Una de Haneke

Haneke

¿Qué tienen en común una familia que decide autodestruirse, dos jóvenes que van pidiendo huevos de casa en casa para luego ejercer la violencia sobre sus vecinos, y dos ancianos que se ayudan y acompañan en el último tramo de sus vidas? A simple vista, nada. Si profundizamos algo más, descubriremos el dolor en varias de sus tonalidades. Pero también comparten director. Detrás de estos tres “bodegones”, y de otros muchos más, hasta completar una docena, se encuentra uno de los cineastas más complejos/complicados y a la vez fascinantes/provocativos de las últimas décadas: Michael Haneke.

Por esa vieja regla del “Sé (colocar aquí el verbo que más os guste) como se es”, uno podría pensar que el cineasta bávaro es una persona violenta, o proclive a la violencia. Pero profundizando en su cine se deduce lo contrario. Se nos muestra violencia, porque en nuestras sociedades hay violencia, aunque con el noble objetivo de que el receptor del mensaje se sienta asqueado y la rechace. Se trata de desnudar la violencia de efectos, y vestirla de credibilidad, para que sea más efectiva en su impacto visual por su cercanía al espectador. Consigue que dejemos de tener miedo al tipo que se inmola en Pakistán, que ni le conocemos, ni nos toca, y casi ni nos enteramos de la noticia, para que empecemos a ser precavidos con ese otro tipo al que tampoco conocemos pero que se mete en nuestra casa para pedir unos huevos con buenos modales. Aunque, quién sabe, igual Haneke es realmente un violento en su día a día. No me he tomado un café con él. Cuando le vea le pregunto y os digo.

En defensa del cineasta, habrá que decir que su cine no sólo se apoya en la violencia injustificada e indeterminada, sino que también ha tratado en su obra temas como la falta de comunicación entre las personas y los problemas que esa ausencia puede conllevar, con el prejuicio como agente distorsionador del mensaje. Hablamos de angustia, de frustración, de no sentirse parte del mundo que nos rodea. Ese ambiente tormentoso, duro y adverso, puede acabar en represión de los sentimientos y emociones, o desencadenando en violencia, sí, pero esta vez contra uno mismo.

Los medios de comunicación, importantes en las sociedades de las que formamos parte, son retratados por Haneke como culpables de ese clima moral. Pocas veces, por no decir nunca, salen bien parados en su filmografía. Los medios se nos muestran como fuentes de odio, de horror, de muerte y catástrofes, como los truenos que anuncian la tormenta que se acerca y que nos calará hasta los huesos.

Habrá quien levante la mano para decir que la burguesía es criticada por Haneke. Sí, cierto. Pero no creo que sea realmente un tema. Lo considero parte del paisaje. Si lo que cuentan sus películas les ocurriera a gente más humilde, pensaría lo mismo y no habría cambios en lo escrito. La clase social de los personajes aporta más bien poco.

Para ayudar a esclarecer un poco esas dudas, para deshacer la madeja, o para acercar una luz a ese espacio off, el documentalista francés Yves Montmayeur, ha realizado el documental Michael H., que disecciona las entrañas y bambalinas de ese universo hanekiano película a película mediante imágenes de los rodajes, fragmentos de las películas, comentarios de los actores y reflexiones del propio Haneke.

Aquellos que se consideren seguidores del cineasta, encontrarán en el documental cosas ya sabidas, y algunos espacios aún vírgenes. Para los que no se encuentran entre los aficionados a su filmografía, pero que sean cinéfilos, las imágenes y testimonios les servirán para conocer una forma peculiar de entender el dolor, la vida, la muerte y el arte que los retrata. Eso sí, pediría que se abstuvieran quienes no sean ni seguidores del bávaro, ni les guste el cine, porque de poco les va a servir. Y a mí, que me encuentro entre los dos primeros grupos, me han dado ganas de revisitar alguna película de Haneke. Así que… ¡Marchando una de Haneke!

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS (documentalMichael H): 7/10

Más de Víctor Rdguez. Bachiller

Recomendamos… Wakolda. En la frontera del terror

Una familia argentina recorre su país persiguiendo el sueño de reflotar una...
Leer más