Videografía: ¡Calienten motores!

En esta ocasión, vamos a hablar de coches en videoclips. Es un hecho demostrado que prácticamente todos los músicos que consiguen hacerse un hueco más o menos importante en el mundillo, es decir, cuando pueden empezar a vivir de ello, una de las primeras cosas que hacen es comprarse un coche nuevo. La mayoría aprovechan para deshacerse de un cacharro heredado de su padre o de algún tío y en otros casos se trata de su primer coche. Arrancamos, nunca mejor dicho, con una carraca destartalada. La de Red Hot Chili Peppers en Scar Tissue.

Scar Tissue pertenece a Californication, el disco que supuso la vuelta de John Frusciante a la banda tras años de ausencia. Los Peppers ambientaron el videoclip de esta canción en las carreteras del desierto de Mojave. Un viejo coche, mucho polvo, unas cuantas vendas sucias y cualquier cosa que pudieran encontrar sobre la marcha y ya tenemos videoclip hecho, ¿muy simple? si, pero cuando la música es brillante, el resto son artificios.

Seguimos por el desierto y nos encontramos con Gorillaz, que huyen del tipico policía gordito zampadonuts de las pelis americanas, probablemente tras cometer un robo. Van a toda velocidad y han cometido la temeridad de dejar que sea Murdoc quien conduzca, de ahí no puede salir nada bueno. El poli se estampa con un poquito de ayuda de Noodles (gracias Noodles) y cuando creen que van a escapar… aparece Bruce Willis.

Otros que también van por ahí en coche son Audioslave. El coche es un polvoriento camaro que conduce Chris Cornell, quien no pierde la expresión de su cara ni aunque le persiga la pasma, dejando a todos sus perseguidores y adversarios fuera de combate. La canción es Show Me How to Live y el videoclip es un homenaje a la película de 1971 Vanishing Point dirigida por Richard Sarafian. Esta mítica película también ha sido homenajeada de diversas formas por Primal Scream, Guns n Roses y Quentin Tarantino.

Nina de The Cardigans era una chica rubia, dulce, mona, con una pinta de inocente que parecía no haber roto un plato en su vida. Y de repente nos sale con esto. Un coche polvoriento, una carretera americana, una chica vestida de cuero, con tatuajes, violando todas las normas de tráfico, conduciendo por conducir y de cualquier manera. Y es ella, la misma sueca con cara de niña buena conduciendo como una suicida…  genial, pero no lo hagáis en casa.  Este video tiene dos versiones que son básicamente iguales excepto por el desenlace, eso sí, no os voy a decir cuál es el que hemos puesto. Tenéis que verlo. Ah, y para quienes os preguntéis qué hace un video de The Cardigans en una web de música indie… bueno, el vídeo mola.

Hace calorcico en el desierto. ¿Apetece un helado? Pues bien, porque viene el heladero que no es otro que Billy Corgan en su carricoche sufriendo alucinaciones. Al hombre le ha debido dar mucho el sol en la cabeza y eso que por aquel entonces aún no se rapaba el pelo. La cosa empieza a desmadrarse hacia lo psicodélico según va encontrándose a otros Pumpkins por el camino y son los Smashing Pumpkins originales: el propio Billy, D’arcy, James y Jimmy, rechace imitaciones. Qué tiempos aquellos, qué jóvenes éramos todos.

Una panda de ladrones de bancos encarnados por Julian Barratt (Mighty Boosh), Nick Frost (Spaced, Shaun Of The Dead) y Michael Smiley (Spaced) van a efectuar un golpe y para ello cuentan con la ayuda del gran Noel Fielding (Mighty Boosh, The IT Crowd -Los Informáticos-) que les espera en el coche, listo para salir pitando de allí inmediatamente después de cometer el robo. Mientras espera, ha calculado que le da el tiempo justo para escuchar a Mint Royale, en concreto el tema Blue Song, y Noel se lo pasa pipa bailando dentro del típico Ford Escort que siempre se usa en los robos de bancos.

Uno de los que tampoco tienen miedo de pisar el acelerador es Jamiroquai, el británico Jay Kay tiene tres pasiones confesadas: los sombreros, las zapatillas y los coches deportivos. Por eso se organizó unas carreritas de ferraris por la costa almeriense al ritmo de Cosmic Girl. El hombre tiene reflejos, hay que reconocerlo, conduce a toda velocidad pero controla su máquina a la perfección. Eso sí, las caras que pone su copiloto son impagables.

Seguimos en España y con banda patria, Los Planetas, que son corredores de Scalextric en Pesadilla en el Parque de Atracciones y se echan unas carreritas que ni Alonso, Button, Vettel y demás pilotos de F1.  Y la niña ahi poniendo trabas y haciendo que la letra de la canción tenga mucho sentido, aunque parezca que no. Cuidadito con ellos.

Atención a este video de OK Go para Needing/Getting porque es una autentica genialidad: cómo utilizar un coche para hacer música. Fijaos que el único instrumento propiamente dicho que aparece en las imágenes es un ukelele (hay unos pianos y unas guitarras, pero…), el resto de instrumentos son ese Chevrolet. Parece mentira, pero en grabar y montar este videoclip tardaron cuatro meses y parte de su preparación incluyó que Damian Kulash, cantante de la banda, tomara lecciones de piloto de pruebas. Increíble.

Vamos a finalizar con unos fantásticos Beastie Boys que se inspiran un poco a cachondeo en aquellas series policiacas de finales de los 70 y 80, aquellas que habían sido creadas por gente como Steven Bochco o Stephen J. Cannell. Calles de San Francisco con Karl Malden y un jovenzuelo Michael Douglas es la que mejor representada está, pero tambien recuerda un poco a Canción Triste de Hill Street o Corrupción en Miami.  Sabotage es la forma de recordar a Adam Yauch dandole un lugar destacado en nuestra videografía. Te echamos de menos.