READING/LEEDS 2011: Reading, Best Coast, Enter Shikari (II)

Reading. El sábado lo tenía libre, aunque me tiré toda la mañana en trenes, ya que Leeds está un poquito bastante lejos al norte y Reading está al sur de Londres (más o menos). No llovía, así que pude pasear por el pueblo/ciudad después de recoger a una amiga mía que venía de Madrid para el festival. Eso sí, aproveché para ir a una zapatería low cost que encontré y comprarme unas botas wellies (o wellingtons) por si acaso.

Del festival, poco puedo remarcar, ya que el cartel era el mismo que en Leeds, aunque pude ver a otra banda, Best Coast, en el escenario NME antes de Cage The Elephant en lugar de a Frank Turner. Y no me acabaron de convencer. No quiero ofender a los fans de Best Coast, pero a mí me parecieron unos Hole primigenios sin fuelle, o unos Elastica en versión trío. No sé, no me aportaron nada.

Pasemos directamente a hablar del concierto de Enter Shikari en Reading. A mí la banda en sí no me gusta, me parece una mezcla de Limp Bizkit con Slipknot con ruido con pretensiones a Rage Against The Machine (jaja, seguid intentándolo chicos). Pero a los ingleses, sobre todo a los “hoolies” (hooligans y derivados) les encanta, más que nada porque les da pie a hacer el burro y a desfogarse. Esto me parece bien, porque así a lo mejor se calman y luego nos dejan ver al resto de bandas tranquilitos. Desde la segunda barrera (dividen al público en dos mitades por seguridad) se podía ver toda la escena, tanto a los músicos como a su público. En lo que duró el show se pudieron ver bengalas, corros, peleas medio en broma medio en serio, torres humanas, castellers con niño encima incluido, el cantante trepando por la escalera del técnico de luces como si fuera un simio…Increíble, tanto, que creo que me gustó, pero viéndolo desde lejos, claro.

En Reading se repitieron los setlist, apenas hubo variación, salvo que al no llover (salvo un par de lloviznas de poca importancia en contadas ocasiones) bandas como Friendly Fires pudieron variar un poco su actuación, en el caso de McFarlane y su banda, incorporando al espectáculo un grupo de bailarinas hawaianas de hula-hula, quienes además repartieron los típicos collares de flores que se dan en Hawaii como bienvenida.

Reading y Leeds son una experiencia que hay que vivir al menos una vez en la vida, sobre todo si son ciertos los rumores de que Glastonbury dará carpetazo en 2013. Son una locura, pero existiendo una locura así, ¿quién quiere estar cuerdo?