Vistahermosa, La cara noroeste o la sentidísima Las mareas, uno de los grandes momentos de la noche, de esos que consiguen poner los vellos de punta y sacar alguna que otra lagrimita al personal. Aún así, no faltaron temas de sus discos anteriores, como Islandia, Tú nunca morirás, Tormentas¸Cuando suene This night o Los valientes. Una hora y cuarto de concierto que fue culminada con Mundaka, con todo el mundo en pleno vuelo emocional.

Todo ello constituyó una gran velada de inauguración que nos dejó con ganas de muchos más conciertos y buenos momentos como los que cada año nos proporciona este pequeño festival, que se ha ido haciendo más grande, hasta convertirse en un imprescindible en la oferta musical de Barcelona y alrededores.