THE WOMBATS – THIS MODERN GLITCH

THIS MODERN GLITCHCasi cuatro años hemos tendido que aguardar para tener en nuestras manos la esperada continuación del primer álbum de The Wombats, el aclamado A Guide to Love, Loss & Desesperation (2007). En nuestra opinión, los de Liverpool han conseguido mantener el listón bastante alto con This Modern Glitch.

Grabado en EE.UU, más concretamente en Los Angeles, y producido por Eric Valentine (Lostprophets, Queens of the Stone Age) y Jacknife Lee (REM, Bloc Party, Weezer), la banda confirma una tendencia muy seguida últimamente por algunos grupos británicos; como es la de grabar al otro lado del charco. Recordemos los casos recientes de grupos como The Pigeon Detectives o Glasvegas, que han trabajado en estudios de los EE.UU en sus últimos discos.

Con un primer single, el Tokyo (Vampires and Wolves), publicado hace bastantes meses, septiembre de 2010, los Wombats volvían a la carga con la misma fuerza de su debut. Y eso no era fácil teniendo en cuenta la innumerable lista de temazos que tenía este disco (Kill the Director, Moving to New York, Let´s Dance to Joy Division). La canción, acompañada por un interesantísimo video grabado en Japón y que habla irónicamente de la deshumanización y los horrores de girar por todo el mundo, se convertía en un rompepistas, un auténtico hit que preparaba el terreno para el esperado segundo álbum.

Tras esta, en enero se publicaba un nuevo single: Jump into the Fog. Con un estilo algo más oscuro y marcado por los sintetizadores, la canción muestra que la grabación en los EE.UU ha influido en las canciones. Podríamos decir que tanto en esta como el tercer single del álbum, el recientemente publicado Anti D, encontramos referencias norteamericanas tanto en la voz de Matthew Murphy como en el sonido. Cargada de sintetizadores, la melodía y el estilo recuerdan bastante a bandas como Death Cab for Cutie, Weezer o The Killers.

Una producción más elaborada, más internacional por así decirlo, colocan a los de Liverpool ante la oportunidad de convertirse en una de esas bandas indies que han ocupado el terreno de lo mainstream. No en vano, y no es una crítica, el primer disco fue grabado prácticamente en directo y en este han tenido más tiempo para jugar con las distintas opciones de la técnica y los diferentes sonidos. Canciones como Last Night I Dreamt, Techno Fan, Our Perfect Disease o Walking Disasters, nos recuerdan, claramente, a los Killers a y esas producciones de calidad y algo megalógamas para algunos. En todo caso Murphy ha afirmado que no han realizado un disco con canciones eminentemente Synth-Pop de manera consciente. “Hay más teclados y toco menos la guitarra en temas como Tokyo porque así ha surgido”.

Por otro lado, y a pesar de las fuertes raíces americanas del disco, temas como 1996, Girls, Fasts Cars o la propia Tokyo, nos recuerdan indudablemente que nos encontramos con una banda del norte de Inglaterra influenciada por grupos coetáneos y compatriotas; ya sea el caso de The Cribs, The Futureheads, The Fratellis, Bloc Party o algunas de las bandas más relevantes de la pasada década.

Nos encontramos, por tanto, con un disco que, seguramente, no esté en las listas de lo mejor del 2011, para aquellos críticos más underground pero a la vez más seguidores de tendencias, pero que va a permitir mantener a los de Liverpool entre los grupos más activos tanto a la hora de girar por todo el mundo y llenar salas de conciertos como en fama y popularidad. Creemos que el disco y ellos lo merecen.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7.5/10