Recomendamos… ‘Phoenix’ de Christian Petzold. La crueldad del amor

Cine Recomendamos... 'Phoenix' de Christian Petzold. La crueldad del amor

Podría, el título, dar muchas pistas de esta historia sobre identidades perdidas y en búsqueda, pero no es tan sencillo.

Una cantante es enviada a Auschwitz presumiblemente traicionada por un conocido. Al terminar la guerra vuelve con la cara destrozada por un disparo a bocajarro. La reconstrucción del cirujano plástico hace que vuelva siendo una persona muy parecida pero no la misma, o ¿si?

Ella se empeña en seguir siendo la misma persona. De hecho se enfrenta a una terrible pregunta y recomendación de su médico, ¿Quieres parecerte a tu antiguo yo? Sería mejor intentar alejarse lo máximo posible y pasar desapercibida. Pero ella quiere volver a su antigua vida, de la que se van desgajando detalles, recuperar su trabajo y a su marido. Y no huir, como se le aconsejaba a muchos judíos en esa época para establecer el estado de Israel en Palestina.

En su dramático regreso sólo cuenta con el apoyo de una gran amiga, responsable de la oficina de registro, interpretada por la justamente premiada como mejor actriz de reparto del cine alemán del año Nina Kunzendorf. La amistad no es correspondida por la misma intensidad de las dos partes y tendrán intensos conflictos, resueltos con gran elegancia.

Petzold, cuya anterior película también trataba el tema de la historia de su país (una magnífica Barbara), logra contar la historia, sin grandes presupuestos (no siempre son necesarios, ni siquiera en una película bélica), y transmitir toda la pasión de sus personajes.

Dentro de la historia principal y de sus más obvias motivaciones gana fuerza el amor como sentimiento que arrastra a su protagonista y nubla su juicio. La lleva hasta los límites de la resistencia del ser humano y sólo ella misma puede abrir los ojos y ver la realidad.

Nina Hoss repite con el director, en una pareja artística, que entronca con lo mejor de la historia del cine. Sería un buen tema para un ensayo. Cómo el conocimiento mutuo logra sacar lo mejor de los dos y explorar nuevos caminos.

No se puede contar mucho de su final (sería totalmente injusto para los que no la hayáis visto), salvo elogiar su sencillez y belleza. Consiguiendo cambiar poco a poco el tono, termina como un melodrama al viejo estilo Hollywood, del que se atisban fugaces guiños.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10