Tulsa llena la sala en su último concierto en Madrid

TULSA

Ayer la Sala Sol agotaba sus entradas para el concierto de Tulsa. El grupo, que anunció hace poco que su vocalista, Miren, había decidido marcharse durante una temporada a Nueva York, ofreció una última actuación rodeada de amigos y gente que no se quiso perder esta triste despedida.

Miren Iza empezó en la música junto a una banda de chicas llamada Electrobikinis y, al separarse, comenzó su andadura con Tulsa al lado de Alfredo Niharra a la guitarra. Grabaron su primer EP homónimo en 2006, un año más tarde presentarían su segundo trabajo, Sólo me has rozado, y en 2010 conocimos su último y gran disco Espera la pálida. De este disco, salieron la mayoría de los temas que interpretaron ayer, aunque también se incluyeron otros como La Golue o Carretera.

Los primeros en aparecer fueron Joe la Reina, los cinco teloneros que tocaron canciones de folk rock, con un sonido que recordaba a muchos otros, tan bien ejecutado, tan quizás demasiado ensayado, melodías preciosas que no acabaron de romper pero que crearon el ambiente ideal para recibir a quien llegaría más tarde con “las piernas temblando”. Y no era para menos, con la sala llena y asistentes como Coque Malla o Julio Ruiz, en cuyo programa escuché por primera vez cantar a Miren, todos esperábamos un final de lo más intenso.

Te ofrecí fue la canción elegida para abrir. La noche siguió con amigos invitados al escenario como Santi Campos, Pablo Serrano o Esther Rodríguez, con la que cantó Sólo me has rozado. Estremecedora la cover de Nick Cave, A mis brazos, que durante segundos calló la sala y paró los flashes. Nadie quería perder a Tulsa y alguien gritó: “¡No te vayas!” Y la respuesta que más dolió fue: “Ya es tarde para eso, si me lo hubieseis dicho antes…” Ella, que puede que nerviosa se olvidara de nombrar a algún que otro invitado, se mostró sincera, no a los clásicos agradecimientos, aquello era “una despedida de mierda”, como dijo. Se va y los perdemos.

Las quince canciones programadas se quedaron cortas. Si bien dejó dos temas nuevos: El Francés y Verano Averno. El adiós preparado se presentaba con otra cover, esta vez de los Rolling Stones, Till Next Goodbye. El público se resistió al fin y consiguió dos más: Contigo tocaré el cielo y Oviedo. Un buen desenlace para un grupo que, esperemos, vuelva pronto.