Sitges Film Festival. Tercera parte

En Sitges la vida sigue… y el cine también. No había mejor manera que empezar el domingo con un peliculón de la talla de The World’s End. Si no te suena espera a que te hable de un trío muy especial: Edgar Wright (director y guionista), Simon Pegg (actor y guionista), Nick Frost (actor). ¿Os empieza a sonar? Para los que todavía dudáis… trilogía CornettoShaun of the Dead, Hot Fuzz… Si no sabéis de qué estoy hablando es que tenéis deberes pendientes.

The World’s End es la tercera y última parte de la trilogía Cornetto que tiene a los tres personajes mencionados anteriormente como ejecutores principales. En esta ocasión la cosa va de alienígenas/robots buenos, pero malos. Al menos son malos para un grupo de cinco amigos que se reúnen para recorrer doce ‘pubs’ de su pueblo natal. Una ruta que no lograron completar de jóvenes, dejándoles esa espina clavada.

Se trata de una comedia fantasiosa que no solo busca (y logra) que el espectador se muera de risa, sino que además plasma las imperfecciones humanas y las preocupaciones de la crisis de la mediana edad de forma ingeniosa. Individualmente se han visto sometidos a sus trabajos, familias y vidas monótonas de las que se quieren evadir. Que encima unos extraterrestres intenten regular su conducta, ya es la gota que colma el vaso para desatar su furia interior y dejarnos escenas de combate cuerpo a cuerpo divertidísimas. Asimismo, los diálogos ocurrentes complementan la acción a las mil maravillas para comprender una película muy equilibrada en todos sus aspectos.

Antes de continuar con el cine, asistí a una rueda de prensa de Eli Roth, Lorenza Izzo y Nicolás López. Tres de las figuras que hicieron posible The Green Inferno. Lo que se pudo sacar de interesante fueron mil y una anécdotas de diarrea en medio de la selva, consecuentes carcajadas y la confirmación de una secuela que tendrá el nombre de Beyond The Green Inferno.

Siguiente y última película en la cola fue A Glimpse Inside the Mind of Charles Swan III con un talentoso Charlie Sheen de protagonista. El título prácticamente resume de qué va la historia. Charles Swan III rompe con su novia y nos desvela lo que pasa por su mente. Ruptura que le pilla por sorpresa y le deja trastocado, dubitativo e incluso algo deprimido.

Roman Coppola, al mando de su segunda película, desarrolla este conflicto amoroso interno de Charles Swan III utilizando un estilo claramente influido por sus previas colaboraciones con Wes Anderson. Tanto en la estructura como en la parte visual. En esta intentona no acaba de alcanzar el nivel del maestro dejando un sabor de boca algo descafeinado. Aún así la película se deja ver sin problema y es sustentada por un gran Charlie Sheen que regala escenas en español que valen la pena. También hace acto de presencia uno de los preferidos del público, Bill Murray, del cual se ríen aunque su frase/broma no haga gracia. Un poco exagerado la afición de algunos, aunque es cierto que el tito Bill se ha ganado su reputación. El reparto lo completan Patricia Arquette, Jason Schwartzman y Katheryn Winnick.

En fin, no contentará a todos con su ritmo pausado, estructura caótica y trama central algo plana, pero hay que valorar la creatividad y los riesgos asumidos con el estilo utilizado. Tocayo, tienes mi apoyo.

Más de Román De Arquer

Blood Orange retenido en Berlín, víctima del racismo

Devonté Hynes aka Blood Orange, ha denunciado a través de su cuenta...
Leer más