Arcade Fire lleva al público al semiéxtasis en Madrid

ARCADE FIRE

Fotos: Solveig Möller (http://www.solveigmoller.com)

Lugar: Palacio de los Deportes, Madrid.

Fecha: 20 de noviembre de 2010

Por fin es 20 de noviembre de 2010. No, no vamos a ir a ninguna de esas manifestaciones que suelen celebrarse ese día en las calles de la ciudad. Tenemos cosas muchísimo mejores que hacer porque llega a Madrid la que es considerada la mejor y más grande banda indie del momento. Las expectativas se cumplen: conciertazo. Y es que, metidos en la vorágine de directos que ha vivido la ciudad en las últimas semanas, había unanimidad en que ÉSTE era el concierto que nadie quería y podía perderse. Las 15.000 personas que abarrotaban el Palacio de los Deportes asistieron a uno de esos momentos de comunión y hermanamiento que no se ve muy a menudo. Sí, de verdad que ha valido la pena pagar esa respetable suma de dinero de la que, por cierto, un euro de cada entrada iba, de sus conciertos celebrados entre el 20 y el 29 de noviembre, a Kanpe.org, organización dedicada a la lucha contra la pobreza en Haití.

Durante hora y media de concierto, la banda de Montreal hizo el mejor repaso posible a su excepcional repertorio. 18 canciones que abarcaron sus tres álbumes publicados y que nos dejaron bastante satisfechos, con la pequeña excepción de que para algunos se quedó un poco corto, si bien en sus últimos shows el número de canciones rondaba las 20. Porque claro, cuando estás asistiendo a un momento como el de ayer quieres más y más y, sobre todo, rezas para que los 8 canadienses no tarden otros 3 años en volver a la ciudad.

El concierto se abría, como viene siendo habitual a lo largo de su última gira, con uno de los hits de su último lanzamiento. Ready to Start ponía en pie a una audiencia enfervorecida y pronosticaba que el listón se iba a mantener muy alto durante el resto de la noche, y más cuando se encadenaban a las primeras de cambio Laika, No Cars Go y Haití. Y desde allí nos mantuvimos irremediablemente en un subidón continuo. El repaso a su discografía fue especialmente generoso con Funeral. Hasta un total de seis canciones hacían las delicias de los fans del que muchos consideran su mejor disco. Junto a ello, la pertinente revisión a Neon Bible con temas como Intervention o Keep the Car Running y, sobre todo, a su último trabajo The Suburbs destacando Modern Man, Sprawl II y The Suburbs.

La energía que desprenden estos músicos es especial. Da igual que se cambien constantemente de instrumento, que agiten la pandereta o que toquen la guitarra. Se ve que disfrutan y, por ello, hacen disfrutar; siendo inevitable preguntarte qué es lo que estarán sintiendo subidos en ese megaescenario y con un  público en semiéxtasis. Pues te asustas un poco y dices: “no hay palabras”.

Mención especial merecen los videos que se proyectaron en una gran pantalla ubicada en el escenario y que ayudaron a hacer un poquito más excepcional la velada. La mezcla entre imágenes del propio directo y otras, ya hechas, de autopistas en movimiento en parecían querernos decir que hay que no hay que mirar hacia atrás. Y no lo digo por el “conciertito” que nos dieron los teloneros Fucked Up, que no pegaba ni con cola, sino porque tenemos grupazo para rato. Y ellos mismos lo saben.

Más de Daniel González

AIRSHIP – STUCK IN THIS OCEAN

Parece que el final del año nos acompaña con estrenos discográficos relevantes....
Leer más