Rock y oscuridad de la mano de Peter Murphy

Fecha: 4 de octubre de 2011

Lugar: Sala Bikini (Barcelona)

Peter Murphy pisó de nuevo la sala Bikini. Ya son una tradición sus visitas cada dos años en esta sala barcelonesa. Salió puntual a la cita, y nos ofreció un concierto más acorde con su último disco, de vocación más eléctrica. De hecho, la excelente banda que lo acompaña son músicos claramente orientados hacia el rock.

Los primeros cuatro temas son de dicho disco, Ninth. Un LP realmente recomendable y destacable en el global de la discografía del artista. Así, abrió con Velocity Bird, seguido Peace to Each, la bailable Memory Go, y el single Seesaw Sway, desgraciadamente interrumpida por un problema técnico con los pregrabados. Si bien, hay que recalcar que los músicos, tanto Murphy como los otros componentes estuvieron impecables, pero en un par de ocasiones saltaron los teclados y los coros pregrabados. Pocas cosas son peores que un error de esta categoría, es un “coitus interruptus” para el público y deja a la audiencia bastante fría. Un grave error de producción del equipo del artista, pero claro, es una opción arriesgada de cara al directo, donde realmente se hubiese agradecido la calidez de los instrumentos o de las voces en vez de un sonido “enlatado”.

Pero como Murphy ya lleva muchos años en las tablas, no se lo pensó dos veces en coger la acústica y empezar con Disappearing, seguida de la primera de las versiones de Bauhaus que cayeron, Silent Hedges. Y ya nos olvidamos todos de los problemas técnicos. A partir de aquí el concierto se sumió en la oscuridad más absoluta, con Two Much 21st Century y All Ever Wanted, dos canciones de su ex grupo. Para acabar el primer bloque de canciones siguió con su Greatest Hits particular: empezó a sonar la intro de I Fall With Your Knife, pero en el momento en que no debía, ¡y el cantante no se encontraba en el escenario! Recalco que esta situación podría ser un descalabro para otro artista pero no para que que nos ocupa hoy. Empezó la canción (Esta vez sincronizadamente) y el público la empezó a cantar. Seguida de otro clásico, All Night Long, también celebrada por todos.

Salieron para hacer tres bises, casi un concierto en si mismos, donde cayeron Cuts You Up, The Passion of Lovers, Ziggy Stardust (Sin duda, la más saltada por todos los que estábamos allí, esa canción de David Bowie que es el embrión de las escena musical de finales de los 70, primeros de los 80), y Dark Entries. Y se cerró el concierto con el single de su último trabajo I Spit Roses, coreada por el público incluso después de acabar el concierto y en los pasillos que llevaban a la calle.

Siempre es un lujo ver a esta leyenda viva de la música gótica de los 80, el cual algunos lo llaman el padrino del post-punk más tétrico. Fue impecable su ejecución vocal, con sus 50 años ya pasados sigue manteniendo esa voz cortante y profunda en la misma calidad que en el año 79, cuando sacó el single con Bauhaus titulado Bela Lugosi’s Dead. Con un punto provocativo y siempre interactuando con el público, ese ser humano nos debió hipnotizar a todos, ya que estuvimos 2 horas con él y podríamos haber estado 2 más sin caer en la cuenta.

  • CHRISTIAN

    No tocó “Too much 21st Century” sino “Black Stone Heart”, curiosamente el mismo error que en otras webs que hacen la crónica del concierto.