Homenaje a David Bowie: Nuestros artistas comparten sus principales recuerdos

DAVID BOWIE

La muerte de David Bowie nos ha dejado desolados, desconcertados, confundidos… Cuando estábamos celebrando su regreso, su nuevo disco Blackstar, nos levantamos de repente con la noticia de que nos ha dejado para siempre, y comenzamos a sentir un vacío imposible de rellenar. Porque músicos hay y habrá muchos, genios hay y habrá muchos, pero alguien como David Bowie solo ocurre una vez en la historia. El genio nos ha dejado, pero no la enorme influencia que ha tenido en generaciones de músicos. Nos hemos puesto en contacto con artistas y bandas de nuestro país para que nos cuenten qué ha significado la música de Bowie para ellos.

McEnroe: Mi primer recuerdo de David Bowie fue escuchando The Rise and Fall of Ziggy Stardust con mi primo. Era una época nebulosa en la que pasábamos de escuchar musica disco a descubrir a los grandes. Me impresionó mucho cuando escuché Starman.

Como grupo, no nos ha influenciado mucho musicalmente. Esa primera época me gusta mucho pero despues no le seguí. Tiene canciones maravillosas que me han marcado muchísimo y, sobre todo, creo que era un cantante impresionante.

Entre sus canciones, hay muchas pero si me tengo que quedar con una creo que sería Five Years. Me hace feliz escucharla y siempre la canto a duo con él.

 

Diego (Disco Las Palmeras!): Creo que lo primero que recuerdo de David Bowie es la película Laberinto, es un recuerdo borroso, de un niño, casi ni puedo recordar la película. A su música me acerqué años más tarde, su figura me resultaba muy inquietante y a veces incómoda, algo hortera, me parecía un tío raro. Sin embargo cayó en mis manos un recopilatorio y me enamoró, después me hice con el Ziggy Stardust y el The Man Who Sold The World, que me parecen sublimes y quedé prendado.

Creo que nos ha influenciado directamente su música en su forma de hacer armonías, cambios de tono…, especialmente en canciones como La calma, pero también nos ha llegado a través de gente que ha sido influenciada por él, gente como Pixies o Sonic Youth. Pero además es todo un icono para el underground en su búsqueda de nuevas formas de buscar armonías, melodías y timbres, y en su discurso estético, siempre de manera muy individual y radical. Si piensas en alguien así, lo que haces es actuar de manera similar, pensar como lo haría él, más que fijarte en lo que él hizo, pues ahí está su grandeza, tratar de sonar como Bowie no es ser muy fiel a su legado, él nunca lo haría.

Como canción favorita, podría decir muchas, pero me voy a inclinar por Ashes to Ashes, es una canción bastante rara de estructura y muy original, además usa elementos que normalmente ni me gustan, como el slap bass, pero él los introduce de manera muy particular, contraponiéndolos al sonido de caja, te pillan como de imprevisto. La melodía es preciosa, es de esas canciones que te van atrapando, al principio parece que no va a ningún lado, pero va creciendo hasta el clímax y vuelve a enlazar con el principio dando una sensación de cierta placidez. Una maravilla.

 

Óscar y José (Yo, Estratosférico): Recuerdo ver el video de pequeño y fliparlo con el arlequín y los colores. Esa canción me volvió a remover con la serie de la BBC, secuela de la gran Life of Mars.

Cuando sacamos el disco de Japonés Hablado, un amigo dijo sobre Baumgartner que le recordaba a un primer Bowie. No sé si acertó, pero nos encantó esa comparación. Creemos que siempre ha influido directa o indirectamente en el sonido del grupo y no solo a nosotros.
Hay infinidad de versiones sobre Bowie pero lo más sorprendente es la cantidad de guiños sobre su obra musical, letras que hablan de Heroes o del Major Tom de Space Oddity y grupos de distintas etiquetas.
Podemos ser Héroes, solo por un día, pero David Bowie lo es para una eternidad.

 

Jimena (Gatomidi): Nos tenemos que remontar a la infancia, supongo que será un tema generacional. Fue con película Dentro del Laberinto con la que conocimos a Bowie, evidentemente sin saber en ese momento su magnitud, pero con esa película ya nos fascinó su personaje al ritmo de Dance, baby dance.

Y  también muchos, muchos viajes en el coche con Starman, Héroes y Under Pressure sonando sin parar. Nuestros padres y hermanos nos ayudaron a ser fans de uno de los músicos más influyentes, sin duda, de la música pop, con el que por suerte hemos coexistido.

Además, seas o no fan de Bowie, sin duda tu música está influenciada por él, porque son tantos los artistas a los que ha influido que consciente o inconscientemente Bowie se encuentra en la música que compones. No es casualidad alcanzar en vida la categoría de leyenda. Son tantos los pasajes de su obra en los que se han basado artistas como Led Zeppelin, Placebo, Pixies… y cuanto más lo escuchamos más nos damos cuenta de ello.

No es nuestro caso, nosotros somos conscientes de que nos influye. Y nos encanta. Pero diríamos que su poder de reinvención, ganas de explorar estilos sin necesidad de casarse con ninguno de ellos solamente dejándose llevar a donde le conduzca la música… Creemos que en ese sentido hemos adoptado la misma conducta .

Es toda una suerte poder decir que hemos sabido apreciarlo en vida, porque muchos genios han sido los que se nos han escapado y a este por fortuna le hemos disfrutado desde pequeños.

En cuanto a una canción favorita, seguramente con cualquiera que escojamos al momento nos arrepentiríamos de no haber puesto otra. Pero hoy, con todo lo que esto conlleva nos quedaríamos con Live on Mars o Starman, por el deseo de que sea él quien nos esté esperando en las estrellas.

The man who sold the world interpretada por Nirvana o Transformer de Lou Reed en que Bowie hizo las labores de productor son algunos de los legados que nos ha dejado, y que no podemos pasar por alto.

 

Apartamentos Acapulco: Nuestro primer recuerdo de Bowie es asociado a su faceta como actor, pertenece a la película de El Laberinto (rodada en el año 1986). Nosotros éramos pequeños y era inevitable no quedarse impactados con el papel que interpretaba como rey de los Goblins.

Musicalmente, Bowie pertenecía a ese grupo de artistas que forman parte de la colección musical de cualquier amante de la música. Es imposible que de alguna manera u otra formen parte de tus influencias musicales. En concreto sobre la figura de Bowie, nos inspira mucho su parte más transgresora, la forma en la que rompía moldes sin importarle mucho mas allá de lo que él creía y hacía. Creo que esta parte de él, para los que nos dedicamos a la música, es una de las más importantes en las que inspirarnos.

Nuestra canción favorita de forma unánime es Space Oddity, sabemos que es fácil recurrir a ella pero es que nos parece una maravilla. Es evocadora, te transporta allí donde el quería transportarte y es imposible escucharla sin que se te ponga el vello de punta, es una auténtica obra de arte.

 

Ana y Carlos P. de Tudela (Her Little Donkey): (Carlos) No sé si es el principal, pero sí el primero: recuerdo cuando, siendo un preadolescente, vi el videoclip de Space Oddity por la tele y quedé flipado. Sobre todo porque, siendo un video del año 1970, me parecía muy vanguardista.

(Ana) Quizás no el principal pero sí el que más me impacto. La primera vez que vi la película Dentro del laberinto y aparece Bowie cantando con su épica y con semejantes pintas me dejó con ganas de ver la película una y otra vez. Por aquel entonces era muy pequeña pero hoy en día me sigue encantando.

(Carlos) ¿Cómo no influenciarnos? Si Bowie fue capaz de tocar todos los géneros y hacerlos suyos. Obviamente quizá tenemos más de su época berlinesa que de la de Ziggy.

¿Y canciones favoritas? (Carlos) Uffff ¿Hay tantas? Te diría que últimamente mi favorita es Station to Station. Creo que ese disco y Young Americans está demasiado eclipsado por la estela de otros más famosos y con más repercusión mediática.

(Ana): Rebel rebel y Heroes son hits de toda la vida, siempre han estado en el subconsciente. Sin embargo, tal y como se han desarrollado los acontecimientos, su último single Lazarus pasará a la historia como la canción más premonitoria jamás escrita.

 

Emilio (Autumn Comets): Creo que mi principal recuerdo relacionado con Bowie no tiene que ver con su música. Es su actuación en Dentro del laberinto, ya que vi esa película de crío como 15 veces antes de descubrir lo que era el rock and roll. Creo que para mi siempre será el señor con la bola de cristal en la mano y el peinado a lo Maria Teresa Campos.

Más que su música (aparte del disco de Ziggy Stardust que me lo sé de memoria, no tengo ningún disco más suyo) lo que me despierta un gran respeto por Bowie es su capacidad para reformarse a lo largo del tiempo, de mantener un estilo personal pero sin cerrarse a la actualidad musical del momento a lo largo de las décadas. No hacer siempre el mismo disco para contentar a los fans (un poco como hacía Motörhead… descanse en paz Lemmy… no sé si coincidirás con David allí donde estés) sino ser siempre un artista inquieto y rodearte siempre de gente con talento.

Diría que mi canción favorita es Rock ´N´ Roll Suicide porque siempre la pedimos cuando vamos al karaoke de Mostenses, así que es la canción de Bowie que más he cantado, y por tanto, que más siento como mía, ya que cantar una canción en el fondo es hacerla tuya.. y esta no es nada fácil de cantar.

 

Luismi (Tigres Leones): Tengo muchos recuerdos relacionados con David Bowie. Pero ahora me gusta recordar los primeros, que al vivir en los 80 tienen que ver con sus videoclips. El que más recuerdo es el de Blue Jean. Y luego todos los de Let’s Dance. En los 90 en Telemadrid, mucho antes de la debacle, todas las tardes emitían un programa de música. Durante uno de ellos el presentador contó que uno de los colaboradores había fallecido y que su artista favorito era Bowie. Así que acabaron con el clip de Ashes to Ashes para recordarle. Se me quedó toda la secuencia grabada (y han pasado 25 años).

No me suelen gustar especialmente los artistas que dicen o que parecen influidos en exceso por David Bowie. Bowie es como un prisma. En él convergen un millón de rayos de luz y lo que sale no tiene nada que ver. Aunque junto con la Velvet y Jane’s Addiction es de los pocos que aún me gusta tocar con la guitarra, no creo que su música me haya influido para componer directamente. Cuando escucho a Bowie lo escucho por puro placer.

Obviamente, elegir una única canción de Bowie es imposible. Hay muchas Ashes to Ashes, por su piano afilado y su estribillo absurdo y perfecto; Moonage daydream, que es épica y surrealista; Quicksand, porque resume el siglo XX entero, y Candidate, porque contiene una frase que me obsesiona desde siempre “I guess we could cruise down one more time. With you by my side, it should be fine. We’ll buy some drugs and watch a band, then jump in the river holding hands”. De escalofrío.

Opatov: El principal recuerdo relacionado con David Bowie fue descubrir The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars en el instituto. Teníamos 16 o 17 años y nos quedamos fascinados. Durante un tiempo no escuchamos otra cosa.

Como músicos, hemos escuchado mucho algunos discos o épocas de Bowie, de ahí se nos puede pegar algo queramos o no, pero lo que nos ha influenciado o hemos aprendido más de él es su poco miedo al cambio, evolución constante y, sobre todo, visión y transgresión. Siempre hablamos de él como el chico más listo del rock.

Hablando de canciones, hay muchas pero nos quedamos con Rock and Roll Suicide. Durante un tiempo, debía ser 2008, pedíamos que sonara justo antes de subir al escenario. Llevábamos un CD con solamente esta canción y se lo dábamos al técnico para que la pusiera. Poco después quedó inmortalizada en la piel de Carlos.

 

Murciano Total: No tengo un recuerdo puntual sobre Bowie, creo que ha formado parte de toda mi vida,
siempre hay un momento en que volvía a escucharlo y me hacía descubrir algo nuevo

Como músicos, nos ha marcado mucho, no creo que haya grupo al que no le haya influido de una manera u otra.

Imposible elegir una sola canción, pero diré Starman porque es simplemente una de las canciones más hermosas que se han hecho en la historia de la música.

 

Fernando Alfaro: Mi primer encuentro fue en las estanterías de las tiendas de discos. Siendo yo niño, a mediados de los 70. Eran las portadas de Aladdin Sane o Diamond Dogs y no sabía si era un chico, una chica o un alienígena. Era fascinante e inquietante a partes iguales. No me atrevía a escucharlo. Luego lo escuché y el resto fue historia. Luego vino el punk y casi solo respetábamos, de la generación anterior, a Lou Reed, Iggy Pop y Bowie. En el 96 pude ver a los tres en directo en el Doctor Music Festival, nuestro primer festival con Chucho.

Bowie es un clásico absoluto. Uno de los grandes. Además de escribir algunas de las mejores canciones del pop y el rock, hizo de su propia vida una obra de arte. Y a su altura ha estado también su final. Todo eso es lo que nos ha influido, no solo musicalmente.

Me cuesta mucho elegir una canción favorita, pero me voy a inclinar por Ziggy Stardust porque, en una fiesta de nuestra adolescencia, se la oí tocar con una acústica y cantarla a Juan Carlos, mi compadre de Chucho, y flipé y me acordé de lo que había significado aquella canción para mí. Me pasó lo mismo cuando escuché la versión de Bauhaus.

 

Mi Capitán: El principal recuerdo relacionado con David Bowie me lleva a recordar mis tiernos inicios en este negocio… Tendría yo unos 20 años y trabajaba en un estudio de grabación como asistente, cuando vino una banda a grabar una versión de Starman, canción que desconocía, y como yo soy un tipo muy entusiasta y profesional, la busqué en la biblioteca musical del estudio para hacerme una idea de cómo era la original. Hasta ese momento mi conocimiento acerca de Bowie se limitaba a los videos de China girl y Dancing in the street, y a su colaboración con Queen en Under pressure, así que imagíname descubriendo, junto a esa canción, todo un universo nuevo…se me pone la piel de gallina al recordarlo. A partir de entonces empezó una labor de conocimiento de su obra que se agudizó y profundizó cuando empecé a trabajar con Sidonie, ya que Marc Ros es la persona que más y mejor me ha guiado en la colección de discos de Bowie, y al cual agradezco muchísimo el tiempo y cariño dedicado.

Bowie tiene tantas épocas, es tan inteligente, tan curioso, arriesgado y excelente en el resultado de su búsqueda, que creo que muy poca gente escapa a su influencia, tanto en el aspecto musical como estético, además hay que añadir el profesional, ya que se reinventa continuamente y es un “as” en lo económico, tomando decisones que, una vez más, marcan el camino a los demás. Me pregunto cuánto tardará en salir un álbum influenciado por Blackstar.

Entre sus canciones, me quedo con Heroes, Quicksand y Starman, sin duda. Nunca ninguna canción ha superado la emoción original al escuchar por primera vez estas tres canciones. Me entristeció haberme perdido a Bowie como adolescente al principio de descubrirle, pero con el tiempo, me doy cuenta que me llegó justo en el momento adecuado, cuando mi eje interior estaba preparado para su obra, su emoción, su lírica…su mundo.

 

Harrison Ford Fiesta: La primera vez que escuché a Bowie fue con la canción de Hallo Spaceboy con Pet Shop Boys, un horror. Esto hizo que no le hiciera ningún caso hasta algunos años después que un compañero de piso que tenía toda la discografía me hizo un monogáfico, creo que estuve 2 meses escuchando únicamente a Bowie, empezamos con el Ziggy Stardust, después The Man Who Sold the World, Space Oditty, Hunky Dory… Poco a poco me fui haciendo con todos ellos.

Quizá no tenga una influencia directa en cuanto a estilo en Harrison pero a nivel personal influye al igual que algunos otros artistas que tienes grabados a fuego en tu subconsciente a base de haberlos escuchado una y otra vez haciéndolos tuyos, familia cercana.

Voy a escoger Life on Mars por escoger alguna, recientemente la cantamos mucho mi hija Júlia y yo, la cantamos y la interpretamos.