SCHOOL OF SEVEN BELLS – GHOSTORY

ghostory

Tercer larga duración de esta formación de pop electrónico de nombre
School of Seven Bells. La  banda sigue en la línea de coquetear con el pop
oscuro y el post punk de los ochenta, el shoegaze y el dream pop. Si bien, en esta entrega afianzan su sonido dotándolo de
personalidad, a estas alturas la fusión de estos estilos rara vez nos da algo
realmente original. Claras son las influencias de Siouxsie & The Banshees o
New Order, aunque hay que destacar que no han caído en la simple copia de
composiciones trilladas, sino al contrario, sacan un gran partido de sus
influencias llevándolas a terreno propio.

Ayudados por una producción cuidadísima nos encontramos con
que el álbum es realmente homogéneo sin concesiones a estilos más accesibles,
así que un punto a favor a la banda por ser coherentes en su propuesta y en
dejarnos claro cuál es su personalidad.

 Abre el disco The Night, y nos encontramos con un dream pop
que puede recordar a las Au Revoir Simone, pero con una rabia que no demuestran
las lánguidas chicas de Brooklyn. La sigue Love Play, tema más pausado y
ambiental donde nos demuestran que también están interesados en crear paisajes
sonoros más tranquilos. Lafaye nos vuelve a ritmos más bailables directos a la pista
de baile. Y éstos son los tres pilares en los que se basa este Ghostory: La
intercalación de temas en estos tres tempos, lo que provoca una sensación de
que el disco se repite demasiado, aún teniendo buenos temas en la segunda parte
de éste con al excelente Reappear y Scavenger, éste último con claros ecos a
The Cure.

 Es un disco correcto para los fans del electro-pop con
guitarras, pero no más. La poca variedad en las canciones hace que se pierda el
interés en él, que por suerte tiene muy buenos temas, pero que quedan
languidecidos por cortes como Low Times o Show Me Love, en exceso ambientales,
con la repetición de una base rítmica que no acaba de funcionar y con una sensación de deja-vu por parecerse demasiado a otros temas.

Por desgracia un album que caerá en el olvido en la
marisma de novedades musicales por falta de inspiración que no de ganas y
coherencia. Habrá que estar atentos de sus siguientes entregas porque la banda
tiene talento y personalidad para dar más, pero de momento no pasan de la
segunda liga del indie.

 PUNTACIÓN CRAZYMINDS: 6/10