Will Carruthers, bajista de Spacemen 3, publica sus memorias

SPACEMEN 3

El bajista de los grupos de rock alternativo Spacemen 3 y Spiritualized, Will Carruthers, acaba de presentar su libro de memorias, Playing the Bass with Three Left Hands (Tocando el bajo con tres manos izquierdas en castellano), con la editorial británica Faber&Faber.

Puedo confirmar que en caso de que alguna vez se encuentre en el escenario tocando el bajo con tres menos izquierdas, por lo general la que está en medio es la verdadera. Las otras dos son probablemente fantasmas”, afirma el músico en las páginas de la obra, dando sentido así el curioso título elegido para presentar su obra.

El libro recoge la historia de Spacemen 3, uno de los grupos más influyentes, idolatrados y enloquecedores del panorama británico de los años 80. Hace especial hincapié en el ascenso hacia el éxito y la implosión de la banda -que llegó en 1989 al número uno de las listas independientes inglesas con el single Revolution– . Cuenta también alguno de los episodios más determinantes en la disolución de la agrupación y su posterior conversión en dos nuevas formaciones, Spiritualized y Spectrum.

Además de la trayectoria de la banda, el libro recoge alguna de las anécdotas más curiosas y divertidas que los músicos vivieron durante su carrera. Una de ellas ha sido publicada en exclusiva por el diario The Guardian:

“Simplemente toca una nota”, Sonic me había aconsejado mientras llegábamos hasta el M1. “Mantenlo simple. Una nota. Nada de extravagancias, solo cosas bonitas”. Por “cosas bonitas” él que quería decir dos notas. Cualquier cosa más allá de eso no tenía sentido.

Cuando la actuación terminó, levanté la vista de mi bajo y traté de aceptar lo que había estado haciendo durante casi 50 minutos. Sacudí la mano para que la sangre volviese a correr por mi rígida y dolorida mano izquierda. Comprobé que los otros músicos habían terminado y me incliné para apagar mi amplificador”

Me sorprendió al descubrir que era imposible apagarlo.

Era imposible apagarlo porque nunca lo había encendió. Esto fue bastante confuso y embarazoso hasta que me di cuenta de que nadie, ni siquiera yo, que había estado sentado en mi amplificador, se había dado cuenta de que no estaba encendido. Un mono podría haber hecho lo que acababa de hacer. Un mono inexistente podría haberlo hecho.