LOS MEJORES DISCOS DE 2016 (NACIONAL): DEL 50 AL 1

LOS MEJORES DISCOS NACIONALES DE 2016 - CRAZYMINDS

En las últimas semanas, hemos vivido una de las épocas favoritas de los que hacemos CrazyMinds, la elección de los discos del año. Afortunadamente, y para evitar agresiones y amenazas, lo hacemos vía digital, y conseguimos seguir siendo tan amigos. Eso sí, después viene la segunda parte con momentos como “¿por qué el disco que voté en el número 1 en la clasificación final está el 27?” o “no me creo que (poner disco x) esté en el Top 10, ¡qué vergüenza!“. Un año más, hemos sobrevivido y aquí están, en nuestra opinión, los 50 Mejores Discos Nacionales de 2016.

50. Fangoria – Canciones Para Robots Románticos

Fangoria regresan con un disco que suena a Fangoria. Tal cual. Canciones para robots románticos es el octavo trabajo de la formación de Alaska y Nacho Canut y no se complica la vida. La primera mitad del disco está producida por Guille Milkyway y se nota, pues contiene auténticos temazos pop como Fiesta en el infierno y la balada Disco Sally. La segunda parte, más electrónica y oscura, producida por Jon Klein, digamos que simplemente está ahí. En definitiva, un trabajo con más de lo mismo pero con unos cuantos buenos temas.

 

49. Linda Guilala – Psiconáutica

Psiconauta te ofrece 20 abrazos en forma de canción para tranquilizarte, cataratas sónicas en La última vez o en Accidente, brillantes melodías que, en algunos temas como Fobia Social o Abstinencia, nos asoman a paisajes de synthwave, el noise crudo de Anancástico. También aparecen momentos de indie pop como en Cayendo que nos sitúan en algunos lugares por los que siempre hemos transitado. La densidad de algunas canciones como cosas nuevas o ansiedad, se mueve entre los muros de sonido y la voz emocional y angustiada en algunas ocasiones de Eva, que se reparte entre las delicias instrumentales de Auto-Observación, Sinestesia o el final con Uroboros.

 

48. Shinova – Volver

Su cuarto álbum, Volver, es un disco que sigue la línea del anterior pero que incluye algunos temas que pueden convertirse en indispensables, que calan hondo desde la primera escucha gracias a sus melodías épicas y momentos que alcanzan una explosión sonora espectacular. Niña Kamikaze, Para cambiar el mundo o Volver son musicalmente impecables. En general un disco de rock refinado a su estilo, capaz de llegar a mucha gente.

 

47. Joan Colomo – Sistema

Es sabido que Joan Colomo es uno de los mejores showman sobre los escenarios. Sus conciertos son desconcertantes, divertidos, entretenidos y nunca parecidos entre sí. Conecta con el público y coquetea sin miedo con samples hilarantes.

Sin embargo, cuando Joan Colomo saca un álbum (ya lleva cinco) plasma en él todos aquellos pensamientos y reflexiones que puede tener una persona corriente, pero de una forma sencilla y hasta bonita. Sistema sigue la línea de sus anteriores trabajos: canciones cortas, algunas en castellano y otras en catalán. La idea es la misma: contar esas cosas que mueven a las personas. Pero la forma cambia según la canción. Hay temas acústicos, exóticos y pop. Colomo los junta en un disco sin miedo y el resultado es muy efectivo.

 

46. Viva Belgrado – Ulises

Su segundo LP, pese a lo que pueda parecer, no hace concesiones. Su screamo postrockero a lo Envy es una auténtica patada en los huevos. Pero, poco a poco, parece que el posthardcore de corte emo que los emparejaba más hacia unos Sunny Day Real Estate meets At The Drive In, se muta hacia texturas de postrock más cercanas a Explosions in The Sky, como vemos en temas como Por la Mañana, Temprano o en la instrumental Aeropuerto. Viva Belgrado ha aprendido a dar golpes certeros y no a mantenerse en una constante lucha por impactar en la cara del oyente. La hostia te la dan cuando duele. Y una parte importantísima son las impresionantes letras de Cándido, algo que se perdía en anteriores trabajos. Qué interesante la evolución de esta banda.

 

 

45. Odio París – Cenizas y Flores

El grupo barcelonés lanzó por fin su segundo trabajo Cenizas y flores, un álbum con el que no sólo superan a su anterior, sino que, además, aporta unos cuantos hits que esperemos sirvan para que no vuelvan a tardar tanto en volver a entrar en un estudio de grabación. Camposanto, y sobre todo, Geometría Coaxial, dejan bien claro lo mucho que se ha perfeccionado el sonido de la banda. Estribillos que pueden ser ‘intuidos’ entre la bruma sonora, la distorsión y un sinfín de capas, apuntando siempre a sus referentes evidentes, Los Planetas, pero con un solvente resultado musical propio.

 

44. Niño Burbuja – El Futuro No Existe

(…) Bajo la producción del Delorean Hans Krüger y con cambio de discográfica (ahora es Menta), la banda se ha empapado de dance ochenetero, tintes analógicos y cajas de ritmos para darnos un disco que, pese a lo movido y bailable de las canciones, oculta una sensación de melancolía y nostalgia, de miedo a crecer y de miedo a no encajar en una sociedad que te dicta que, si entre los 30 y 40 no tienes casa, coche, críos, perro y te vas de vacaciones, eres un puto loser.

 

43. Full – Tercera Guerra Mundial

La banda sevillana confirma, con su segundo LP, que tienen facilidad para transmitir frescura con un pop enérgico. Aunque no tomen enormes riesgos musicalmente hablando, sí dejan claro que su fuerte es la composición. Grandes letras que unidas a su forma y de transmitirlas tienden a cautivar rápidamente, como lo hacen en Aullando y Alabama. Unas melodías que sin perder su guiño al rock, sorprenden desde lo pegadizo del pop, siempre tomando mucha fuerza con esas voces tan líricas de Javi, además de unas guitarras con mucha personalidad y un bajo muy presente.

 

42. El Lado Oscuro de la Broca – Poderosa

Poderosa es una romería tenebrosa y misteriosa, pero con mucho de nuestras raíces. En su segundo largo, El Lado Oscuro de la Broca se han metido en ese grupo de artistas nacionales que acercan nuestra tradición a su propia música, y lo han hecho con total acierto. Y por qué no bailar.

 

41. Corizonas – Nueva Dimensión Vital

En este nuevo disco Corizonas consigue mantener su carácter y esencia de siempre, y al mismo tiempo experimentar con nuevos sonidos y nuevas formas de expresión artística. Desde el primero al último, cada uno de los temas es una crítica a la situación actual social, pero con un mensaje optimista como en Todo va bien, single del disco. Las letras con mensaje unidas a melodías pegadizas hacen de Nueva Dimensión Vital un conjunto de himnos a corear en sus conciertos.

 

40. Yo, Estratosférico – Potencialmente Infinitos

¿Valoración general? Ya les gustaría a muchas bandas consagradas sacar un álbum de este nivel. Y la razón de que sea su segundo disco nos hace pensar en el camino que se les abre a estos chicos es altamente fructífero. Un disco lleno de pistas frescas, con sabor clásico pero contándonos otras historias, haciéndonos pensar y abriéndonos las ganas de vivirlos en directo.

 

39. Depedro – El Pasajero

El Pasajero, grabado junto al grupo Calexico, es un disco reflejo de los anteriores, es Depedro en esencia pura, suena folk, a rock latinoamericano o soul de los 50. En su aventura personal en la que marida música e interculturalidad de una manera increíblemente cautivadora. El viaje es el tema principal del disco, dado que es donde siempre ha encontrado la inspiración para componer. El Pasajero puede ser cualquiera que compre el disco y al escucharlo se dé cuenta que también ha adquirido un viaje por el mundo.

 

38. Agorazein – Siempre

(…) Con un disco sin mucho fondo pero repleto de voluptuosidades en el género y las formas, Agorazein demuestran que les da igual que palo tocar; que con concentración e intención son capaces de hacerlo bien. Ya lo dice C. Tangana en Planes“me encanta que los planes salgan bien”. Así parece que su nuevo disco es una estrategia más que preparada o con unos objetivos muy específicos. Y aunque no vayan a verse realizados a nivel existencial, los madrileños se darán seguro unos cuantos baños de masas, harán otro tanto de dinero, y pasarán un buen rato, que oye, nunca está demás si no hay nada más.

 

37. Marcos Cao – Océano Caos

¿Os acordáis de La sonrisa de Julia? Seguro que sí, el problema es que desde que sacaron su último disco en 2013 poca gente sabe qué fue de ellos. ¿Vosotros lo sabíais? Seguro que no, pero tranquilos, ya estoy yo aquí para contaros un secreto a voces. Marcos Cao era el vocalista de la formación, y en este 2016 nos ha sorprendido a todos con su primer disco en solitario. Y así, casi sin querer, seguramente nos haya regalado uno de los mejores discos del año, lleno de matices, de los que le das al play, cierras los ojos y podrías estar así los 49 minutos que tiene de duración.

 

36. La Habitación Roja – Sagrado Corazón

Tras celebrar veinte años de carrera, los valencianos llegan con un álbum dentro su trayectoria sin riesgos ni grandes cambios pero de una gran estabilidad a base de grandes singles ideados para ser himnos. Como anunciaron antes de su publicación, “Sagrado corazón es un álbum con temas hechos desde y para el corazón de gente romántica y sin complejos.” Canciones pop/rock con un sonido muy reconocible de la banda, algunas tan frescas como la bailable You gotta be cool, el primer single, o el otro avance previo al lanzamiento del disco Nuestro momento.

 

35. Fuel Fandango – Aurora

Con una de las apuestas más arriesgadas del panorama musical español, Fuel Fandango ha mantenido su estela de innovación y mezcla para acabar creando uno de los mejores discos del año. En Aurora, el flamenco y la electrónica van de la mano acompañándose por el camino de ritmos pop, tropicales e, incluso, un aire oriental. Canciones como Salvaje o Primavera son, sin duda, las señas del disco: un torrente musical imposible de ignorar, pero se intercalan con temas muy distintos, como Today o Medina, donde pausamos las revoluciones para escuchar la maestría del dúo al juntar tal variedad de estilos. Un disco que te rompe los esquemas porque, sencillamente, no se rige por ninguno.

 

34. Da Souza – Gran Salt Endavant

Gran Salt Endavant (Famèlic 2016) lleva como título una referencia a aquel desastroso plan de desarrollo de Mao que tanto prometía y que tantas penurias trajo consigo. Sin embargo, los mallorquines Da Souza también podrían haber escogido este título para plasmar sus intenciones de convertirse en una banda consolidada. Y es que con su nuevo álbum están muy cerca de conseguirlo. Es un disco fácil de escuchar (y de disfrutar), con un ritmo y cadencia que atrapan  al oyente y lo llevan por todas las canciones sin perder hacerse tedioso en ningún momento. Un sonido que evoca a sus admirados Teenage Fanclub y que los hace fácilmente identificables.

 

33. El Guincho – Hiperasia

(…) Demos tiempo a ver cómo funciona esta última criatura en los directos, pues la concepción de un disco siempre tiene más aristas de las que parece y lo mismo no llevamos las manos a la cabeza y los tobillos a quince centímetros del suelo cuando tengamos la oportunidad de disfrutarlo en salas y festivales. Hiperasia, un disco sin herencia, un escalón de metal en la escalera de cocos y arena de playa.

 

32. Iseo – Last Night

¿Sabéis eso de breve y bueno, dos veces bueno? Pues en este caso se cumple a la perfección, solo tiene 7 canciones este maravilloso Last Night, pero es suficiente para que nos haya dejado boquiabiertos. Escucharlo mientras sostienes una taza caliente de té entre las manos y te envuelves en una manta es lo más maravilloso que he hecho en este año. Es un disco cálido y entrañable, que me ha permitido saber quién era esta chica. Yo antes no tenía ni idea de su existencia, pero a este 2016 le tengo que dar las gracias por descubrirme a Iseo y que ella nos regalara este Last Night. ¡Chapó!

 

31. Sr Chinarro – El Progreso

El nuevo trabajo de Luque y compañía mantiene el nivel de una de las bandas más reconocibles de nuestro país. Con su rock alternativo clásico y ciertas añadiduras de nuestra cultura, El Progreso se acerca a temas amorosos, pero en otras ocasiones añade guiños políticos y más afectados, de preocupación e inquietud.

 

30. Espanto – Fruta y Verdura

Pocos álbumes habrás escuchado este año en España con un mensaje tan directo, tan sincero y tan angustioso. Espanto sacan un disco ideal para una depresión clínica, con melodías coloridas y suaves que te sumen por igual en un enorme desconsuelo y en una plácida calma. Divertidos y socarrones, nos traen Fruta y Verdura, que no por estar desesperanzado tiene uno que dejar de disfrutar.

 

29. Turistas – Alud

(…) Alud significa mucho más que una montaña de nieve sobre los madrileños, para ellos la forma de creación del disco ha sido ver las canciones como una sucesión de experiencias vividas; unas capas que se van superponiendo a lo largo del mismo y que terminan formando un todo. Alud es el disco y las canciones sus sedimentos. Lo mismo ocurre cuando te pones a escucharlo. Un in crescendo relativo que se va acumulando poco a poco y al que se le añade un hilo narrativo o melódico entre canciones que suponen la buena encadenación y por lo tanto, la necesidad del que escucha de continuar haciéndolo.

 

28. Joana Serrat – Cross The Verge

Tal vez uno de los discos más bonitos de este 2016. Pese a que la portada nos parezca propia de algún grupo de Black Metal o de Shoegaze, lo cierto es que este Cross The Verge nos lleva hacia un hipnótico viaje a través del folk pop o el country rock. Sonidos acústicos, sencillos, voces tenues y arreglos oníricos, paisajes de la Norteamérica rural y viajes por carreteras infinitas en un disco en el que nada destaca por encima de todo porque todo está en su justa medida y en el que nada falta.

 

27. Señores – La Luz

(…) En su nuevo disco, sin abandonar las claves esenciales de una banda con la distorsión habitual del indie/rock noventero, el grupo bilbaíno ha conseguido unas canciones más redondas y melódicas. Siguen sonando a esas bandas estadounidenses de rock con cruces punk, pero ahora desprenden una frescura propia del pop. Han intentado ser menos crípticos y lo han conseguido con unas majestuosas letras. Canciones emocionantes tanto por el contenido como por la forma de ser cantadas por Goiko, un artista brillante en todo lo que escribe y canta. Como siempre temas de mucho contenido social…Aunque un par de ellas incluso reservadas al amor. Hasta se han quitado todos los complejos, comenzando con una intro muy profunda con el nombre del disco: La Luz.

 

26. Delafé – La Fuerza Irresistible

Óscar D’Aniello, tras más de diez años capitaneando, primero Facto Delafé y las Flores Azules y después Delafé y las Flores Azules, se encuentra tripulando la embarcación sólo junto con Dani Acedo en cabina. En 2016, ya como Delafé a secas, han publicado La Fuerza irresistible, ahora más sobrios, oscuros y electrónicos, pero con los mismos grandes versos de siempre, llenos de mensajes con bala. Canciones llenapistas con sonidos que siempre abrazan el espíritu de la música negra, pop, hip-hop, soul, funk, electro, disco, para dar ritmo al inconfundible parafraseado de Delafé.

 

25. Los Nastys – Noche de Fantasmas Con Los Nastys

Experimentos etílicos con alguna que otra letra inteligente y un buen bajo. Pero leamos qué dicen ellos de ellos mismos: “Hablar de Los Nastys es redescubrir todo ese caos creativo y punk que heredamos de los 80 madrileños. Hay hostias a lo Parálisis Permanente, pasión macarra Pegamoide, cinismo a lo Derribos Arias y sobre todo muchas ganas de fiesta de las del Rockola. Todo vale”. No os los deberíais perder.

 

24. The New Raemon & McEnroe – Lluvia y truenos

Pocas veces se ven discos conjuntos que no se queden en una anécdota descompensada. En Lluvia y truenos, dos de los nombres más interesantes de nuestro país se reparten gentilmente el protagonismo en una colección de piezas sencillas y accesibles. Un álbum perfecto para acompañar la soledad de un día sombrío y emocional.

 

23. Mourn – Ha, Ha, He.

(…) Mourn representa el inconformismo más inmediato de una generación decepcionada, con cánones tan marcados como alejarse de lo establecido por la sociedad y seguir sus impulsos e ideales sin ningún tipo de filtro. Ha, Ha He presenta la lealtad al ruido e intensidad que evocan desde sus inicios en 2013. Después de haber quemado etapas de enorme complejidad que les han hecho mejorar muy rápido, seguimos viendo aquel descaro y desparpajo sobre el escenario sin explosión musical de sus inicios pero con una máxima en el horizonte, la búsqueda de un sonido propio y exclusivo. Está claro que el futuro está en sus manos.

22. Modelo de Respuesta Polar – Momentos Similares

En su tercer disco,Modelo de Respuesta Polar nos atrapan con canciones aparentemente sencillas, un sonido pop efectivo, unas letras desgarradoras y directas, contando unas vivencias de lo cotidiano y del lado más íntimo. La banda, definitivamente, acaba de dar con la tecla gracias a una evolución y las letras de Borja Mompó, que cobran una nueva dimensión con una voz mucho más personal y fuerte. De este emocionante disco, Dos amigos y Momentos similares son dos singles que representan claramente esa emoción, de pop rock sin miedo a componer desde la sinceridad más directa y absoluta, acompañada de una eléctrica belleza. Y es que a diferencia de su anterior disco, El Cariño, se han servido musicalmente de pocos teclados, cediendo el protagonismo a las guitarras.

 

21. Varry Brava – Safari Emocional

(…) Safari Emocional es una incursión por la jungla de la vida, en la cual podemos pasar por bellos momentos y también algunas adversidades, y estos animales del pop se adaptan a todo y se mueven como pocos en su hábitat natural. Capaces de mostrar su lado más canalla, fiestero, hedonista y bailable, pero también su lado más íntimo y personal, en los que la canción se pone más emocional y desgarradora. Al final siempre logran convertirnos en su presa dentro de la pista de baile.

 

20. WAS – Gau Ama

La banda bilbaína que fuera We Are Standard da un paso adelante desde la producción hasta la seriedad y sobriedad de su proyecto. Con un sonido más bailable y exótico, Gau Ama suena fresco y atractivo, gracias a sus exquisitos sintetizadores y sus bailongas bases rítmicas.

 

19. Quique González – Me Mata si Me Necesitas

Me mata si me necesitas es el décimo álbum de Quique González, grabado en la Casa Murada (Tarragona) con producción de Ricky Falkner.  Quique es, sin duda, el autor que mejor adapta el estilo Nashville a nuestra escena nacional. Rock americano del corte más clásico, electrificación del folk de los sesenta y setenta para mezclarlo con el country y dejarnos recuerdos de discos clásicos que van de Bob Dylan a Ryan Adams.

 

18. Melange – Melange

Un poco de mestizaje para nuestra lista. Rock psicodélico, folk o space rock se dan cita en el álbum homónimo que confirma a la banda madrileña como una de las formaciones jóvenes más interesantes de nuestra geografía. Melange es largo, tiene desparpajo y muy pocos complejos, además de haber sido producido maravillosamente en Producciones Peligrosas (Granada).

 

17. Viva Suecia – La Fuerza Mayor

Viva Suecia logran calarnos con su primer LP compuesto por 6 temas nuevos y 5 más rescatados de su primer EP homónimo, todo esto bajo la producción de Paco Román (Neuman), el cual ha conseguido trasladar su influencia de sonidos post-rock. Grandes composiciones, de melodías y letras sumergidas en un cautivador ruidismo, potentes guitarras que van cobrando fuerza a medida que avanza la canción, siempre bien acompañadas del buen trabajo al bajo y las baquetas. Los murcianos ya son una de las bandas llamadas a suceder en el trono a alguno de los grupos de la escena nacional.

 

16. El Último Vecino – Voces

(…) El Último Vecino presentaba el pasado 4 de marzo, Voces, su segundo largo que nos llega como continuación del autodenominado y aclamado primer álbum con el que los barceloneses se ganaron un hueco en festivales de todo el país. Pero de esto hace ya dos años y ahora nos traen este nuevo trabajo al que ya hemos podido darle las primeras escuchas y deleitarnos con ese sonido inconfundible con el que todos hemos crecido. Y es que ese sonido techno-pop que El Último Vecino propone consigue transportarnos a bandas como los mismísimos The Smiths, con algunos matices de The Cure.

 

15. Atención Tsunami – Silencio en la Retaguardia

(…)  Sí que es cierto que este Silencio En La Retaguardia es otra advertencia, otro toque en el hombro para que entendamos que aquí pasa algo, que esta gente está trabajando en algo muy propio, muy reconocible, y de un nivel realmente alto. Un nivel al que no responden muchas otras agrupaciones de España que tienen más caché, y que esperemos un día alcancen ellos, autores de nuevo de uno de los discos nacionales del año. Y larga vida al Afrocore.

 

14. Delorean – Muzik

Con cada disco que presenta Delorean aumenta la expectación. Su fórmula de cambio de registro y sonido a medida que aumentan sus trabajos de estudio crea un factor sorpresa que no se desvela hasta que se ha escuchado el disco de arriba y abajo. Siempre hay que tener los oídos bien abiertos y estar preparado para no estarlo. En su séptimo álbum de estudio han decidido seguir la estela house con una base electrónica sencilla, dando lugar a un sonido limpio.

 

13. Manel – Jo Competeixo

El valeroso acto que ya se reconocía en Atletes, Baixin De L’Escenari (2013) por medio de cierta “experimentación” -guitarras, teclados, ritmos variados- se convierte en el ingrediente principal de Jo Competeixo. Un salseo, salvo en excepciones, tremendamente acertado. El álbum viene producido (primer productor externo) por parte de Jake Aron, que ha trabajado con bandas del calibre de Grizzly Bear, tUnE yArDs o Chairlift, y que se hace notar desde el primer hasta el último segundo del largo.

 

12. Hola a Todo el Mundo – Away

(…) Esperemos pues encontrar a los HATEM en la temporada de festivales que en breves comienza. Será una muy buena ocasión de defender un disco al que quizás la vuelta de rosca que ya despuntaban ofrecer en anteriores giras, luzca con fuerza en estas canciones. A pesar de todo, no parece que HATEM busquen nuevas fórmulas, quizás un poco acomodados, quizás con pocas ganas de generar un material más agresivo, se desarrollan en una liga, apasionante y de nivel, pero que ya conocemos.

 

11. Juventud Juché – Movimientos

(…) Se suceden un par de temas y es evidente que el sonido es mucho más pulido que en Quemadero (2014). La banda ha evolucionado, y las letras son la prueba de ello. Javier tiene eso, esa cosa que se tiene que tener para hacer la música que hace. Me explico: Javier siente lo que hace. A veces con eso es más que suficiente, ¿no? De eso va la música. De sentirla. Y después, escupirla, metérsela en la boca y vomitársela al primero que te mire.

 

10. Novedades Carminha – Campeones del Mundo

Campeones del mundo es el disco que ha consagrado al grupo gallego, y no es para menos. Es un soplo de aire fresco en la cara, desde el primer acorde de Que dios reparta fuerte hasta el último de Campeones del Mundo. Es muy diferente a lo que estamos acostumbrados, y eso se agradece. Es de esos discos que no te cansas de escuchar, y que si escuchas en directo ya te termina de enamorar.  Lo dicho, si no lo habéis hecho aún, escuchad Campeones del Mundo porque no os va a decepcionar. Así que mucha suerte para estos galleguiños, porque lo van a petar muy fuerte.

 

9. Hinds – Leave me Alone

(…) Leave Me Alone no es solo el título del LP si no que también nos da una pista de como son estas chicas. Poco más de media hora dividida en 12 canciones que repasan las vicisitudes del amor, de la vida, de la soledad, de la amistad. Puede que no sean letras profundísimas, pero sin duda dan justo en el clavo “I need you to be around my legs and stop complaining about the rain” predican en Bamboo, una de sus canciones más aclamadas. Sin embargo, estas canciones parecen ser el antónimo del título que las recopila, ya que todas son profundamente personales, alejadas de ese “déjame sola” que proclama la carátula con ellas cuatro juntas, en su máxima representación.

 

8. Miss Caffeina – Detroit

(…) Los madrileños arriesgan y evolucionan con cada nuevo trabajo. En esta ocasión nos ofrecen un álbum que se aleja del indie rock al que nos tenían acostumbrados. Han tomado una dirección hacia un rock más electrónico y sobretodo hacia un synth-pop con estilo new wave muy 80’s. Aunque las guitarras siguen siendo la base de la fortaleza de Miss Caffeina, en esta última creación los sintetizadores han tomado protagonismo, y hacen sonar los temas dentro de una atmósfera envolvente y futurista. Este disco suena a muchos recuerdos de otras décadas, a lo que se bailaba en los 80’s, al techno-pop de principios de los 90’s, dependiendo de la canción, nos vienen a la cabeza Depeche Mode, New Order…Pero también revive detalles del sonido Motown, nacido en los 60’s en la misma ciudad que da nombre al disco.

 

7. Belako – Hamen

Pese a su juventud, con este disco producido magistralmente por el propio Josu Billelabeitia (guitarra y voz ocasional del grupo) han demostrado una gran madurez, haciendo lo que ellos han querido hacer, mezclando en un mismo álbum poderosas guitarras (Guk Emanez), bajos afilados (Fire Alarm, que por cierto abre el disco de manera espectacular, como una declaración de intenciones), sintetizadores (Mum, Track Sei), electrónica (Fire Alarm) o sonidos más oscuros (Crime), jugando también con el idioma mezclando el inglés con su lengua natal, el euskera, en temas como el maravilloso Hegodun Baleak. En definitiva, un disco redondo que lo tiene todo, conquistándonos desde la primera escucha y enamorándonos del todo en sus poderosísimos y enérgicos directos.

 

6. Sidonie – El Peor Grupo del Mundo

(…) En resumen, decir que es un disco grabado en los estudios Blind Records de Barcelona y que ha sido producido por Santos, Fluren y el gran Ricky Falkner. Deciros que gracias, que lo habéis vuelto a conseguir. Sidonie han hecho un homenaje muy necesario a la música española, y digo necesario porque es evidente que hay un injusto monopolio anglosajón de la cultura. Erais un diamante en bruto que habéis sabido pulir vosotros solitos. Axel, Jes y Marc, sois una joya necesaria en este mundo.

 

5. Iván Ferreiro – Casa

(…) Cuando en un juego quieres salvarte, cuando te quitas los zapatos nada más entrar, cuando suspiras a… en todos esos momentos estas en casa. Donde, al cerrar la puerta, puedes llorar, puedes reír, puedes gritar. Donde te sientes cómodo, donde no tienes que fingir, donde eres tú realmente.  Y donde están los tuyos. Ese lugar es casa y de todo eso está impregnado lo último de Iván Ferreiro.

Iván vuelve a su hogar y nos hace parte de él. Porque su vuelta, tras 3 años de pausa discográfica, también es CASA. Las fotos de promoción del disco, en las que está “repanchingando” en un sofá también son un reflejo de lo que quiere transmitir, que hace tiempo que no tiene nada que demostrar pero sí nuevas caras que enseñar.

 

4. Mucho – Pidiendo a las puertas del infierno

(…) Como diría uno de mis locutores favoritos, lo nuevo de MuchoPidiendo en las Puertas del Infierno, es un MELOCOTONAZO (pero no de la semana, ¡del año!) se mire por donde se mire. El grupo formado por Martí Perarnau, Víctor Cabezuelo, Miguel de Lucas y Carlos Pinto se ha marcado un claro punto de inflexión en su carrera musical.

(…) Más allá de lo que fueran o de lo que lleguen a ser, Mucho han clavado sin duda este tercer álbum, dándoles notoriedad y popularidad a mayor escala.

 

3. Love of Lesbian – El Poeta Halley

(…) Por si todavía no ha quedado claro que El Poeta Halley va a marcar un antes y un después en la carrera musical del grupo (otro punto más de inflexión), hay que destacar la forma en la que el disco cala en el oyente de una forma tan especial que cuando acaba el último verso recitado por Serrat: Y a brillar, que son dos sílabas; uno se queda tan alucinado que tiene que volver a darle al play y recapacitar, intentar averiguar si este amor lesbiano habla de ellos o habla de ti. Porque, ¿quién es realmente ése poeta que ha decidido ver la luz un año bisiesto? Una duda que ya se plantea en Planeador: “Dime si aún estás aquí y yo/volveré a considerar/ser pacífico y atlántico/la que El Ícaro directo al Sol/le llamaban Halley Star y soy tú/Y eres yo”.

 

2. Triángulo de Amor Bizarro – Salve Discordia

(…) En Salve Discordia no iba a ser menos, pura verticalidad y cada vez más desarrollos y variaciones instrumentales que hacen que su música suene con forma propia, intencionada, e inteligente, tres elementos que definitivamente faltan en cualquier escena de nuestro país.

(…) Mientras no podemos esperar a ver todo esto en directo, podemos al menos seguir escuchando obsesivamente este enésimo acierto de Triángulo de Amor Bizarro. La nueva celebración diabólico-revolucionaria-infernal-anti-todo-pro amor de los gallegos es, seguramente, no el disco nacional del año, sino uno de los mejores productos que ha salido de nuestro país en varios cursos. No hay competición para TAB, ni habrá sumisión para el oyente de Salve Discordia.

 

1. León Benavente – 2

(…) Crearse expectativas no es bueno, pues podemos caer en el desencanto de éstas frente a la realidad, pero en este caso, con la primera escucha nos ocurrió justamente lo contrario. Este segundo álbum ha superado nuestras expectativas. León Benavente han ido más allá, y han conseguido un disco casi redondo. A lo largo de las 9 canciones que componen el disco, nos encontramos con un sonido mucho más complejo, más oscuro en ocasiones, otras veces rozando el spoken world, canciones con toques psicodélicos o de synth pop, sin renunciar a las melodías que nos conquistaron ya con su álbum de debut. Y qué decir de las letras, directas, irónicas, algunas te dan una bofetada de cruda realidad, otras pueden resultar descaradas, prepotentes y obscenas.