The Smashing Pumpkins – Oceania

SMASHING PUMPKINSOceania representa ese paso en el tiempo, tanto personal como humano en cualquier ser vivo, y es que los genios no escapan al poder de la vida, ese que hace que te tranquilices y que busques la paz, esa que aparece en el noveno álbum de la banda que un día gobernó los noventa y que hoy se ha quedado en un volcán de talento llamado Billy Corgan junto a unos amigos precoces con acné.

Y es que en Oceania se respira cierta ternura de Mellon Collie, como en The Celestials, o esa rabia acumulada que vemos en Quasar, esa misma que se dejó en Zeitgeist, el último trabajo de los Pumpkins. Así nos engaña Corgan cuando nos descarga seguidamente Panopticon, cortes rudos, oscuros y guitarreros. Esas mismas guitarras que en directo se despachan sin piedad y en el estudio no vemos desde Machina, último resquicio de aquellos Smashing que una vez vivimos y que hoy nos parecen un sueño.

Es inevitable no obviar que las nuevas compañías que posee Billy Corgan han tenido y mucho que ver en este Oceania que por momentos intenta despegar a cotas más altas como en Pinwheels, pero que finalmente se diluyen en decepcionantes notas. Con el paso de las escuchas descubrimos un trabajo serio, muy cuidado, meticuloso y pretencioso por momentos. Probablemente la descripción de su líder. Pero no es suficiente para un Billy Corgan que ha presentado en más de una ocasión credenciales para seguir creyendo en él, y que con Oceania consigue que lo hagamos, pero despierta dudas, crea confusión y desespera. Y es que a media que pasan los cortes es inevitable mirar de reojo y con cierta añoranza hacia los noventa, donde la juventud explosiva se reflejaba en canciones contundentes.

Y quizá la culpa sea del paso del tiempo, inexorable, o que ya no poseen esa química involuntaria que se formaba cuando estaban Iha, D’arcy y Chamberlin, o que fue un grupo que tuvo su década y ya solamente queda para encender a nostálgicos en sus conciertos, lo cierto es que demasiada ambición para tan poco bagaje. Pero es lo que tiene ser un genio y haber vendido millones de copias, que haces lo que te da la gana en todo momento. Quizá sea que el tiempo ha pasado para todos, o quizá no.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6.5/10

  • Pingback: The Pisces Iscariot, una versión de lujo de The Smashing Pumpkins | CrazyMinds. Música indie.()

  • Pingback: James Iha (Smashing Pumpkins) resurge en solitario | CrazyMinds. Música indie.()

  • Pingback: Billy Corgan está escribiendo una autobiografía | CrazyMinds. Música indie.()

  • Pingback: Billy Corgan: "El próximo disco de Smashing Pumpkins será mi venganza" | CrazyMinds. Música indie.()