Festival de Reykjavík: Evento HEIMABÍÓ (Cine en la misma casa del director)

Cine Festival de Reykjavík: Evento HEIMABÍÓ (Cine en la misma casa del director)

HRAFN GUNNLAUGSSON CASA

En el contexto del Festival de Cine de Reykjavík que estamos cubriendo desde Crazyminds, me iré deteniendo en algunos de los eventos del mismo que son, cuanto menos curiosos. Uno de los mismos consiste en un cine montado en la misma casa del director de la película. Hrafn Gunnlaugsson es probablemente el director islandés más famoso internacionalmente debido a su trilogía vikinga compuesta por When the raven flies (1984), In the shadow of the Raven (1987) y White Viking (1991) y los asistentes del festival tendrán la posibilidad de ver la primera de esas películas en la propia casa del director, con discurso de bienvenida y amenidades incluidas. A esto hay que unir la fama polémica del director y su “casa”, una mansión junto a la bahía de Reykjavík que cuenta con varios niveles y decoración propiamente coreana (una de las aficiones del director) que en realidad siempre tiene abierta su casa para todo aquel que quiera entrar a visitarle (si, cuesta creerlo pero los islandeses son así, e incluso hay días específicos como la “cultural night” en los que invitan a gofres). Aunque, eso si, que el viajero que se atreva a adentrarse en el nido de Hrafn se atenga a las consecuencias ya que según me han contado varios conocidos en los que de verdad confío, el bueno de Hrafn tiene la costumbre de pasearse por casa como dios le trajo al mundo, con lo que más de un turista (mayormente asiáticas) han quedado en estado de shock.

El director, obsesionado con los cuervos, cuyo nombre Hrafn significa literalmente “Cuervo” en islandés y con los que se tiende a comparar “soy como un cuervo, colecciono todo”, vive junto a su mujer, de origen cubano y tremendamente simpática (y si, siendo malos hay que decir que la diferencia de edad entre ellos es abismal, pero donde hay amor o cariño, esas cosas no importan). Su casa-museo-cine (en la imagen) puede parecer un vertedero o el resultado de alguien con un agudo problema de Diógenes, sin embargo, el valor de su propiedad asciende a cifras escalofriantes, que además incluye monumentos de la segunda guerra mundial, máscaras de la amazonia e innumerables detalles exóticos que a veces rozan lo esperpéntico, como su colección de 160 rocas de todas partes de Islandia en la que, asegura, viven elfos. Toda una personalidad a descubrir junto a su cine, que se proyectará en el salón de su casa el 30 de septiembre de 2012, previo pago de 1500 kr eso si (unos diez euros).

Se trata de un concepto que yo nunca he visto anteriormente y que me parece podría dar mucho de si (¿os imagináis haciendo esto mismo a Almodóvar o Amenábar?).

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!