Una secuela para Casablanca

CASABLANCA

Hace 18 meses Warner Bros. rechazó la idea de producir una segunda parte de Casablanca, ahora, a punto de cumplirse 70 años del estreno del clásico del cine americano, vuelven a sonar campanas de secuela. Parece que la insistencia de Cass Warner, nieta del cofundador de la productora Harry Warner, ha calado en los estudios de Hollywood, y se baraja seriamente la posibilidad de rodar una continuación de la película de Michael Curtiz, siempre y cuando se encuentre a un buen director para llevar a cabo el proyecto.

Según ha publicado el New York Post, la nueva cinta llevará por nombre Return to Casablanca (Regreso a Casablanca) y está basada en un guión escrito hace 30 años por el ya fallecido Howard Koch, uno de los tres guionistas de la original. La nueva historia tendría lugar en 1961, 20 años después de la despedida entre los protagonistas.

Cuando Ilsa (Ingrid Bergman) llega a América tras marcharse de Casablanca, descubre que estaba embarazada. El bebé fue concebido la noche en que Ilsa estuvo en el famoso café para recoger las cartas de tránsito y, por tanto, el padre es Rick (Humphrey Bogart). Laszlo (Paul Henreid), a pesar de estar al tanto de la infidelidad, está en deuda con Rick, por lo que se hace cargo del niño y le trata como a su propio hijo. Richard, el atractivo joven, de carácter duro y tierno, muy parecido al de su padre, sabe la verdad de su procedencia y desea encontrar a Rick, cuya actividad en Casablanca se ha convertido en legendaria.

Por lo que se cuenta en la sinopsis, la película no sería una secuela al uso, sino una historia derivada de la primera y encuadrada en el mismo marco, pero con protagonista diferente y con grandes ausencias de personajes esenciales por razones obvias.

Aunque el proyecto todavía está en el aire, ya suena el nombre de Joseph Gordon-Levitt como el elegido para interpretar a Richard. Veremos si esta iniciativa tiene más éxito que los anteriores intentos de continuar la obra maestra de Curtiz; series de televisión que no tuvieron ningún éxito de audiencia ni de crítica. No hay que olvidar que, aunque con excepciones, segundas partes nunca fueron buenas. Es indiscutible que gran parte de la grandeza de Casablanca reside en el contexto en la que se realizó, y como el propio Koch dijo ‘Casablanca sin Bogie, Bergman y Claude Rains, simplemente no será Casablanca’. En cualquier caso, mejor no precipitarse y no llevarse las manos a la cabeza hasta ver el resultado.