SONORAMA (Sábado): Grandes bandas con un final bailable

SHOUT OUT LOUDS

FOTOS: Jacobo R – Sonorama

Nuestra jornada de sábado comienza con despertarse de la tienda y saber gestionar el tiempo. Mucha gente en esta situación tiene un problema: hay que mover el culo para disfrutar el festival como merece. Despiértate, lávate la cara, los dientes, lo que más sucio tengas… y arranca. No llegamos a disfrutar de Disco Las Palmeras! en el Escenario Bodegas, en la encantadora Plaza del Trigo. Pero sí a Hola a Todo el Mundo, y nos encantó. Sus giros musicales gustan, y mucho, a los acalorados visitantes. Con A Movement Between These Two, la respuesta de la gente fue inmejorable. Y con León Comunión, pudimos escuchar los coros de volumen más elevado en la mañana. Muy buen concierto.

Posteriormente, pudimos disfrutar de su presencia en varios conciertos. ¡Son compañeros de festival! La acumulación de gente que había empezaba a ser un sufrimiento, y decidimos disfrutar de los manjares arandinos, y de buenas bebidas frías. Pero antes gozamos de uno de los himnos de este festival. Y es que Dinero provocó, y fue señalado como el grupo que los burgaleses desean el año que viene en el escenario principal. Yo mismo ayude con el casi mítico “¡escenario principal!”. La organización lo tendrá en cuenta, seguro.

Ya por la tarde, comienza todo con Xoel López. Volvemos a encontrar problemas de sonido, con rasgos que rozan el estruendo. Esto se vio poco a poco sustituido por un cúmulo de canciones fáciles de cantar dentro de la discografía de Xoel, que encontró gran respaldo por parte de un respetable que sufrió algunas horas de calor. Se agradece que un artista que puede que ahora mismo no esté en primera línea elija un setlist de tanta categoría. Un adiós definitivo lo dió La Orquesta Poligonera. La unión de Amaro e Iván Ferreiro, Anni B. Sweet (a la que posteriormente vimos en la zona de prensa, y no pudimos menos que declarar nuestro sincero amor), Nicolás Pastoriza (ex-componente de La Marabunta), los Meyers Noni, Alfredo y Alejandro y el guitarrista y cantante de Ellos, Santi Capote y Guille Mostaza. En el escenario se notaba un buen rollo infinito. Y el público decidió tomar las riendas de algunos temas, sobre todo Jardín Botánico de Radio Futura y El Dilema de Lori Meyers. También fue muy bailada Hasta el Final de Ellos y, cómo no, Turnedo, que por segunda ocasión sonaba en Aranda. Creo que hablo en nombre de mucha gente si digo que me encontré tan cómodo que me hicieron sentir parte de la orquesta.

Una pena tener que renunciar a 45 Grados en el escenario Future Star, pero no queríamos perdernos a La Habitación Roja, quienes declararon sentir que había una nueva edad de oro dentro de la música española. No soy quien para rectificar esto. Los valencianos nos hicieron agacharnos a todos en el escenario Heineken, con el tema Cajas Tristes, y la situación fue perfecta. La experiencia les lleva a saber perfectamente cómo moverse y cómo convencer al público, entregado y pendiente del cielo. Goteaba, y nadie quería que aquello se torciese, ya que empezaba una noche dura. La unión de Los Coronas y Arizona Baby en 2 Bandas y un destino volvió a convertir el escenario Ribera en un lugar superpoblado, después de los poligoneros. Hicieron el espectáculo en unión y armonía, después por separado, y finalizaron por todo lo alto. Un concierto así debería de ser obligatorio para todos los alumnos de Bachillerato en este país. Y si tú aún no lo has visto, deberías comprobar próximas fechas. Uno de los puntos de máxima entrega fue el ya mítico Shirale, que llevó a los Arizona a moverse desde tierras pucelanas a los parajes sonorámicos, pasando por los pueblos más adentrados y arenosos de las tierras tejanas. Y dos menciones especiales. La primera, la aparición de Kurt Savoy, el rey del silbido, que protagonizó un momento memorable, poniendo el aire de sus pulmones mientras detrás aparecían distintas escenas de películas del oeste, con Clint Eastwood y su aterradora mirada. Y la segunda, Rubén Marrón, guitarrista de Arizona. Su capacidad ya no sorprende, y pronto se hará justicia con una guitarra tan brillante como la suya.

Uno de los platos fuertes de la noche, esperado por todos, fue el directo de Supersubmarina en el Escenario Heineken. Lamento tener que sacar este tema, que dudaba si hacerlo. Pero tanto en el concierto de La Sonrisa de Julia, de Miss Caffeina (el jueves), como en éste, escuché referencias sobre Vetusta Morla, comparaciones, etc. Mal gente, mal. El concierto se desarrollo a un nivel alto de intensidad, donde los baezanos agradecieron el respaldo de Ajenjo y todo el Sonorama, que el año anterior pidió (casi exigió por el volumen de la demanda) escenario principal. La democracia en el Sonorama, como dijo Chino, funciona. Del último EP no tocaron Emperatriz, pero lo más destacable es la actitud amenazante que mantuvo el grupo durante todo el concierto. La mirada de Chino parecía mostrarse dispuesto a triunfar y a mostrarse por encima de las circunstancias. Y a partir de aquí, todo se va nublando.

<<rinôçerôse>> nos hizo bailar como dementes, y subió el nivel de locura festivalera. Personalmente no recuerdo una opinión favorable musicalmente hablando. Pero el punto de fiesta era el más alto. ¡Y disfruté! Los suecos Shout Out Louds no tuvieron aparentes problemas de sonido, y nos permitió otro de esos momentos muy sonorámicos, que es el de retirarse a un punto más alejado y disfrutar en la distancia de una actuación que gustó, y mucho, al abajo firmante, sus compañeras y gran parte del público. El ambiente se volvía nuevamente bailable, y tuvimos que prescindir de una visita que teníamos pendiente al escenario Future Star para comprobar las cualidades de Lüger en su directo. Pero el chip no lo pudimos cambiar, y El Guincho era visita obligada. Arrancó una penúltima sudada a todos los espíritus sonorámicos, e hizo del reciento ferial de Aranda un macrodiscoteca tropical. Redondo colofón a un día de máximo despliegue físico, que posteriormente pasaría factura.

  • Lour

    Yo estuve en el de Disco Las Palmeras! y joder, fatal. No por ellos, si no por los problemazos de sonido, no había dios que entendiese nada, los tengo que volver a ver porque lo del sono fue como no haber ido a ningún concierto suyo. No te perdiste nada. Lo de HATEM genial, son la bomba. 2bandas y un destino más de lo mismo, soy más de Arizona que de los coronas pero suenan genial juntos. Y sí, Rubén Marrón es brutal, para mí el mejor guitarrista que te peudas encontrar en España seguro, y en parte del extranjero tmaibén. Hay que verlo y oirlo de cerca para darse cuenta de cómo toca este hombre.
    El concierto de El Columpio Asesino, que veo que te lo perdiste, también de los mejores del festi, muy bueno. Y en la carpa ví a los últimos bañistas y un poco de Grises, ambos recomendables cada uno en su estilo, Lo de Grises es una pasada de concierto, quedaos con el nombre!!!
    Bueno a mi El Guincho como no me gusta pues me fuí a ala tienda y tb me perdí a Lüger, pero tengo ganas de un directo