TURBOROCK 2011 (VIERNES): Urge Overkill, The Bellrays y más…

URGE OVERKILL

Estábamos ya preparados para partir rumbo hacia Benidorm cuando recibimos la noticia de los organizadores del Turborock de que cambiaban el recinto del Auditorio Julio Iglesias a una de las salas cubierta de la discoteca KM por motivos del tiempo, que amenazaba lluvia y hacía peligrar el festival. Pues, efectivamente, fue la lluvia quien nos recibió en Benidorm a eso de las 15:00, concretamente una fuerte tromba de agua de unos 20 minutos (“una típica lluvia de verano”). Pasado el temporal, nos dirigimos hacia la discoteca para poder disfrutar de buena música en directo y nuestros presagios sobre la noticia que recibimos por la mañana de Turborock se iban aclarando más y más, pues conforme nos íbamos acercando, vimos muy poco ambiente para un evento de estas características y así fue, tristemente la gente no acudió a la cita como se esperaba.

A pesar de ello, el espectáculo debe continuar. Con un poco de retraso, unos 20 minutos, salieron a inaugurar la fiesta los madrileños Layabouts, que partían con muy buenas críticas de sus directos como el del Fib o del Arenal y de su último trabajo, …And they ran into the woods,  y no nos defraudaron a los pocos asistentes que estábamos por allí. Tras los españoles, apareció el americano Jesse Malin con su guitarra eléctrica junto a St. Marks Social, que le acompañó en algunas canciones con otra guitarra y, en otras, con un órgano eléctrico para mi gusto algo aburrido después del concierto de Layabouts.

A eso de las siete, con algo más de público, les tocó el turno a los americanos The Del Lords, en un concierto bastante más serio y más cargado de rock. Esto ya empezaba a animarse, o eso creía yo. Algo curioso de este festival es que las bandas subían al escenario para hacer la pruebas de sonido unos minutos antes de salir a tocar su directo, pues al cambiar de recinto en tan poco tiempo nos les dio tiempo para hacer las pruebas por la mañana. Prácticamente todos los conciertos no llegaron a la hora de duración, con lo que, tras alguno de ellos, se te quedaba el regustillo de que con un par de canciones mas no pasaría nada, algo que nunca ocurrió, como en el caso de los británicos Buzzcocks, que cuando estabas totalmente metido en el sonido terminaron su concierto.

Uno de los culpables de que yo estuviera en esa sala era la siguiente banda, Urge Overkill, uno de mis grupos favoritos y con dos noticias agradables: la vuelta después de quince años desde que se separaron y la presentación de su nuevo y estrenado trabajo, Rock And Roll Submarine. En el concierto, fueron intercalando temas nuevos con sus clásicos de sus dos Lp’s anteriores, y supusieron los momentos mágicos de este primer día, que continuaron con la descarga eléctrica de The Bellrays, que golpearon con sus canciones en nuestros oídos con una velocidad increíble. Pudimos hablar con el bajista, al que le preguntamos por qué no dejan un poco de respiro entre canción y canción, y nos dijo que eso mismo le dice él al resto de la banda. Aquí es comprensible que su concierto no dure más de una hora, pues alguien acabaría en el suelo arrollado por la descarga Bellrays.

Para terminar esta primera jornada, aparecieron en el escenario los vaqueros más colgados de Colorado: Slim Cessna’s & Auto Club, un grupo que lleva dos cantantes, Slim Cessna’s, fácil de reconocer por su paleta de oro que con las luces del escenario brillaba aún más, y otro tipo con físico de triste figura, cara flacucha que quedaba empequeñecida por las grandes ojeras y que estuvo tirándose una y otra vez al público asistente mientras la banda tocaba sus temas clásicos. Desde luego, éstos fueron de lo más entretenido para terminar.

Acabados los conciertos, pasó a los platos Dj Coco para poner buena música y amenizar el fin de fiesta del primer día. Nosotros, ya algo cansados de tanta inyección rock sobre nuestras venas, decidimos que era el momento de cerrar pues aún nos quedaba otro día de poder escuchar y ver música en directo.