Turistas Espaciales: el regreso tras una década de proyectos

Aunque parece que hemos nacido en plena ebullición de las redes sociales, hace unos años atrás las bandas tenían que buscarse la vida hace los años para poder ofrecer su material y este fue el caso de los madrileños  Turistas Espaciales, que nacieron en pleno apogeo de las redes sociales más primitivas como eran Fotolog o My Space.

Fruto de este nacimiento dio lugar a este bonito proyecto, en los que cinco amigos pasaron a ser compañeros de aventuras y de estudio, gracias al buen oído de Jesús Ordovás, que les dio su primera gran oportunidad de poder entrar a grabar, dando lugar a Telepatía astral para gente normal, su primer largo que les valió el reconocimiento de Talento Fnac, todo un honor.

Las vidas de Diego, Javier, Martín, Julián y Fernando han dado muchas vueltas pero siempre en torno a la música, encabezando bandas como Nikaenen o Delahaus o incluso ganando un Goya. Aunque sus caminos se bifurcasen, siempre hubo una necesidad de cerrar un ciclo y la oportunidad será el próximo día 18 de Mayo en la Sala Siroco.

Con motivo del concierto conmemorativo, hemos charlado con Diego Rivera, uno de los miembros de la formación con quién hemos tenido la oportunidad de hacer una retrospectiva a lo que supuso esta etapa de su vida.

Pregunta: ¿Cómo surge Turistas Espaciales? ¿Qué detona el punto de salida?

Turistas Espaciales: Todo arranca un verano, en el Tupperware, uno de mis bares favoritos de Madrid. Llevaba un tiempo tocando bajo el sobrenombre de Lunático, ¡nombre terrible!, por cierto. Tocaba solo, con bases electrónicas. Aquellas canciones empezaron a crecer, pedían algo más, y busqué una banda. Quedé con tres amigos en un café, Javier, Fernando y Julián, y formamos Turistas Espaciales. Aún nos faltaba el batería pero fuimos a celebrarlo al Tupper. Al entrar nos encontramos con Martín, un gallego que llevaba unos meses en Madrid tocando la batería. Le contamos que acabábamos de formar el grupo y se unió. A partir de ahí, todo fue muy rápido. Grabamos una maqueta, la estrenamos en la radio, fichamos por un sello independiente, sacamos el disco, llenamos dos noches El Sol. Y con la misma velocidad que llegamos, nos fuimos.

 

P. Y al hilo de la anterior pregunta, ¿Qué lo hace que se quede aparcado?

T.E: No hubo una separación, ni un enfado. Ni siquiera fui consciente en aquel momento de que se había acabado. Simplemente, hubo un parón y nos distanciamos. Habían sido meses muy intensos, muy felices pero también con algunas decepciones. Uno siempre espera que suceda algo más y ese fue el error. Ahora sólo pienso en disfrutar de la música e intentar escribir una canción que me guste más que la anterior.

 

P. Vuestro descubrimiento fue de la mano de un gran periodista musical, Jesús Ordovás ¿Fue clave para poder avanzar? ¿Qué se siente cuando alguien al final entiende vuestra música? 

Quizá él no sea consciente, pero sin el apoyo de Jesús habría sido imposible hacer lo que hicimos. Antes de Turistas Espaciales, Ordovás ya ponía las maquetas de Lunático en “Diario Pop” de Radio 3, venía a los conciertos en el Nasti o el Freeway. Siempre fue un gran apoyo para llegar a más público, para dar a conocer nuestras canciones y eso lo notamos rápido, de repente había gente en los conciertos que no eran ni amigos ni familiares y se sabían las canciones.

 

P.¿Qué fue lo más costoso en una época que la música independiente tenía menos visibilidad? ¿Es más fácil promocionarse ahora?

T.E: Hace 10 años lo raro, en la escena indie, era cantar en castellano. Eso fue lo más difícil. Sin embargo, sí había espacios interesantes para promocionarse, estaba MySpace en pleno auge. Fuimos portada de la edición española durante un par de semanas. Fotolog también nos ayudó a conocer a mucha gente. Aunque la mejor promoción fue tocar todos los meses en pequeños bares. Ahora es más fácil tener un perfil público en internet y aparentar que te van bien las cosas, pero eso no significa que sea cierto.

 

P.Me imagino que a veces os habéis planteado que hubiera sido de vosotros si hubierais seguido hacia delante, ¿Qué pensáis viendo cómo está la escena actual? ¿Se puede sobrevivir en este mercado tan competitivo?

T.E: Y hemos seguido adelante, ¡aún somos buenos amigos! Sin eso, nunca nos habríamos vuelto a juntar. Además, cada uno ha seguido con sus propios proyectos. Javier acaba de lanzar un temazo con Delahaus, Martín se ha hinchado a tocar con The Right Ons, Fernando ahora es el más activo de todos y toca cada fin de semana, Julián incluso ha escrito canciones para cine y yo sigo dando forma a Nikaenen. Somos supervivientes y, en mi caso, sobrevivo más fuera que dentro del mercado.

 

P.Sabemos que hay grandes anécdotas detrás de Turistas Espaciales, ¿alguna que queráis compartir con nuestros lectores? Estamos seguros que no os faltan…

T.E: La música nunca me ha dado para comer, siempre la he compaginado con el trabajo. Una tarde, tuve una reunión en Barcelona, a la noche tocábamos en Madrid. Cogí un avión para llegar a tiempo. Cuando despegamos de El Prat llevaba americana y corbata. Fui al baño, saqué mis botines del maletín, pantalón y camisa roja, un cinturón de purpurina plateada que entonces me gustaba bastante, y me cambié en el baño del avión. Hubo bastantes risas durante el vuelo.

 

P.Por el momento la reunión es temporal por el décimo aniversario, ¿Podría haber nuevo material en un futuro o vuestros proyectos actuales os impiden seguir con ello?

T.E: La idea es hacer un único concierto para presentar el disco 10 años después, algo que nos parecía divertido. Si después del regreso nos apetece seguir o grabar algo, ya se verá. Ahora mismo, sólo nos queda un ensayo y el concierto de Siroco.

 

P.¿Es difícil unirse después de tanto tiempo? Sois músicos con una trayectoria muy amplia y eso seguro que aporta valor añadido, ¿Cómo ha sido el reencuentro? 

T.E: Fue lo más fácil del mundo. Quedamos para tomar unas cañas y celebrar que habían pasado 10 años de nuestro disco y terminamos volviéndonos a unir. Cuando empezamos a ensayar el mes pasado, tuve la sensación de que nunca habíamos dejado de tocar juntos. Para mí, va a servir para cerrar una etapa, porque en su día no fui consciente de que había terminado. Al menos voy a poderme despedir de las canciones.

 

P.La fecha señalada es el próximo 18 de mayo en la Sala Siroco, ¿Qué se encontrarán aquellos que se acerquen? 

T.E: Espero que se encuentren con muchos amigos a los que hace tiempo que no ven, una buena barra al fondo y un set list con canciones que no han envejecido nada mal en directo.

 

P.¿Cómo queréis que os recuerden? 

T.E: Con que se lo pasen bien el jueves ¡nos conformamos!

 

Entradas a la venta en Ticketea.

 

Turistas Espaciales - crazyminds.es