Tame Impala no cobrará los royalties por la venta de sus discos fuera de Australia

TAME IMPALA

Por mucho que nos parezca extraño, el mundo de la música no esta tan alejado del mundo judicial como podría parecer. Así, tenemos sentencias judiciales sobre plagios, disputas con discográficas, sociedades de autores y un sinfín de historias que muchas veces no acaban con un final feliz para una parte.

El caso que nos ocupa es que Tame Impala ha perdido en su demanda contra Modular Recordings por regalías (quizás os suena mejor la palabra royalties que está más extendida) no cobradas. Es decir, no cobrará por los derechos que tiene por la venta de discos fuera de Australia que, según las fuentes, se ha valorado en 450.000 dólares (y decimos valorado, porque es la cantidad demostrada que se debe, no la que realmente puedan deberles).

Sin embargo, lo mejor es que debamos situarnos en antecedentes para comprender esta situación. Modular Recordings era el sello discográfico anterior del grupo Tame Impala. Fue demandado por BMG (organización de gestión de derechos de autor), que además de a este sello demandó a Universal Music y su filial en el país, Universal Music Australia. La demanda se debía a que no se pagaron las mencionadas regalías (royalties) por el pago de los derechos de autor a los que el grupo, lógicamente, tiene derecho por el cobro de los discos vendidos no solo en Australia sino fuera del país. BMG indicaba que no se habían pagados los pagos cuatrimestrales acordados por los derechos de distribución de los discos del grupo.

A tener en cuenta que hay una segunda demanda, esta vez interpuesta por Universal Music Australia a Modular Recordings y a su fundador Steve Pavlovic, ya que no quedaba claro el acuerdo llegado el 24 de diciembre de 2014, pues Pavlociv afirmaba que dicho acuerdo no se había llevado a cabo y, por lo tanto, su compañía no podía ser absorbida por Universal Music Australia. Sobre esta segunda demanda en primera instancia Universal Music Australia ganó, si bien Pavlovi recurrió, y llegado el asunto al Tribunal Supremo, este dio la razón al fundador de Modular, por lo cual al no haber acuerdo ni haberse demostrado la transacción de la venta de derechos Pavlovi se queda el 50% de Modular y con la dirección de la empresa.

¿Qué ocurre con ello? Resumiendo, que aunque la banda tiene los derechos, estos se han quedado, por así decirlo, en el limbo: los tienen (nadie lo niega) pero parece que va a ser complicado que se los paguen. Así incluso BMG retiró su demanda contra Modular.

Debido a ello, el cantante Kevin Parker ha declarado que es complicado, es muy complicado. Pongámoslo de esta manera, me lo han explicado varias veces, cómo desapareció el dinero y dónde fue y por qué desapareció, pero a los 30 segundos de la explicación me pierdo porque hay una diferencia entre lealtades mecánicas y lealtades de composición”. Y es que, como decía Lionel Hutz, ¿os imagináis el mundo si no hubiera abogados? Sin embargo, nos quedamos tranquilos, que aunque no entienda qué ha sucedido con el dinero que no ha cobrado tiene trabajo para rato, y no va a mirar atrás por este asunto peliagudo. Y que esperamos que no se vuelva a repetir.

Otro de los implicados, Pavlovic, ha indicado que, aparte de ser fan de la banda, lamenta la situación, indicando que “espero que las respectivas obligaciones de Universal y Modular para con BMG en nombre de Tame Impala se puedan resolver, y que se pueda trazar una línea finalmente bajo este lamentable capítulo”. Por lo que parece, aunque el fundador de Modular se queja de la atención de la prensa, no parece que vaya a demandar a nadie por el perjuicio que cree que se le ha infringido. Y es que no tiene que pagar nada, aunque se le acusara de ser dicha compañía quien debía haber pagado.

Parece que, por ahora, se cierra este pequeño culebrón, del cual el grupo Tame Impala ha sido el más perjudicado. Lo que esperamos es que a partir de ahora el grupo no tenga ningún problema legal más, ya que, aunque Parker en principio deja el tema zanjado nunca se sabe qué consecuencias les puede traer o si cambian de opinión.

Desde CrazyMinds les invitamos a que contraten un buen abogado, o, al menos, uno que tenga la suficiente paciencia para explicarle los asuntos legales en los que pueden verse involucrados. Ya se sabe que hombre precavido vale por dos, y que los juzgados, cuanto más lejos, más tranquilo se está.

Más de Montserrat Sacher

Adiós a Twitter #Music

Twitter#Music, la app musical de Twitter, ha dejado de poder bajarse y...
Leer más