¿Qué fue de… The Pretty Things?

THE PRETTY THINGS - CRAZYMINDS

¿Quién de vosotros recuerda a The Pretty Things? En su momento, se decía de ellos que eran más salvajes, más feos y que lucían melenas más largas que las de sus vecinos, The Rolling Stones o The Kinks, con quienes compartían su pasión por el genuino R&B. Hace más de cincuenta años que publicaron su primer trabajo, pero siguen, incombustibles, defendiendo la música rock. Este verano han vuelto a girar por la geografía española, con Phil May y Dick Taylor a la cabeza, auténticos “culpables” del nacimiento de este grupo, allá por 1963.

Nacidos en una época en que florecía la escena londinense de R&B, The Pretty Things toman su nombre de un tema de Willie Dixon. Como decíamos antes, el germen surge del guitarrista Dick Taylor y el cantante Phil May (amigos desde que coincidieran en The London Central School of Art). La primera formación se completa con Brian Pendleton (guitarra rítmica), John Stax (bajo) y Viv Prince (batería). Muchos serán los cambios de formación a lo largo de su dilatada carrera, pero siempre (o casi siempre, si exceptuamos sus escarceos en solitario) en torno a Phil May y Dick Taylor.

El primer material de la banda estaba claramente marcado por un rhythm and blues crudo y salvaje, que toma forma en un blues-rock descendiente directo de la música norteamericana. A pesar de la falta de reconocimiento comercial, The Pretty Things han sido aclamados por la crítica en sus diferentes etapas y cambios de estilo (por más que siempre vuelven la mirada a sus raíces y a aquellos años 60). Han sido también una banda de gran influencia entre sus compañeros músicos, desde David Bowie a The Ramones, pasando por Pete Townshend…

El grupo se forma en 1963 y, durante los dos años siguientes, ven la luz sus primeros sencillos, que serán incluidos en su primer largo, el homónimo The Pretty Things. En el mismo 1965, sale a la luz Get the Picture?, su segundo LP. Ambos trabajos muestran ese blues crudo y potente del que hablábamos antes, grabado en estudio con los amplificadores al máximo. Se puede distinguir en el sonido de discos como los que nos ocupan futuras influencias en el garage-rock americano.

El primer salto de estilo para The Pretty Things tiene lugar en 1967, con la publicación de Emotions. En este caso, parece ser “culpa” del sello discográfico, antes que de la propia banda, quienes se ven empujados a grabar junto a una orquesta. El dúo compositivo May-Taylor hacen el esfuerzo de desmarcarse de las características habituales de su primigenio R&B, para intentar adentrarse en terreno más sofisticado.

En 1968 llega S. F. Sorrow, disco seminal dentro de la discografía del conjunto británico. Se trata de la primera ópera rock, además The Pretty Things ahonda en el terreno psicodélico. Esta ópera rock está basada en una historia ideada por Phil May y narra la vida de Sebastian F. Sorrow. Los temas se desarrollan de manera lineal, siguiendo la vida del protagonista, desde la cuna hasta un final desolado, a través de visiones místicas, romance y experiencias lisérgicas. Musicalmente, se pueden apreciar influencias de diversos estilos: Rock, Folk, Blues, elementos psicodélicos…a la vez que están presentes variados instrumentos: además de los ‘habituales’ de una banda rock (guitarra y bajo eléctricos, batería, efectos, teclado), suenan el sitar, el melotrón, la flauta, vientos y cuerdas…

The Pretty Things arranca la nueva década con Parachute (1970), considerado por algunos uno de sus mejores discos. Es un gran salto desde el anterior, S. F. Sorrow, con el que sí comparte el carácter de disco cerrado: sin que pueda considerarse como un disco conceptual, Parachute consigue una coherencia y fluidez entre sus temas que lo acercan a esa idea.

En los siguientes años publican dos discos con el sello propiedad del grupo Led Zeppelin, Swan Song, convirtiéndose así en la primera banda en firmar con dicho sello. Los álbumes son Freeway Madness (1972) y Silk Torpedo (1974). Con el primero de ellos, asistimos, una vez más, a un cambio de dirección. Los temas contenidos en Freeway Madness, parecen buscar un mayor rango de oyentes, usando como pilar las ricas armonías que ya se encontraban en anteriores trabajos, como Parachute. Por su parte, Silk Torpedo nos lleva directamente a la vibrante época glam.

En 1976, The Pretty Things publican Savage Eye, último disco antes de que la banda se separe durante unos años (se volverán a juntar en 1980). El grupo parece seguir buscando su sonido entre una amplia variedad de estilos, desde el hard-rock o el glam-rock, alejándose de sus primeras raíces en pos (quizás) de un mayor público.

Cross Talk (1980) llega tras la reunión del grupo y se puede definir como un álbum de “new wave”, aunque volvemos a encontrar referencias claras al R&B, como Lost That Girl o Falling Again. El resto de la década, saldrán a la luz varios discos en directo, como Live at Heartbreak Hotel (1984) y Out of the Island (1988).

Los primeros años 90 nos muestran a un grupo en batalla legal contra EMI, por un problema de derechos y royalties. También en esto The Pretty Things se perfilan como pioneros, pues, tras haber ganado la denuncia, recuperan los masters de sus grabaciones y pasan a tener control de los derechos de su trabajo. Durante esta época, continúan girando (por todo el mudo), sacan discos en directo (como Rockin’ the Garage (1992)) e intervienen en trabajos colaborativos: A Whiter Shade of Dirty Water (1994) o The Chicago Blues Tapes (1991) y Wine, Women, Whiskey (1994), que une a Phil May, Dick Taylor y Jim McCarty, batería de The Yardbirds.

El de 1999 resulta ser un año de intenso trabajo para The Pretty Things, con el nacimiento de Resurrection y …Rage Before Beauty. Para el primero de ellos, la banda se reúne en Abbey Road Studios para interpretar al completo, por vez primera, S. F. Sorrow. Se graba la sesión para la edición de Resurrection y se emite por internet como directo. Con …Rage Before Beauty, primer disco de estudio después de 19 años, May, Taylor y los suyos, vuelven al sonido que los vio nacer. Es un retorno a los años 60.

Más giras, discos en directo y colaboraciones…y, en 2007, llega Balboa Island, trabajo de estudio número 11 para la banda. Continúa la línea marcada a finales de la década anterior, con …Rage Before Beauty: The Pretty Things han vuelto al blues, al R&B desnudo y crudo. Después de más cuarenta años en el oficio, está claro que controlan sus herramientas para construir un groove potente con los ingredientes básicos.

Dos años después, en 2009, sale a la luz The Pretty Things/ Philippe DeBarge, disco grabado en 1969 que había permanecido “guardado” hasta el momento. Coincide la grabación con la etapa en que Phil May abandona la banda y el playboy Philippe DeBarge, fan del grupo, ocupa su lugar para la creación de este trabajo.

En 2013 se cumplen 50 años del nacimiento de The Pretty Things, que lo celebrarán con una gira aniversario, que les lleva a moverse por Europa. El año anterior, habían podido disfrutar de una gira por Nueva Zelanda y Australia, después de que fueran expulsados del país por consumo de drogas (eran, como la prensa los llamó en su momento, “los primos malos de los Stones“).

Tendrán que pasar 7 años para que se The Pretty Things decidan volver al estudio. En esta ocasión, para grabar The Sweet Pretty Things (Are On Bed Now, Of Course…). La primera línea del Tombstone Blues de Dylan da título a un disco grabado en dos sesiones en directo, con equipo analógico. Así, el sonido de The Pretty Things en 2015 vuelve los ojos, una vez más, al pasado: es una música fuertemente anclada en los años 60, pero que suena fresca y cargada de intención.

 Este 2015 en el que vivimos también nos ha traído a la banda británica de gira por territorio español, en la que han ofrecido conciertos en festivales y clubes (Palmfest -Tarragona-, Felipop Fest -A Coruña-, Estudio 27 -Burgos-, El Gran Café -León-, Sala Son -Cangas, Pontevedra-). Ellos mismos declararon a la prensa que “lo que importa es la conexión con el público, nos da igual tocar en un club pequeño que para miles de espectadores” (Diario de Ferrol, con ocasión del Felipop Festival).

The Pretty Things, o, si lo preferís, Phil May y Dick Taylor (únicos que continúan en activo con la banda desde su formación inicial) han consagrado su vida al Rock y al Blues, y esa pasión es la que hace palpitar a sus seguidores. Puede ser que no hayan tenido un fulgurante éxito comercial, pero ocupan un lugar muy importante en la historia de la música rock.

Escucha aquí una selección de sus mejores canciones: