Remate por primera vez en Bilbao

REMATE

Fotos: Pablo Lajo

Fecha: 14 de octubre de 2011

Lugar: Museo de Reproducciones (Bilbao)

El pasado viernes, Bilbao tuvo el enorme placer de recibir a Fernando Martínez, Remate, en un concierto ofrecido en el Museo de Reproducciones en un ambiente íntimo y ante un público más bien escaso.

Precedidos por Estankona, grupo local que sembró en mí la semillita de la curiosidad, a eso de las nueve y media comenzaban a preparan sus bártulos Remate, en formato trío. Poco después empezaba el asunto. Al segundo intento arrancó la presentación de Superluv. Por lo que tiene de romántico, que se vió un poco deslucida por el sonido, que no fue todo lo bueno ni todo lo claro que yo esperaba. Si bien en anteriores conciertos en el mismo lugar, y también dentro del ciclo Hilean behin, el sonido y la acústica habían sido impecables, en esta ocasión pecaba de demasiados graves, muy altos, que enmascaraban la voz. La letra de las canciones ni tan mal, pero algunas cosas que decía no se entendían nada.

Sin embargo, las pocas personas que nos acercamos al museo, supimos apreciar la oportunidad de tener un concierto así en nuestra agenda. Los matices de sus suaves melodías y las letras de este disco que homenajea a un grupo de actrices porno de apellido “Luv” sonaron junto a temas de anteriores discos y envolvieron la sala durante una hora casi de reloj.

Como he dejado caer, no éramos muchos. En los momentos con más público no creo que fuésemos más de quince personas, pero es algo que casi va de la mano con este proyecto de Unodos!!. Una pena porque están trayendo artistas que no suelen aparecer en los carteles de las principales salas de Bilbao. Probablemente por desconocimiento o por la vagancia que surge ante eso de acercarse a algo diferente, ya que por la calidad de la oferta musical no será, no se atraen más adeptos.

Volviendo a lo musical, he de confesar que los temas de este último disco de Remate suenan de fábula en directo. Fernando y sus dos acompañantes, perfectamente cohesionados, presentaron las canciones con guitarras y batería principalmente, pero también hubo hueco para instrumentos adicionales, que siempre gustan y quedan bien, y para un “experimentar con lo que tenemos” que me encantó. Aliñaron el concierto, por ejemplo, con un par de maracas que, además, sirvieron para darle al plato de la batería, o con un xilófono que encajaba sutilmente y a la perfección en Iris, tema que adoro. Resultó curioso el intercambio de papeles que hubo cuando el baterista cambiaba la percusión y los palos, que volaron durante el concierto, para pasar a tocar un instrumento de cuerda que me pareció una cítara, y el guitarrista cogía una baqueta para tocar su guitarra aprovechando todo el mástil. Quedó increíble.

Así fue el concierto de Remate en Bilbao. No me queda otra que animar a quien esté dudando a ir al que más cerca le pille.