¿Quién mató a Bambi? de Santi Amodeo

Santi Amodeo (director, guionista y compositor de la banda sonora) ha tardado nada más y nada menos que 7 años en volver a dirigir, tras un inicio de carrera prometedor y una última película de cierto éxito como Cabeza de perro. Así está el cine en nuestro país. Parece que en cuanto se pasa la novedad del director novel, no se encuentran apoyos para levantar proyectos o, eso debe ser lo que piensan los que ponen el dinero, que ven como oportunidad invertir en un posible nuevo Amenábar, pero no consolidar la carrera de gente que no parece que vayan a hacer un mega éxito.

Aquí Amodeo intenta reengancharse a la industria con una peli más vendible, aunque sólo sea por su pertenencia al género de la comedia.

Se rodea de un grandísimo reparto, especialmente dotado para este género, Quim Gutiérrez, Julián Villagrán, Ernesto Alterio y, cumple una de las máximas para este tipo de pelis corales: un nutrido grupo de secundarios con enjundia. Desde Joaquin Nuñez, la revelación del año pasado en Grupo 7 y, que aquí se confirma para la pantalla grande con un cambio de registro, Enrico Vecchi, Carmina Barrios, con una diminuta pero hilarante aparición o el casi omnipresente secundario Manolo Solo (La Herida, Celda 211 o multitud de papeles en televisión), con el personaje con el que más se va a tronchar el público.

Dos historias paralelas vertebran el guión. Los dueños de un restaurante italiano tienen problemas económicos y tratan de manera desastrosa de solucionarlo y un par de amigos intentan arreglar cierto problemilla laboral y romántico con idéntico resultado.

El guión sigue los pasos de las comedias de enredos clásicas teniendo el acierto de estar bien rematada, a pesar de ser bastante complicado resolver tantos triángulos o embrollos. Los personajes son inmaduros, con miedo al compromiso y están en crisis (ellos y la sociedad en la que intentan sobrevivir por todos los medios).

Se nota la mano de Sony detrás, viendo la distribución y la promoción que ha conseguido. Ahora lo que hace falta es que el público vaya a verla. Argumentos no le faltan, risas aseguradas, persecuciones en coche bastante conseguidas (se nota el buen hacer del director y que se ha conseguido dinero suficiente para el rodaje), actores con tirón entre el público y hasta Iniesta tiene un papelillo (aunque aparezca un poco como un pegote, su participación está conseguida y como los responsables de la cinta han reconocido, si sirve para que la gente vaya a verla casi todo vale…).

Está bien que nos quitemos los complejos de encima y se produzcan películas sin sensación de inferioridad con respecto al cine americano. Y de paso se quita la razón a los que piensan que siempre se hace lo mismo en el cine español.

El título está inspirado en un proyecto sorprendente que desgraciadamente no se terminó; llevar al cine una historia sobre los Sex Pistols, dirigida por Russ Meyers, y un poco en respuesta al A Hard Day’s Night de los Beatles.

Tiene un referente en ”la nueva comedia” de Judd Apatow que revitalizó el género en Estados Unidos y se ha convertido en el rey midas de Hollywood. También, según declaraciones del director, en el cine de los hermanos Coen o en la película Un pez llamado Wanda de finales de los años 80, que llevaba el sello de los Monty Python.

Sería otra buena oportunidad para que el espectador de este país se reenganche con nuestro cine y, sirva de base para establecer una industria con la que se puedan simultanear estrenos de éxito y se pueda dar algo de mayor visibilidad al cine minoritario, que tan buenos resultados en festivales está teniendo (Albert Serra, Fernando Franco o Isaki Lacuesta).

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6/10

Escrito por
Más de Alex Sirvent

Para M.I.A., 1984 es AHORA

Double Bubble Trouble es ya el quinto sencillo que se extrae del...
Leer más