Salvajes, la novela que inspira la última película de Oliver Stone

SALVAJES
“Jódete”. Eh, vale no te enfades y sigue leyendo. No iba por ti, sino que esa simple palabra es el primer capítulo de Salvajes la novela de Don Winslow que Oliver Stone ha llevado al cine, pendiente de estrenarse este septiembre. Cuando abres la portada de Salvajes y lees esa primera, en realidad esa primera página porque ya os decimos que no hay nada más en ese capítulo, te das cuenta que o te has equivocado mucho o has acertado al empezar esta novela.

Ese singular saludo es la síntesis de lo que te vas a encontrar en el resto de las páginas. La novela no es extensa, son unas 336 páginas y algunas con tan solo una palabra, pero está escrita en la quintaesencia de una historia de drogas, violencia y sexo. Y eso es lo que destila la historia: sexo, violencia y drogas en casi cada palabra con antihérores amorales y villanos muy perversos. Aquí no hay grandes descripciones ni largos pasajes para darnos a conocer a los personajes. Aquí las frases son cortas, directas, no hay tiempo que perder y vamos directos al meollo del asunto. Pero te engancha y devoras los capítulos hasta un final en el que decides que, después de todo, ha sido un acierto empezar la novela.

Salvajes nos cuenta la historia de Ben, Chon y O, tres amigos radicalmente opuestos pero que se entienden a la perfección y que viven en el ambiente del surf de California. O está enamorada de los dos y los dos de ella. Pero tranquilos que no es una novela de amor, al menos como estamos acostumbrados, porque Ben y Chon además son los dueños de un próspero negocio de cultivo y crecimiento de marihuana. El problema llega cuando un cártel mexicano dispuesto a hacerse con sus beneficios por lo que secuestran a O para asegurarse su cooperación.

Winslow, autor de moda desde su excelente El Poder del Perro, demuestra una vez más que lo suyo es contar crímenes en el mundo de la droga mezclado con el sol y el surf de California. Ritmo rápido, prosa básica desprovista de todo lo que sobre y personajes quizás un poco esteriotipados pero de los que hacen mella. Kings of Cool, la precuela a Salvajes, acaba de publicarse pero deja mucho que desear avisamos. Salvajes sería nuestra novela preferida del autor si no fuera por El Poder del Perro.

No tenemos ninguna duda de por qué Oliver Stone decidió llevarla al cine y estamos deseando verla con Salma Hayek, John Travolta y Benicio del Toro en los papeles secundarios, pero qué secundarios.


PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10