St. Vincent desplega sus encantos en Coachella