El cine español llora la pérdida de Alfredo Landa

Esta tarde se ha dado a conocer el fallecimiento de uno de los actores más grandes que el cine español ha tenido, Alfredo Landa, a los 80 años de edad recién cumplidos y, según amigos cercanos, por una larga enfermedad.

Nacido en Pamplona, el actor debutó en el cine con el clásico Atraco a las 3, del director José María Forqué. A partir de aquí los éxitos se irían sucediendo a lo largo de los años 60 y 70, llegando incluso a convertir su apellido como un género propio, el LandismoEl verdugo de Luis García Berlanga, comedias de enredo con el macho ibérico como Cateto a babor y No desearás al vecino del quinto de Ramón Fernández o Vente a Alemania, Pepe de Pedro Lazaga son algunos de los más de 80 films que le acompañaron en esta época. También tuvo tiempo para el teatro con obras como Eloisa está debajo de un almendro o Ninette y un señor de Murcia.

Pero los 60 y 70 no fueron los años más prolíficos del actor. A partir de los 80, Landa trabajaba menos, pero las películas ya tomaban otro caliz. De esta nueva época son Los santos inocentes de Mario Camus, por el que ganó el premio como mejor actor en el Festival de Cannes junto a Francisco Rabal, El crack I y II de José Luis Garci, La vaquilla de Berlanga o El bosque animado de José Luis Cuerda, por el que recibió su primer goya como mejor actor, son algunas de sus películas más características.

Ya en los 90 sus trabajos en cine eran cada vez menos ya que decidió encaminar su carrera más a la televisión. Series como Por fín solos, Lleno, por favor o El Quijote de Miguel de Cervantes son algunos de los proyectos donde trabajó. En cine, cabe destacar su participación en La marrana de José Luis Cuerda, por la que se llevó su segundo goya.

Por último, ya en el 2000 Landa trabajó en su mayoría con José Luis Garci en las películas Historia de un beso, Tiovivo C. 1950 y Luz de domingo, que fue su última aparición. En 2004 se le diagnosticó un cáncer de colon y ya en 2007 dio la noticia de su retirada. En este año fue cuando recibió su tercer y último goya, en este caso honorífico, en donde pudimos ver a un Alfredo Landa mayor, cansado y tocado por la enfermedad.

120 películas son las que respaldan una carrera más que productiva. Yo he crecido con sus películas, así que gracias por todo tu trabajo. D.E.P.

Escrito por
Más de Elena Oteo