Homenaje a David Bowie: Nuestros favoritos

DAVID BOWIE

Todos los que hacemos CrazyMinds cada día nos hemos quedado huérfanos con la muerte de David Bowie, a quien admirábamos y que había sido una presencia musical y artística constante en nuestras vidas. De ahí que queramos despedirnos compartiendo nuestras canciones preferidas del genial artista.

Álex Vidal: Como si fuese un entrelazamiento cuántico, mis recuerdos de Bowie proceden del futuro. Todas las canciones se sitúan en la vanguardia, zapadores que realizaban incursiones en géneros que hollarían cientos de artistas que siempre le pisaban los talones y casi nunca lo alcanzaban, y por eso mismo quedarán en el limbo de lo eterno, en contraposición al infierno habitual de lo efímero. Y, como paradigma, para mí su mejor canción es, precisamente, una composición cuya estructura está anclada diez años en el futuro: _Blackstar_

 

Vanesa Carro: Me voy a despedir del genio con una canción que siempre me hace bailar como es Let’s Dance. Recuerdo el vinilo que mis padres me regalaron de cuando ellos eran jóvenes y recuerdo decir constantemente que cuando El Duque Blanco decidiera volver a Marte, la historia de la música se quedaría huérfana. No se puede describir una pérdida tan inmensa.

Jorge Híjar: David Bowie apareció en mi vida por casualidad. A principios de los 90, siendo aún un niño que descubría la música, toda mi atención era para la música de Queen, y por tanto descubrí a Bowie gracias a su dueto con Freddie Mercury para Under Pressure. Curiosamente, fue con Mercury con quien comprobé, con tan solo 11 años, lo doloroso que puede ser perder a alguien a quien admiras. Aquel día de noviembre derrame las lágrimas de un niño que no entendía por qué esa voz prodigiosa se apagaba por una enfermedad que no entendía. Hoy no he llorado, pero me he sentido perdido, confuso y aturdido. Gracias por todo David.

Silvia Tinoco: Mi infancia es de The man who sold the world. Me llamaba la atención cada vez que la escuchaba y tenía que dejar lo que estuviera haciendo para tararearla. Y como siempre hemos tenido el Aladdin Sane en casa, Time o The prettiest star son otras de las canciones que están en mi lista y que se podrían salir de las tradicionales. Luego llegó Rebel, rebel y Under pressure con Queen. Era el camaleón, el Duque Blanco… era lo que tenía asociado a EL Artista, con mayúsculas. También ha sido casi el único artista internacional del que mi padre, tan de música española siempre, ha sido fan y yo tenía que descubrir por qué…

 

Jorge de Alanza: Yo recuerdo una noche de verano, hace ya eones, en la que me quedé solo en casa y en la 2 estaban echando Yo, Christiane F.  La obsesión de la protagonista por Bowie, al que apenas conocía, era algo que no entendía. Hasta que aparecen las escenas del Bowie en su encarnación de inicios de los 80 con esa Station to Station que, sin que yo lo supiera me dejó absolutamente fascinado. No volví a Bowie realmente hasta que Nirvana lo versionó en su unplugged y entonces el click entre las imágenes que de Christiane F quedaron en mi subconsciente y ese The Man Who Sold The World en versión Cobain me hizo abrazar al Starman para no soltarlo jamás.

 

Alejandro García Gosálvez:Al volver del colegio mi padre me ponía videoclips que en muchas ocasiones eran de Bowie, y envidié  la heterocromía de sus ojos hasta que me enteré de que se lo hizo por un mal puñetazo en una pelea de recreo. De todas sus canciones me quedo con Rebel Rebel que me sirvió como puerta a la adolescencia y mis gustos musicales actuales.

 

Montserrat Sacher: Él ya estaba en la vida de muchos cuando le escuché por primera vez, por lo que es como si Bowie siempre hubiera estado y estaría ahí con su música. Reconozco que como actor nunca me llamó la atención, aunque en sí mismo lo fuera con sus discos y lo que representaban; siempre pensé que una persona como él quizás no durmiera bien entre tanto que hacer e imaginar. No podría elegir (no me gusta tampoco despedirme), pero Sound and Vision, tan simple, tan tranquila y armónica me parece una buena canción.

 

Diego Moya:Quizás se salgan un poco de lo que la gente ama de Bowie, pero mis favoritas a partes iguales son Ashes to Ashes y China Girl… Aunque mi principal recuerdo de Bowie es la primera vez que escuché Space Oddity, la cual me produjo una especie de calma difícil de describir. De hecho, creo que Space Oddity es una canción que ella sola responde a muchas preguntas.

Karen Montero: Modern Love. Aunque ya había escuchado antes a Bowie y me gustaba mucho, me parece muy tierna la conexión que hay entre una escena de la peli Frances Ha con esta canción, y me parece una canción para los sueños que pueden hacerse realidad.

Virginia Barbero: La verdad, soy una canija para haber podido seguir a Bowie de cerca pero todo lo que he escuchado de él y todo lo que me gusta es gracias a mi padre, y Bowie no podía haber sido menos. Sería complicadisimo decantarme por una sola canción, pero así sin pensármelo mucho The man who sold the world es la primera que se me viene a la cabeza y con una de las que he crecido.

 

María Toro: Soy consciente de que Space Oddity es un himno, pero mi favorita es Fame. Imprescindible.

 

Claudia Carrasco: Mi primer recuerdo de Bowie es de cuando vi de pequeña Dentro del laberinto. Al principio me daba miedo, y hasta que no crecí un poco no empecé a escucharlo. Ah, y mi canción favorita es Heroes…