SONORAMA (VIERNES): La veteranía brilla con Iván Ferreiro, Nacho Vegas y Sexy Sadie

IVÁN FERREIRO (SONORAMA 11)

FOTOS: Jacobo R – Sonorama

Viernes de festival. La mañana no pudimos disfrutarla con todos los sonorámicos. Por la tarde, en el viaje a Aranda nos acompañó la lluvia, y nos puso la tensión en el cuerpo, aunque el respeto de la lluvia fue casi absoluto. Lamentamos muchísimo perdernos a Tachenko. Sus temas de Os reís porque sois jóvenes nos encantan, y su discografía de calidad. Pero estos eventos tienen el problema de tener que elegir y tener que acampar.

Empezamos el viernes con la mitad del concierto de Los Campesinos!, que nos sorprendió por lo multitudinario del evento a las 20:30 de la tarde. El concierto estuvo entretenido aunque el sonido no lució tan limpio como nos hubiera gustado. Se nota que saben llevar la alegría a la gente. En el escenario La Ribera nos convertimos en mutantes y acompañamos a los granadinos en la revisión de sus éxitos. Juan Alberto, su cantante, nos recordó que hacía tres años habían visitado Aranda y que cada vez se oye mejor (aún así, siempre el sonido sonorámico es muy mejorable). Apertura con Días complicados y frase para la sonrisa general: “Como decimos en Granada cuando estamos hasta la polla de alguien… No puedo más contigo”, cuarta canción. Destacables. Andrés, el guitarrista, dirige los coros de Como yo te amo, que junto a Te favorece tanto estar callada y Errante, mueven los culos mutantes. El cierre, con público en el escenario, es con el tema La voz. La suma de singles de Los Niños Mutantes es tan numerosa que el concierto, a pesar de no haber sido de 10, ha hecho disfrutar al público, que reciben la noche con muchas ganas.

Nacho Vegas abre su concierto con la canción Reloj sin manecillas, tema que nos encanta y del que nos quedamos con esa frase casi mágica: “Y ahora el único silencio, es aquel que me procuran ciertas drogas”. Está claro que su calidad nos llama la atención, pero tuvimos que ir, casi corriendo, a ver a Guadalupe Plata a la carpa Future Star. Paco toca un contrabajo casero, casi como sin ganas, y sus melodías rondan lo militar y lo americano puro. La cantidad de gente dentro de esta carpa para ver a los andaluces ya era incontable, algo que nos alegra muchísimo. El espectáculo Guadalupe Plata es grande, y todos debemos verlo una vez en la vida. Volvemos al Ribera para ver a Catpeople. Lo que más nos llamó la atención de este concierto fue que los temas que más coreaba la gente fueron los más antiguos. El segundo tema de su setlist fue In Silence y el cierre lo hicieron con Radio. El abajo firmante no es fan de Love Battle, el último largo de los gallegos. Y parece que la gente que estaba en este concierto tampoco demasiado.

Sexy Sadie dieron una lección de música en el escenario Heineken. Y nos enseñaron por qué no debemos buscar fuera lo que tenemos en casa. A pesar de pedir la colaboración de la gente, no les hace falta, ya que por iniciativa propia, la entrega de su público es total. Hubo grandes momentos. Nosotros destacamos la canción que interpretaron junto a Adela Peraíta de A Scratch In My Skin. Jaime, cantante de la banda, tuvo que pedir más volumen en el concierto. No sabemos si para mejorar los problemas que hubo, o, como dijo él, “para peinar a toda esta gente”.

Ya con bastantes minutos de retraso, llegó el concierto de Second. Íbamos sin demasiadas expectativas y nos sorprendió gratamente. Muérdeme creo que se ha convertido en un nuevo himno de las tierras arandinas, que fueron “Un rincón exquisito” en manos de una de las representaciones más pop del panorama independiente. Justamente enfrente, era el turno de el capitán de la música en nuestro país, que luce un brazalete con el mismo talento de siempre. Y sale al escenario con pulsera identificativa. ¿Iván Ferreiro? ¿Con pulsera? No le hace falta. ¡Barra libre para él! Me gustó la interpretación, en tercer lugar de su setlist, de Farenheit 451. Y con su liderazgo, Iván interrumpe su propio concierto para que algún metepatas deje de lanzar puñetazos sin sentido. Recordamos en los comentarios el reciente video de Foo Fighters, aunque no llegó a tanto. Fabuloso respiro el que se toma con El viaje de Chihiro. Y dos grandes momentos fueron la interpretación de Turnedo y la presentación de la banda, en la que Amaro Ferreiro tuvo un recibimiento cariñosísimo de los festivaleros asistentes.

A continuación, vimos como el Sonorama saldaba la deuda que contrajo con Delorean el año pasado, en el que por errores de sonido (cómo no), no pudieron dar ni medio concierto. La sensación en este directo era de lleno importante. Ekhi Lopetegui, cantante y bajista del grupo, tuvo una actitud que a veces parecía amenazante, y otras me hacía pensar que no sabía bien lo que estaba pasando a su alrededor. El resultado fue muy bueno, y el esfuerzo sobre el escenario fue acompañado por incesantes saltos de la gente.

Hicimos una visita a The Leadings en la carpa Future Star para disfrutar con un clan de seguidores totalmente entregados. El adjetivo más adecuado para definir a este grupo creo que pueden ser marchoso. Su música bailable no pudo evitar una invasión sonora de los vascos Delorean, que estaban finalizando su directo. Pero la sensación fue muy grata. Su propio cantante pidió el cierre de cortinas para poder dar un directo sin intrusos. El final de la noche lo puso Dorian, una decepción musicalmente hablando, aunque debemos aprobar su actuación por la entrega. Cualquier otra parte fue el final, y prácticamente el principio también, puesto que fue una versión más larga de lo normal. Y con público sobre el escenario, dirigidos y casi llevados en brazos por el propio Marc. Su directo nos supo a poco, y hubiéramos preferido algunas canciones más, y no un temazo tan largo. A partir de aquí no se puede contar mucho más. Las noches festivaleras tienen mucha música, mucho baile y muchos secretos. Y todo ello forma parte de un todo que cada uno vive a su gusto. El viernes se fue…